EL MUNDOLa ONU inventa el impuesto al “racismo” para Occidente; lo impulsa la socialdemócrata chilena Michelle Bachelet.

ACNjunio 29, 2021

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, presenta un Informe denunciando el racismo sistémico de Europa y América, hijo de siglos de colonialismo y trata de esclavos. Y pide que se pague una compensación adecuada a los africanos. Es la reactivación de la agenda rechazada en la Conferencia de Durban de 2001.

El 28 de junio, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, lanzó un llamamiento urgente a los estados para que se comprometan a erradicar el racismo sistémico e institucional. Lo hizo con motivo de la publicación de un informe, presentado durante la 47a sesión del Consejo de Derechos Humanos, que contiene una revisión detallada de las violaciones de los derechos económicos, sociales, culturales, civiles y políticos infligidas a africanos y pueblos de África. ascendencia en diferentes países y jurisdicciones. “La situación actual es insostenible – dijo el Alto Comisionado – el racismo sistémico requiere una respuesta sistémica. Se necesita un enfoque integral, no fragmentado, para demoler sistemas arraigados en siglos de discriminación y violencia. 

El informe dice que la intención de la iniciativa es dar seguimiento e implementar la “Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y Otras Formas Conexas de Intolerancia”, celebrada en Durban en 2001 y que celebra su vigésimo aniversario.  

Es bueno que lo hayan dejado claro, explicando así el recorte incomprensible dado al informe. La Conferencia de Durban, para quienes no la recuerden, fue anunciada como un evento mundial contra el racismo, un punto de inflexión histórico, pero en realidad fue la ocasión para un ataque total contra Occidente. En el texto propuesto para la votación de la Asamblea General, elaborado por la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en colaboración con las Organizaciones No Gubernamentales que habían acordado participar en el trabajo preliminar y organizar un foro paralelo, los Estados Occidentales, y en en particular los miembros del G7, fueron acusados ​​de estar “moldeados por siglos de racismo”, causa y al mismo tiempo efecto de la esclavitud y del imperialismo colonial.

Por lo tanto, se esperaba que los países denunciados reconocieran formalmente que habían cometido crímenes de lesa humanidad, expresaran su pesar, ofrecieran una disculpa oficial por el daño material y moral causado y admitieran que debían indemnizar tanto a los descendientes de víctimas africanas del La trata de esclavos en el Atlántico y los países africanos dañados por la esclavitud y la colonización europeas. Además, el sionismo se equiparó con una “forma de racismo” e Israel fue acusado de discriminar las políticas raciales contra los palestinos.

Ante la situación, las delegaciones estadounidense e israelí abandonaron la cumbre , a la que, además, habían enviado una delegación de bajo perfil habiendo entendido de la lectura de los documentos preliminares las verdaderas intenciones de los organizadores. Que los derechos humanos no eran el tema de la Conferencia quedó claro, por ejemplo, por el hecho de que la Comisión Nacional India de Derechos Humanos y las organizaciones no gubernamentales indias de inspiración cristiana habían pedido en vano, durante meses, que el sistema de castas incluirse en las formas de discriminación que deben condenarse en el contexto de la Conferencia.

Bajo la amenaza también de los países de la Unión Europea de salir de Durban , al final se modificó el texto en las partes que contenían las admisiones de culpabilidad, las solicitudes de disculpa y el compromiso de indemnizar, solicitadas a los países occidentales, que ahora vuelve a proponer el informe del Alto Comisionado para los Derechos Humanos. 

Bachelet, de hecho, se dirige a “todos los estados”, pero su informe habla prácticamente solo de países occidentales, denunciado e imputado en cada página, mientras que en las 95 páginas del texto se menciona a China solo una vez, diciendo que como parte de las medidas contra la pandemia en algunas partes del país, se verificó la xenofobia. comportamiento contra los africanos; India, citada por comportamiento hostil hacia africanos y afrodescendientes; Egipto, para decir que en 2015 hubo discriminación y estigma contra miembros de la comunidad negra y extranjeros subsaharianos; Mauritania, donde en 2016 los haratini y afro-mauritanos constituían la mayoría de las personas que no habían obtenido una tarjeta de identidad (sin mencionar que Mauritania es un país islámico,

Repetidas, incluso obsesivamente, el texto vuelve a la “necesidad olvidada durante demasiado tiempo”, de erradicar el racismo en los Estados Unidos y en los países europeos, “para hacer frente a los legados de la esclavitud, la trata transatlántica de esclavos y el colonialismo”.

El mundo entero ha practicado la esclavitud, que en algunos países ni siquiera es un “legado”, sino la realidad actual. África ha experimentado tres colonizaciones: la de las poblaciones de habla bantú, luego la árabe-islámica y, por último, la europea, pero en el informe solo se toma en consideración esta última como un legado del que liberarse para poder liberarse. Haz justicia. No se dice una palabra del comercio árabe-islámico, que ha llevado a tantos esclavos fuera de África, y aún más, del comercio transatlántico. Los términos “musulmán” e “Islam” nunca aparecen en todo el informe.

 

Por ANNA BONO.

NEW YORK, Estados Unidos.

Miércoles 30 de junio de 2021.

lanuovbq.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *