VIDA Y FAMILIAPolémico cardenal, examinará Dicasterio vaticano, por órdenes de Francisco.

ACNjunio 28, 2021

Aunque los medios oficiales siempre intentan presentarlas como operaciones normales y casi rutinarias, lo cierto es que las visitaciones ordenadas por el Vaticano se acogen siempre con recelo y trepidación, como la visita de un inspector de Hacienda. Y estamos asistiendo a un número inusual en poco tiempo y al mayor nivel.

Ahora es el turno del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral, criatura de Francisco y dirigido por el cardenal Peter Turckson, que recibirá la visita de tres inspectores encabezados por una de las estrellas en ascenso de la jerarquía estadounidense, el cardenal Blaise Cupich, arzobispo de Chicago, en su día protegido por el ex cardenal Theodore McCarrick.

Pero antes ya hemos tenido la convocatoria de otras dos visitaciones recién ordenadas por Su Santidad, en la Congregación para el Culto Divino y en la Congregación para los Obispos.

Naturalmente, la nota que informa de la decisión navega en el tranquilizador lenguaje de la burocracia vaticana, siempre deseosa de mostrar que jamás pasa nada: estamos ante un “examen normal de la actividad de los dicasterios, encaminado a adquirir una representación actualizada de las condiciones en las que operan”. Nada que ver aquí, sigan circulando.

Se presume que toda esta precipitada ‘limpieza de primavera’ tiene todo que ver con la inminente aplicación de la esperadísima ‘constitución’ vaticana, la anhelada reforma de la Curia Romana de la que ya se han ido filtrando la sustancia y muchos detalles, incluido el título del documento que la activará, Praedicate evangelium.

La reforma radical de la estructura de poder en la cúpula eclesial es obra que se han propuesto todos los pontífices de los últimos tiempos, con escaso éxito, y para muchos era la principal misión encomendada al cardenal Jorge Mario Bergoglio cuando fue elegido el pasado cónclave. De hecho, uno de los órganos de gobierno no institucionales del presente pontificado, el consejo de cardenales que asesora al Papa (cuyo número de miembros ha ido variando con el tiempo), supuestamente tenía por función alumbrar esta reforma, que ha tardado ocho años.

Que el Papa haya encargado a Cupich este papel de revisor del dicasterio creado por el mismo Francisco se ve como un espaldarazo a su carrera, una prueba de confianza y, tal vez, un velado indicio de que el estadounidense podría tener su futuro en la recién estrenada nueva curia.

Por CARLOS ESTEBAN.

Infovaticana.

 

EL CARDENAL CUPICH Y LA ESCANDALOSA MAFIA GAY QUE LE RODEA.

Mafia que viene imponiéndose desde hace décadas, denunciada por un cura ahora desaparecido, deviene en la creciente indignación de los fieles.

 

Para los que no estén al tanto del asunto, todo empezó cuando el p.  Paul John Kalchik, párroco de Resurrection Parish,  escribió una carta abierta al Papa Francisco en el que exponía cómo Chicago estaba sometida a la mafia gay desde hace décadas, mafia de la que él mismo fue víctima al ser violado por un sacerdote dos veces más grande que él. En esta misiva el sacerdote pedía al Papa Francisco que renuncie a su ministerio si en verdad era culpable de eliminar las sanciones impuestas a McCarrick por el Papa Benedicto XVI.

Días después, el sacerdote y su feligresía organizaron un evento en el que se cortaría y quemaría la bandera LGBT que una vez estuvo colgada cubriendo la cruz original del retablo en el que se realizaba el Sacrificio de la Misa todos los días. El evento estuvo programado originalmente para el 29 de septiembre, la fiesta de San Miguel Arcángel, pero la archidiócesis de Chicago –  atendiendo las quejas de los activistas homosexuales  – llamó al padre p. Kalchik, y le ordenó no celebrar el evento. Un puñado de feligreses tomó las cosas en sus propias manos y decidieron quemar ellos mismos la bandera. El sacerdote, en su homilía del 16 de septiembre, expresó que gran parte de la jerarquía eclesiástica, encabezada por el Papa, minimiza el problema de los abusos sexuales y se ocupa más del calentamiento global, los migrantes y la falsa homofobia que de salvar almas.

¿Quiénes estuvieron detrás de esta bandera gay?

«ESTA NO ERA UNA BANDERA REGULAR DEL ARCO IRIS, SINO UNA PANCARTA QUE COMBINA LA CRUZ CON EL ARCOIRIS», EXPLICÓ UN FELIGRÉS. «NO ERA INOCENTE. ERA UNA SEÑAL DE QUE ESTA PARROQUIA SERÍA LA NUEVA PARROQUIA ‘GAY’, YA QUE LA IGLESIA ANTERIOR DEL PADRE DANIEL MONTALBANO, SAN SEBASTIÁN, HOGAR DE MISAS HOMOSEXUALES, SE HABÍA INCENDIADO».

Imagen
Bandera del arco iris, superpuesta a la Cruz de nuestro Señor y puesta en el santuario con el beneplácito de la archidiócesis, quemada por la Parroquia de la Resurrección.

Montalbano era amigo cercano de Cardenal Joseph Bernardin, quien presidió la Misa inaugural de la parroquia de Resurrección en 1991, con la bandera del arco iris sobre el crucifijo en el santuario. Montalbano era un conocido homosexual, celebrando fiestas homosexuales en el sótano de la parroquia. Murió prematuramente a la edad de 50 años, su cuerpo se encontró en la habitación de su rectoría conectada a una máquina de sexo. Después de que Montalbano no abriera su habitación, el personal rompió la puerta y encontró al religioso desnudo y todavía atado al artilugio sexual. La archidiócesis encubrió el incidente, informando que Montalbano había muerto de un «ataque al corazón» y le ofreció un funeral de sacerdote poco después.

El sacerdote instalado después de Montalbano, el p. Juan Sánchez-Espinosa, llegó a través de la notoria Casa Jesús , una casa de formación creada por Bernardin explícitamente para reclutar seminaristas homosexuales de América Latina. Sánchez fue suspendido en 2006 después de que un hombre de 26 años lo acusó de drogarlo y agredirlo sexualmente.

Cardenal Joseph Bernardin preside la misa inaugural de 1991 en la parroquia de Resurrection

Llegan las amenazas

Después de la quema de la bandera LGTB, el p. Kalchik ya tenía encima de su ministerio sacerdotal las amenazas de la archidiócesis, preocupada más de no ofender a la comunidad gay que de predicar la verdad. El sábado pasado, el P. Paul Kalchik, se vio obligado a huir de su iglesia y esconderse un día después de ser visitado por dos sacerdotes de la cancillería que amenazaban con que si no buscaba tratamiento psiquiátrico, el cardenal Cupich enviaría a la policía para encerrarlo a la fuerza. Monseñor Dennis Lyle y el P. Jeremy Thomas dejaron en claro que estaban actuando según las órdenes del cardenal; según testigos laicos, la pareja utilizó un «lenguaje crudo y amenazador» contra el padre. Kalchik y llegaron a sugerir que la vida del sacerdote está en peligro. «El padre Kalchik les dijo a esos dos agentes que tenía Misa para celebrar en la mañana y que lo necesitaban en la parroquia», según fuentes «La respuesta de los dos fue preguntarle, ¿Qué pasaría si estuvieras muerto?”.  Curiosamente, ambos son vicarios responsables del clero.

«EL ATAQUE FRONTAL COMPLETO TUVO LUGAR ESTA TARDE, Y EL ATAQUE RESULTÓ EN QUE NO DIJE LA MISA DE LA TARDE, NI DIRIGÍ LA BENDICIÓN DEL ROSARIO» DIJO EL P. KALCHIK A CHURCH MILITANT

Imagen
Mons. Dennis Lyle y el Padre. Jeremy Thomas

Estos dos religiosos confrontaron violentamente al p. Kalchik justo cuando este se disponía a decir la Misa de las 6 pm, exigiéndole encontrarse con el cardenal Kupich en privado. Kalchik se negó a reunirse solo, en lugar de reunir a los feligreses para ser testigos del intercambio.

Al parecer, el cardenal le exigía internarse en el Instituto St. Luke para ser tratado psiquiátricamente, un centro de tratamiento con un pasado notorio, cuyo ex CEO fue condenado en 2014 por malversar $ 200,000 dólares, que gastó en amantes homosexuales. Ante la negativa del p. Kalchik, estos dos clérigos salieron de la rectoría dejando conmocionada a toda la gente que había contemplado el lamentable acto, fieles católicos que nunca hubieran esperado ese tipo de comportamiento en los representantes del Cardenal Cupich.

Luego del ultimatum enviado por el cardenal Cupich en el que se amenazaba al sacerdote de ser sacado a la fuerza por la policía, este desapareció, según informó uno de los vicarios para el clero que amenazó a Kalchik, y que terminó diciendo la Misa del sábado por la noche, el padre Jeremy Thomas, de 52 años, quien es originario de Gales y comenzó a trabajar en la arquidiócesis de Chicago en 2001. Asignado a la parroquia de San Jerónimo desde 2001, estuvo implicado en un escándalo gay después de que un gerente financiero de la parroquia acusó a Thomas de «alquilar videos sospechosos» e «irregularidades financieras». Thomas nunca respondió a los cargos, pero el gerente financiero fue despedido.

El mismo gerente había denunciado al párroco vecino, el padre. Mark Sorvillo, de la Iglesia St. Margaret Mary, quien fue declarado culpable de malversación de miles de dólares de la parroquia y de gastar el dinero en un stripper masculino que conoció en un club gay. Aunque su conducta había sido reportada varias veces a la archidiócesis, poco se hizo al respecto.

El otro vicario para el clero, Monseñor Dennis Lyle, se desempeñó como rector del Seminario Mundelein desde 2006-12. En la década de 1990 Mundelein se ganó el apodo de «The Pink Palace» por su rampante subcultura homosexual y un dormitorio al que llamaban «The Catwalk» (El Pasadizo) por el que pasaban los seminaristas homosexuales afeminados que residían allí.

La indignación aumenta con el Cardenal Cupich

El sábado, la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos publicó una imagen de Cupich en su página de Facebook, hablando sobre «la experiencia latina» y haciendo caso omiso del verdadero problema que aqueja la Iglesia en EEUU. Esto generó la indignación de muchos católicos.

«ENFERMO», ESCRIBIÓ BETH BURGESS CORNELSON. «ESTE ES QUIÉN REPRESENTA A LOS OBISPOS». ASQUEROSO. NO PODEMOS CONFIAR EN TI. LUCHARÉ POR LA SEGURIDAD DE MIS HIJOS Y LUCHARÉ POR MI IGLESIA CONTRA LOS MALHECHORES QUE LA DESTRUIRÁN. COMO CUPICH. PERÍODO.

DE KRIS MILLER:
¿PODRÍAN TODOS USTEDES SER MÁS SORDOS? Y SE PREGUNTAN POR QUÉ HAY TANTA FALTA DE CONFIANZA EN EL USCCB Y DESPRECIO. ESTO ES UN INSULTO A LAS VÍCTIMAS DE ABUSO SEXUAL Y A SUS FAMILIAS. LOS FIELES CATÓLICOS HAN TENIDO SUFICIENTE. DESPUÉS DIJO QUE EL PAPA TENÍA COSAS MÁS IMPORTANTES QUE HACER QUE CENTRARSE EN EL ESCÁNDALO DE ABUSO SEXUAL COMO LA INMIGRACIÓN Y EL CAMBIO CLIMÁTICO. QUÉ VERGÜENZA. ¡¿REALMENTE SOIS REALMENTE DESALMADOS Y FUERA DE SINTONÍA ?!

«EL HECHO DE QUE ESTE HOMBRE HAYA SIDO ELEVADO A CARDENAL Y SIGUE SIENDO CARDENAL Y ARZOBISPO MUESTRA CUÁN MAL ESTÁ LA IGLESIA EN LOS ESTADOS UNIDOS. ESTAMOS SUFRIENDO UN CASTIGO», ADVIRTIÓ CHARLIE SALCEDO

“CUPICH ES EL EPÍTOME DEL PROBLEMA DE LA JERARQUÍA DE LA IGLESIA», OBSERVÓ MAURICE CAMERON.» TIENE QUE RENUNCIAR JUNTO CON TODOS LOS DEMÁS OBISPOS QUE TRIVIALIZAN LAS TERRIBLES COSAS QUE LOS CLÉRIGOS HAN HECHO A NUESTROS FIELES «.

«CUPICH ES UN HEREJE», DIJO BRAD ANDREW CLANCY.

«ESTE HOMBRE DEBE SU SOMBRERO ROJO A UN DEPREDADOR SEXUAL GAY … PIENSE EN ESO», SEÑALÓ JOHN HULL.

BIL CARTER ESCRIBIÓ: «SI HAY UN OBISPO EN ESTADOS UNIDOS QUE DEBE IRSE, ESTE ES ÉL. EL CARDENAL CUPICH ES UN DESASTRE. ES HORA DE CONVERTIRLO EN EL PREFECTO DE LAS RELIQUIAS DE TERCERA CLASE, O ALGO ASÍ».

Muchos católicos también escriben cartas y llaman a la cancillería de Chicago para expresar su disgusto con Cupich y sus aliados.

«LLAMÉ Y DEJÉ UN MENSAJE», INFORMÓ TOÑO HERNÁNDEZ. «DIJE QUE EL CARDENAL CUPICH ES UN MATÓN. EL FALSO CLERO QUE SE PASA TODO EL DÍA DEFENDIENDO A LOS POBRES Y MARGINADOS ES UNA PANDILLA DE MATONES PRO SODOMITAS. VOLVERÉ A LLAMAR».

Un católico disgustado incluso ha elaborado un folleto con fotos de M. Lyle y el Padre Thomas, junto con un resumen de su matonería dirigida contra el Padre Kalchik y una advertencia:

«AUNQUE LOS DOS DICEN SER EMPLEADOS DE LA ARQUIDIÓCESIS DE CHICAGO, CARECEN DE AUTORIDAD PARA OBLIGAR A CUALQUIER PERSONA CONTRA SU VOLUNTAD A RECIBIR TRATAMIENTO PSIQUIÁTRICO INVOLUNTARIO. PÓNGASE EN CONTACTO CON LA POLICÍA SI SE SIENTE AMENAZADO POR ESTAS PERSONAS».

El autor del volante, que pidió permanecer en el anonimato, sugiere que fieles católicos impriman y envíen copias por correo a todas las iglesias católicas del área de Chicago.

Recemos y ofrezcamos sacrificios de reparación a Dios por todos estos males con los que se mancilla la imagen de la Iglesia.

Editorial
NEWSPAPER.

El cardenal Cupich acusa al presidente de los obispos estadounidenses de publicar una carta crítica contra Biden sin consultar.

El cardenal arzobispo de Chicago, Blase J. Cupich, durante una rueda de prensa archivo 2017

Por RUBÉN CRUZ

21 de enero 2021.

vidanuevadigital.

“La Conferencia Episcopal de Estados Unidos ha publicado hoy una desafortunada declaración en el día de la investidura del presidente. Además del hecho de que no parece haber precedente, la declaración, crítica con Biden, ha sido como una sorpresa para muchos obispos que la recibieron horas antes de que se publicase. La declaración fue elaborada sin la participación del Comité Administrativo, un consejo colegiado que es el cauce normal para declaraciones que representan y disfrutan del respaldo reflexivo de los obispos norteamericanos”. De esta manera se ha despachado el cardenal arzobispo de Chicago, Blase J. Cupich, en su cuenta de Twitter tras hacerse publica la carta firmada como presidente de la USCCB por el arzobispo de Los Ángeles, José H. Gómez.


En un total de cuatro ‘tweets’, el purpurado estadounidense admitía que “hay que revisar los fallos institucionales implicados, y espero contribuir con todos los esfuerzos dirigidos a tal fin, de modo que, inspirados por el Evangelio, podamos construir la unidad de la Iglesia y, juntos, emprender la obra de sanar nuestra nación en este momento de crisis”.

Pero, ¿qué ha enfadado tanto al cardenal Cupich para que diga publicamente que no es una carta consensuada? Gómez comienza su escrito explicando que reza para que Dios conceda a Biden “sabiduría y valor para liderar a esta gran nación y para que le ayude a superar los retos de estos tiempos, a curar las heridas causadas por esta pandemia, a aliviar nuestras intensas divisiones políticas y culturales y a unificar a las personas con una renovada dedicación a los propósitos que motivaron la fundación de Estados Unidos, una nación bajo Dios y comprometida con la libertad y la igualdad para todos”.

Tras esta introducción, dedica cinco de los 18 párrafos de su misiva a ahondar en la gran diferencia entre los obispos y el presidente Biden: el aborto. “Como pastores, los obispos de la nación tienen el deber de proclamar el Evangelio en toda su verdad y poder, a tiempo y a destiempo, incluso cuando esa enseñanza sea inconveniente o cuando las verdades del Evangelio sean contrarias a las direcciones de la sociedad y la cultura en general. Debo señalar que nuestro nuevo presidente se ha comprometido a seguir ciertas políticas que promoverían los males morales y amenazarían la vida y la dignidad humanas, más seriamente en las áreas del aborto, la anticoncepción, el matrimonio y el género. Es motivo de profunda preocupación la libertad de la Iglesia y la libertad de los creyentes para vivir de acuerdo con sus conciencias”, argumenta Gómez.

El primer presidente de origen latino del Episcopado estadounidense señala también que “nuestros compromisos en aspectos sobre la sexualidad humana y la familia, al igual que nuestros compromisos en todas las demás áreas, como la abolición de la pena de muerte o la búsqueda de un sistema de salud y una economía que realmente sirva a la persona humana, están guiados por el gran mandamiento de Cristo de amar y solidarizarnos con nuestros hermanos y hermanas, especialmente con los más vulnerables”.

El aborto, “prioridad preeminente”

Para los obispos, según la carta firmada por Gómez, la continua injusticia del aborto sigue siendo la ‘prioridad preeminente’. Aunque preeminente no significa ‘única’. Tenemos una profunda preocupación por las muchas amenazas a la vida y la dignidad humanas en nuestra sociedad”.

En la misma línea, agrega que “el aborto es un ataque directo a la vida que también lastima a la mujer y socava a la familia. No es solo un asunto privado, ello genera problemáticas situaciones en aspectos fundamentales como la fraternidad, la solidaridad y la inclusión en la comunidad humana. También es una cuestión de justicia social. No podemos ignorar la realidad de que las tasas de aborto son mucho más altas entre los pobres y minorías, y que el procedimiento se usa regularmente para eliminar a los niños que nacerían con discapacidades”.

Asimismo, el arzobispo de Los Ángeles indica que, “en lugar de imponer más expansiones del aborto y la anticoncepción, como ha prometido, tengo la esperanza de que el nuevo presidente y su administración trabajarán con la Iglesia y otras personas de buena voluntad”. “Mi esperanza es que podamos iniciar un diálogo para tratar los complicados factores culturales y económicos que motivan el aborto y desaniman a las familias. Mi esperanza es igualmente que trabajemos juntos para poner finalmente en práctica una política familiar coherente en este país que reconozca la importancia crucial de los matrimonios y crianza sólidos para el bienestar de los niños y la estabilidad de las comunidades”, subraya.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *