EuropaIGLESIA EN MOVIMIENTONuevo escándalo en el Vaticano: el cardenal Becciu se autoproclama víctima.

ACNjulio 4, 2021

Malversación, abuso de poder y soborno: estos son los cargos con los que se imputa al cardenal Becciu tanto por la conocida inversión inmobiliaria en Londres como por el dinero pagado a la empresa de Cecilia MarognaEs la primera vez que un cardenal es juzgado por laicos.

Un cardenal en el banquillo, juzgado por los laicos. Este es el primer efecto del Motu Proprio con el que el Papa Francisco modificó el sistema judicial del Vaticano al establecer que los cardenales, si son enviados a juicio, ya no son juzgados por un Tribunal de Casación dirigido por uno de sus cohermanos. Y así será Giuseppe Pignatone, ex fiscal jefe de Roma y ahora presidente del Tribunal del Estado de la Ciudad del Vaticano, quien decidirá el destino judicial del cardenal Giovanni Angelo Becciu, junto con los de otros nueve sospechosos.

El exsegundo hombre de la Secretaría de Estado fue impugnado. Delitos de malversación y abuso de poder también en competencia, así como soborno. Su nombre, explicaron los magistrados del Vaticano, apareció en la investigación sobre la ya conocida inversión financiera en Londres. El promotor Gian Piero Milano, el adjunto Alessandro Diddi y el designado Gianluca Perone escribieron en la solicitud de citación que “la figura de Becciu permaneció durante mucho tiempo ajena al foco de las investigaciones, se reveló repentina e inesperadamente, al final de Mayo de 2020, pocos días antes del interrogatorio de Torzi mediante una maniobra que esta Fiscalía, también a la luz de las investigaciones realizadas, no duda en definir como un intento de gran desvío ”.

Cuando el escándalo del edificio de Sloane Avenue ya había estallado, poco antes del interrogatorio del corredor Molise que habría terminado con su arresto, llegarían dos ofertas de recompra que según los fiscales provenían de “los dos principales protagonistas (Torzi y Mincione, ed ) del saqueo de las finanzas estatales, pero ambos estaban unidos por un factor común consistente en haber sido promovidos por Becciu ”.

Desde el asunto de Londres, sin embargo, los investigadores han llegado a desafiar aún más al prefecto emérito de la Congregación para las Causas de los Santos: en la lista de imputados, de hecho, aparece Cecilia Marogna a quien la Secretaría de Estado habría pagado 575 miles de euros en las cuentas de la empresa eslovena relacionada con ella, Logsic Humanitarne Dejavnosti, y que según los fiscales los habrían robado “para su propio beneficio y provecho” con 120 pagos en tiendas de lujo, hoteles y restaurantes. La mujer, detenida en Milán el pasado mes de octubre por la Guardia di Finanza en la orden de aprehensión de la autoridad judicial de la Santa Sede y liberada veinte días después, fue nombrada en 2017 para realizar “un servicio profesional como analista geopolítica y consultora de relaciones exteriores”. al ser nombrada en quien confiaba la entonces suplente, a pesar de haber confesado posteriormente a la emisión del Informe que no tenía experiencia en relaciones internacionales y que había llegado a ocupar ese papel de “autodidacta”. 

En este asunto y más allá, el gran acusador del cardenal es su ex colaborador, monseñor Alberto Perlasca, parece haber estado, en el momento de los hechos controvertidos, a cargo de la oficina administrativa de la Secretaría de Estado y uno de los primeros investigados por los fiscales vaticanos por malversación, corrupción y abuso de poder. . Parecería haber sido una historia del prelado de Como, de hecho, que también desencadenó la impugnación de soborno contra Becciu quien, según los fiscales, se habría dirigido al obispo de la diócesis de Como para advertir a Perlasca del riesgo de ” sentencias por perjurio “.

Sorprendentemente, el nombre del ex gerente de la Oficina Administrativa de la Secretaría de Estado no figuraba en la lista de los que han sido enviados a juicio. Entre los ex ‘becarios’ se encuentran, sin embargo, el exsecretario personal de Becciu, monseñor Mauro Carlino (extorsión y abuso de cargo), el gerente Enrico Crasso (malversación, corrupción, extorsión, blanqueo y autolingüe, fraude, abuso de cargo, material de escritura pública falsa cometida por el particular y escritura privada falsa), el exfuncionario Fabrizio Tirabassi (corrupción, extorsión, malversación, fraude y abuso de cargo), el exdirector de la AIF Tommaso Di Ruzza (malversación, abuso de oficio y violación del secreto oficial). Además, los corredores de la operación londinense Raffaele Mincione también terminarán en juicio (malversación, fraude, abuso de poder,

Citación también para René Brülhart,  el ex número uno de la autoridad financiera de la Santa Sede a quien el Papa había decidido no renovar el mandato tras un comunicado en el que el entonces presidente se había puesto del lado de su director Di Ruzza, confirmando su confianza y de desautorización de facto de la labor del poder judicial.

Hasta ahora no había noticias de su implicación en las investigaciones sobre la operación de Londres hasta el punto que en mayo de 2019 el entonces director interino de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, había querido aclarar -negando algunos rumores circulados- que Brülhart estaba no “acusado ni sujeto a ningún proceso penal, ya sea directa o indirectamente, en Suiza o en otros países” y que “no teniendo un rol ejecutivo, en su función no está involucrado en actividades de supervisión operativa e inteligencia financiera”. 

La otra sorpresa es la ausencia de Monseñor Perlasca en la lista de imputados:según los investigadores, contra el prelado de Como, quien habría comenzado a colaborar con las investigaciones y desde cuyo teléfono las conversaciones donde el cardenal Becciu le habría pedido que enviara pagos al Logsic de Marogna por un supuesto papel de mediación hasta el final de la liberación de una monja colombiana secuestrada (probablemente sor Gloria Cecilia Narváez, aún en manos de los yihadistas después de 4 años y medio), “no surgieron elementos para argumentar que la conducta estuvo marcada por la infidelidad e inspirada por la realización de intereses “.

Las casi quinientas páginas redactadas por la Oficina del Promotor de Justicia No me agrada el ex muy poderoso sustituto de la Secretaría de Estado que, sin embargo, a través de un comunicado de prensa encomendado a su abogado, expresó su satisfacción por el inminente inicio del juicio (el 27 de julio, pero podría haber un aplazamiento en el solicitud de los abogados de los imputados) diciendo que está convencido de que “se acerca el momento de aclaraciones y la Corte podrá encontrar la absoluta falsedad de las acusaciones”. Este último, según Becciu, estaría alimentado por “tramas oscuras”: el cardenal sardo, de hecho, se definió a sí mismo como “víctima de una maquinación” y se quejó de haber sido objeto de “una picota mediática” sin conocer el ” posibles acusaciones “se movieron hacia él.

El tiempo dirá si el cardenal logrará convencer al secular presidente del Tribunal del Estado de la Ciudad del Vaticano por su autoproclamada “absoluta inocencia”. Mientras tanto, la Secretaría de Estado, de la que fue la figura más importante después del cardenal Parolin, se convertirá en parte civil en el juicio que lo verá entre los imputados. Mientras tanto, el cardenal de Pattada se ve obligado a cumplir una ‘sentencia’ antes de que se abra el juicio en el Vaticano: durante casi un año, de hecho, el Papa Francisco lo ha privado de los derechos cardinales, después de haberle pedido que renunciara a su cargo. de prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

 

Por NICO SPUNTONIO.

Lunes 5 de julio de 2021.

ROMA, Italia,

lanuovabq.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *