VIDA Y FAMILIACarrá: adiós al modelo hedonista del siglo. Pero…¡el espectáculo debe continuar! La que sigue…

ACNjulio 5, 2021

Una vida plena, la de Carrà, que falleció ayer a los 78 años. Dinero, éxito y satisfacción. Modelo para la juventud del siglo hedonista. ¿Valió la pena? No hay tiempo para preguntarse: el espectáculo debe continuar . La que sigue.

Se llamaba Raffaella Pelloni, pero la primera vez que la vi ya se había puesto el nombre artístico de Carrà. Como se llamaba Raffaella, un nombre que hacía referencia a un pintor, también podría, se sugirió, unirse a otro, Carlo Carrà. Decía que la vi a ella, la única actriz italiana, en Il Colonel von Ryan de 1965, en medio de calibres internacionales como Frank Sinatra y Trevor Howard. La parte que estaba haciendo, por supuesto, era muy poco probable: para salvar a algunos oficiales angloamericanos que habían escapado de un campo de concentración alemán, metió uno en el baño del tren y luego se desnudó para echar a la patrulla nazi en busca de fugitivos.

Yo era una niña, pero me pareció extraño que en 1943 o por ahí una chica italiana se desnudara en un baño con alguien a quien nunca había visto antes. Pero el guión es el guión, y el “nazi” es un género literario tan abarrotado que un escritor temático ya no sabe qué más inventar (también porque los roles son prácticamente fijos: los buenos siempre son los mismos y los malos también ).

En otra ocasión el soubrette cruzó mi vida fue en la discoteca. Mi pareja me obligó a actuar con ella en la tuca-tuca , el baile que Carra había lanzado en televisión cuando se había convertido en una presencia prácticamente fija. La era de los bailes de un día ( shake , hully gully , letkiss , triangle , surf , etc.) se había desvanecido junto con Rita Pavone y su geghegé , pero ella logró imponer el suyo aunque fuera de tiempo.

La tercera y última reunión (por así decirlo) fue cuando , sin saber qué obligarla a hacer, se le encomendó uno de los primeros talk-shows, algo a la hora del almuerzo en el que entrevistó a los VIP del programa. Ese día miré porque estaba Gilbert Bécaud, un gran cantautor internacional y uno de mis (poquísimos) favoritos. En un momento, ella le preguntó cuál era su color favorito. Se volvió hacia el intérprete, quien tradujo. Una mueca muy elocuente escapó a Bécaud que significaba: ¿Qué tipo de preguntas está haciendo esta mujer?

Lo apagué y desde entonces no me he ocupado más de eso. Por supuesto, ese golpe de cabeza mientras bailaba quedó impresionado en mí también, con ese mechón de cabello que mágicamente regresó a su lugar gracias a un peinado perfecto. De su biografía se desprende que, como Carla Fracci, ingresó al mundo del entretenimiento cuando era niña y nunca más lo dejó.

Recientemente se había convertido, y se jactaba de ello , en un “icono” del Orgullo Gay. Pero no le prestes demasiada atención. El ambiente creativo -y el del mundo del espectáculo- está lleno de ellos y se sabe que los que van con los cojos aprenden a cojear, o al menos a encontrarlo normal. Ella, como ella misma admite, nunca había tenido un padre, ya que sus padres se habían separado en una época en la que los cónyuges separados se contaban en Italia por un lado y el pensamiento políticamente correcto de la época casi los obligaba a avergonzarse de ello.

Criada por una madre y una abuela , está claro que no encontró nada anormal que un niño naciera de una pareja del mismo sexo. Entonces, la fresca belleza de los tiempos en blanco y negro del ombligo en el viento se ha ido, aquí están las canciones de mambo-rumba-chachachà con un ritmo salvaje y muy adecuadas para las reuniones de veraneo de pueblos turísticos, de Qué hermoso hace el amor desde Trieste hacia abajo. a lo improbable Empiezas a hacer el amor , cuyos versos siempre me han dejado perplejo: ¿por qué tengo que empezar yo mismo ? fuiste al baño por un momento? ¿No sería mejor esperarte? Boh.

Luigi Piras En “Il Timone” también mencionó otras canciones de baile, como Pedro y Maracaibo , con letras bastante equívocas; pero a los que se desatan en la pista no les interesa el texto. Ni siquiera a los que las cantan. Una vida plena, la de Carrà. Dinero, éxito y satisfacción. Modelo para la juventud del siglo hedonista. ¿Valió la pena? No hay tiempo para preguntarse: el espectáculo debe continuar . Adelante con otra. La que sigue…

 

Por RINO CAMMILLERI.

Martes 5 de julio de 2021.

ROMA, Italia,

lanuo vabq.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *