CULTURA RELIGIOSA¿Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a mí?.- Visita a la que absorbió la Palabra eterna del Altísimo.

ACNjulio 2, 2021

Benedicto XVI. – Luz de la fe: donde está María, también está Jesús. Se entregó a Dios sin reservas. 

Fiesta de la Visitación de la Virgen María. Cristo “visita” y se encuentra con Juan, el mediador entre el antiguo y el nuevo pacto, incluso antes de que ella nazca. El “Schott” explica sobre este festival:

“En este día se celebra el recuerdo de la visita de María a Isabel. La santificación de Juan Bautista en el seno materno (Lc 1,41-44) y el canto del Magnificat (Lc 1,46-56) forman parte del contenido de la fiesta. El recuerdo de estos eventos solo se celebró en la antigua iglesia como parte de la liturgia de Adviento. Primero San Buenaventura introdujo la fiesta de hoy en la orden franciscana en 1263 y la fijó el 2 de julio, el día después de la octava de Juan el Bautista. En 1389 la fiesta se extendió a toda la iglesia occidental. Fuera de la zona de habla alemana, se celebra el 31 de mayo desde 1970 ”.

Benedicto XVI, Discurso en la Gruta de Lourdes, Jardines Vaticanos, 31 de mayo de 2006:

En la fiesta de hoy de la Visitación de la Virgen María, como en cada pasaje del Evangelio, vemos a María dócil al designio divino y en actitud de amor solidario por los hermanos. Aún asombrada por lo que el Arcángel Gabriel le anunció, que se convertiría en la madre del Mesías prometido, la humilde niña de Nazaret se entera de que su pariente mayor Isabel todavía espera un hijo a su edad. Como relata la evangelista (cf. Lc 1, 39), inmediatamente partió y “se apresuró” a la casa de la prima para estar a su disposición en el momento en que era especialmente necesario.

¿Cómo no notar que en el encuentro entre la joven María y la ya madura Isabel, es sobre todo Jesús quien actúa en secreto? María lo lleva en su vientre como un tabernáculo y lo ofrece como el mayor regalo a Zacarías, su esposa Isabel y también al niño que está creciendo en sus entrañas. “En el momento en que escuché tu saludo, el niño saltó de gozo en mi vientre”, dice la madre de Juan el Bautista (Lc 1, 44). Dondequiera que esté María, también está Jesús. Quien abre su corazón a su madre, encuentra y recibe al hijo y se llena de alegría. La verdadera devoción a María nunca empaña ni disminuye la fe en nuestro Salvador Jesucristo y el amor por él, el único mediador entre Dios y el hombre. De lo contrario, confiar en la devoción a la Virgen es la mejor vía para un seguimiento más fiel del Señor, probado y probado por numerosos santos. ¡Así que confiemos en ella con devoción infantil!

Benedicto XVI, Discurso en la Gruta de Lourdes, Jardines Vaticanos, 31 de mayo de 2011:

Al contemplar la Visitación de María hoy, se nos anima a reflexionar sobre el valor de la fe. Quien recibe a Isabel en su casa es la virgen que “creyó” el anuncio del ángel y respondió con feAsí que aceptó valientemente el plan de Dios para su vida y así absorbió la Palabra eterna del Altísimo. Como señaló mi bendita predecesora en la encíclica Redemptoris Mater  , María pronunció su fiat en la fe, “se entregó a Dios sin reservas y ‘se entregó enteramente a la persona y obra de su Hijo como esclava del Señor'” ( No. 13; ver Concilio Vaticano II, Constitución Dogmática Lumen Gentium, 56). Por eso Isabel exclama al saludar: “Bienaventurada la que creyó que se cumpliría lo que el Señor dijo” (Lc 1, 45). María realmente creía que “nada es imposible para Dios” (v. 37) y, en base a esta confianza, deja que el Espíritu Santo la guíe en la obediencia diaria a sus planes.

¿Cómo no desear la misma devoción confiada en nuestras propias vidas? ¿Cómo podemos negarnos a nosotros mismos esa dicha que surge de una intimidad tan interior y profunda con Jesús? Por eso queremos dirigirnos hoy a los que están “llenos de gracia” y pedirles que obtengan de la providencia divina también para nosotros que digamos nuestro “sí” a los planes de Dios todos los días, con la humilde y sincera fe con que ella dijo su “sí”. Que ella, entregada incondicionalmente a Dios absorbiendo la palabra de Dios, nos lleve a una respuesta cada vez más generosa e incondicional a sus planes, incluso cuando estamos llamados a abrazar la cruz.

 

Por De Armin Schwibach

Roma, Italia.

kath.net/as.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *