CULTURA RELIGIOSAUncategorizedCuando la luz resplandece, descubre la corrupción de los falsos: monseñor Enrique Díaz Díaz.

ACNjulio 6, 2021

Santa María Goretti.

Génesis 32, 22-32: “En adelante te llamarás Israel porque has luchado con Dios y has salido victorioso”.

Salmo 16: “Señor, escucha mi súplica”.

San Mateo 9, 32-38: “La cosecha es mucha y los trabajadores pocos”.

¿Por qué una misma acción provoca reacciones tan diferentes? La multitud maravillada reconoce a Jesús, en cambio los fariseos lanzan la acusación buscando cubrirse las espaldas.

Cuando no se tiene limpio el corazón, se mira con desconfianza a los demás. Cuando la luz resplandece, descubre la corrupción de los falsos. Quizás esto explique las consecuencias de este milagro de Jesús que le permite a un hombre expresar su palabra. Para unos es un prodigio, para otros un peligro. ¿Sucede lo mismo en la actualidad?

Cristo sigue actuando y dando palabra, pero parece que todavía hay quien quiere callar la verdad.

Este pequeño pasaje continúa con lo que es más importante para Jesús: acercarse a las personas, enseñar, anunciar Buena Nueva y curar de toda enfermedad y dolencia. Esto es lo más importante hoy para sus discípulos. Quizás a veces nos perdemos en cosas secundarias y no estamos atentos a llevar vida y Buena Nueva a todos los rincones.

En el Congreso Nacional de Catequistas que tuvo lugar en Querétaro los días pasados, los catequistas expresaban su inquietud  buscar nuevos caminos e insistían en que hay muchas fronteras que todavía no reciben buena nueva, se hablaba de los migrantes, de colonias perdidas y cinturones de miseria, de los pueblos en conflicto, de las personas discriminadas, de universidades… Y no se trata de buscar adeptos, sino de llevar vida. Es la enseñanza de Jesús. Hoy hay muchas personas que también, igual que Jesús, desde los rincones del mundo buscan dar vida, pero parecería que son muy pocos y que se tienen que enfrentar a un enorme dragón que busca otros caminos que nos conducen a la muerte. Y entonces se hacen muy actuales las palabras de Jesús: hacen falta trabajadores que se comprometan a buscar frutos de justicia, de verdad y de paz. Necesitamos unir fuerzas y descubrir entre los pequeños a estos sembradores de esperanza y cultivadores de paz y de vida. Jesús nos insiste en que roguemos al Padre y que busquemos hacer más compromiso por la vida.

Mons. Enrique Díaz Díaz
Obispo de Irapuato

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *