VIDA Y FAMILIALa carta de Francisco al jesuita pro gay: la contradicción como sistema de gobierno en este pontificado.

ACNjunio 28, 2021

La carta de apoyo del Papa al padre James Martin, comprometido defensor de los derechos LGBT, plantea, entre otras cosas, un problema de método, es decir, la contradicción vivida como norma del ministerio. Así que pocos días después de la Nota de la Secretaría de Estado que impugna el proyecto de ley Zan, llega un gesto contrario.

Los problemas planteados por la carta del Papa Francisco al Padre James Martin, un defensor comprometido de los derechos LGBT, son de diferentes tipos. De todos, sin embargo, uno se impone como el principal y nos pide que consideremos en profundidad una situación inédita de la Iglesia: en ella, la contradicción se considera la regla del trabajo. Veamos en primer lugar cómo surge el tema de la contradicción de la carta al padre Martín y luego analicemos el significado de este hecho.

Como sabemos, el padre Martín es un jesuita que no solo se ocupa de la pastoral de las personas LGBT, sino que apoya el reconocimiento de sus derechos por parte de las autoridades públicas. Por tanto, estaría a favor de leyes como Cirinnà y la ley Zan. Como es igualmente bien sabido, las enseñanzas de la Iglesia niegan esta posibilidad. Dicho esto, vemos la contradicción. Hace unos días, la Secretaría de Estado entregó una Nota al Estado italiano en la que se teme la violación del Concordato ya que el proyecto de ley Zan, de aprobarse, limitaría la libertad de la Iglesia para exponer públicamente su doctrina sobre la homosexualidad, incluida la prohibición de su reconocimiento legal por parte de la autoridad pública.

Solo unos días después, la carta del Papa Francisco al Padre Martín contradice la intervención de la Secretaría de Estado hacia Italia, invitando calurosamente al Padre Martín a continuar con su compromiso pastoral que, como decíamos, incluye el reconocimiento de los derechos LGBT. ¿Cuál es la contradicción? En esto: por un lado, la Iglesia pretende poder decir públicamente que según su propia doctrina las “nuevas” relaciones sexuales no pueden ser reconocidas jurídica y políticamente; por otro, dice que tiene la intención de seguir comprometiéndose en hacer posible y real este reconocimiento.

Este tipo de contradicciones se han hecho habituales en este pontificado y lo están caracterizando de manera muy evidente. Si la ideología de género es un “error de la mente humana”, ¿por qué invitar al padre Martín a seguir trabajando por los derechos LGBT? Si la Congregación para la Doctrina de la Fe ha puesto en juego específicos en el sínodo alemán la bendición de las parejas homosexuales, ¿por qué el Papa Francisco invita al presidente de los obispos de Alemania a continuar por el camino sinodal? Otra contradicción: ¿las conferencias episcopales tienen o no competencia doctrinal? ¿Y por qué cuando en Santa Marta o en el Santo Oficio se colocan algunas contradicciones a resolver definitivamente, la respuesta es discutirlas?

La introducción de la contradicción como práctica de la Iglesia es una de las principales innovaciones disruptivas de este pontificado e incluso una simple carta a un padre jesuita lo destaca. La cuestión podría resolverse con la teoría de la lucha interna entre los dicasterios papales y entre ellos y el Papa. Habría disputas, “enfrentamientos” vinculados a cuestiones de poder para las que al final surgen posiciones diferentes y a menudo opuestas. La Iglesia no podría hablar con una sola voz debido a obstáculos en las relaciones internas. Esta explicación, sin embargo, sería una laguna. Estas posibles disputas son, evidentemente, la consecuencia de diferentes formas de pensar, de teologías contradictorias. Es aquí entonces donde debemos volver.

El uso del Papa Francisco del método “stop and go”, también conocido como método de un tiro al aro y otro al barril, reconoce la contradicción como una función positiva de apertura hacia nuevos procesos guiados (según él) por el Espíritu. . La “rigidez” -ha dicho muchas veces- sería una patología de la fe, que en cambio viviría en la duda y la contradicción. Existe una contradicción entre doctrina y pastoral o entre la Iglesia universal y la Iglesia local y, según él, la relación con ambos polos de la contradicción misma debe mantenerse abierta. Por tanto, no es contradictorio mantener abierta la contradicción y ver a dónde nos lleva. Los términos de la contradicción son contradictorios, pero la contradicción no lo es. La vida de la Iglesia es contradictoria.

Algunos intérpretes del pensamiento del Papa Francisco y de sus fuentes argumentan que en este se refiere a la “oposición polar” de Romano Guardini, pensamiento al que Bergoglio supo abordar durante su juventud en Alemania. Por tanto, entendería la contradicción como un contraste entre dos elementos igualmente positivos, aunque estén en tensión entre sí. Pero esta es la cuestión. Como escribió Joseph Ratzinger, quien fue insuperable en conocer a Guardini, entre lo verdadero y lo falso o entre el bien y el mal no puede haber oposición sino solo contradicción. En estos casos uno debe ser “rígido” y elegir por la verdad y el bien.

La asunción en la vida y práctica de la Iglesia de la contradicción vista como una negatividad positiva parece tener su padre en Hegel más que en Guardini. Para ello, toda situación de vida que se da en la existencia histórica es a la vez positiva y negativa, porque en ella chocan dos polaridades contradictorias. No hay que evitar el choque pero hay que atravesarlo para llegar a una composición superior. Cualquier profesor de secundaria explicaría la dialéctica hegeliana de esta manera.

La carta que el Papa Francisco envió al Padre Martín no tiene explicacin plausible si nos mantenemos dentro de la versión tradicional de doctrina y pastoral. Para adquirir algún sentido, esa carta debe verse dentro del nuevo paradigma filosófico y teológico en el que el Papa Francisco parece moverse. Nuevo paradigma que puede explicar esa letra, pero que no explica muchas otras cosas, dejando abierta la legitimidad de sí mismo también. La incertidumbre y la preocupación que despiertan actos así (ni el primero ni el último) tienen su origen aquí.

En primer lugar, la arquitectura de la intervención. Se suponía que era una carta privada, pero el padre Martín la hizo pública de inmediato. Ciertamente no violó una disposición superior, tanto que nadie en el Vaticano protestó. Lo mismo había sucedido con la carta de renuncia del cardenal Marx: una carta privada que luego se hizo pública. A estas alturas estamos tristemente acostumbrados a estas gestiones políticas por parte de los dirigentes eclesiásticos para lo cual estas intervenciones adquieren las de una operación política concebida en la mesa en sus diversas fases y en los distintos roles de los protagonistas. Es muy desafortunado, pero casi siempre es el caso ahora, desafortunadamente.

Una vez más, el momento parece haber sido elegido con cuidado. La Secretaría de Estado acaba de intervenir en Italia con una Nota sobre una ley – el proyecto Zan – que de aprobarse cumpliría las creencias del padre Martin y de quienes creen que la valoración doctrinal tradicional de la homosexualidad por parte de la Iglesia Católica debe ser revisada en a la luz de las necesidades pastorales que plantea la nueva frontera LGBT y que la Iglesia en este campo no debe decir “no” sino acompañar con amor todas las situaciones de la vida, porque Dios acoge a todos. La nota del
El Secretariado defendió la libertad de la Iglesia al hablar de la homosexualidad según su propia doctrina, posición inmediatamente redimensionada por el secretario de Estado cardenal Parolin, según la cual no pretendía ser un rechazo a la ley en cuestión sino una invitación a revisar. eso, pero ahora la carta del Papa a Martín incluso hace que esa Nota sea ridícula, dado que la Iglesia misma afirma que ya no tiene que decir sus verdades tradicionales sobre la homosexualidad. Por un lado, la secretaría de Estado pide libertad para que la Iglesia diga que la homosexualidad es un trastorno, por otro, el Papa le escribe a Martín invitando a la Iglesia a mostrar solo el amor de Dios por todos sin juzgar a nadie.

Como ahora ocurre cada vez en casos de este tipo, se dice que la del Papa es una intervención pastoral en temas pastorales, por lo tanto no es un texto doctrinal ni un texto jurídico y por lo tanto no toca la doctrina que permanece inalterada. Sin embargo, a estas alturas nadie cree en esta explicación y seguir proponiéndola supone considerar de muy bajo calibre la capacidad de razonamiento de los fieles y de las personas en general. El Padre Martín no nació ayer, sabemos todo de él, como sabemos todo de los Movimientos que se reunieron en el Encuentro Internacional que le dio al Papa la oportunidad de intervenir. No se trata de realidades interesadas en la pastoral de los homosexuales, sino de realidades que entienden la homosexualidad de una manera nueva y alternativa a la tradición y que, de manera pastoral, quieren un cambio de doctrina. La doctrina ya ha cambiado, solo que hasta ahora ha cambiado de hecho, quieren que también haya cambiado en la ley. No tanto en el sentido de un nuevo documento magisterial que anula lo afirmado por la Doctrina de la Fe en sus famosas Instrucciones de 2006, como de una nueva forma de pensar y enseñar en la Iglesia.

La carta del Papa Francisco al Padre Martín tiene este contexto detrás y es un soporte objetivo para esta línea, proponiendo una visión de Dios nada menos que incompleta porque contrasta, por poner un solo ejemplo, con la famosa frase de Ratzinger “Cristo ama a todos pero no ama a todo ”, frase que ha guiado todo su pontificado, centrándolo en la verdad, que antecede a todos los demás aspectos de la vida de fe. Ésta es la principal debilidad teológica de la carta a Martín.

Si partimos de la versión tradicional de la doctrina y la pastoral, la carta del Papa al Padre Martín es casi incomprensible y contradictoria. Para comprender su significado, es necesario verlo desde el punto de vista de un nuevo paradigma que parece ser el paradigma del Papa Francisco. La visión tradicional, marcada por un orden natural finalista que recibe luz del orden sobrenatural, creía que a nivel objetivo existían comportamientos que por su esencia destruían ese orden natural, ya que no se pueden ordenar de ninguna manera a la meta última de Dios. .tenían que ser rechazados por la moral personal y pública y no podían ser validados legalmente por la autoridad política. Esto no quiso condenar a la persona, a lo que, en cambio, la sociedad y la Iglesia debían ejercitar su cercanía sin ocultar la verdad y el bien. La consecuencia de esta visión fue que con respecto a estos comportamientos no se podía caer en la contradicción, porque decir lo contrario significaba aceptar el mal y la injusticia.

Esto es contrarrestado por el nuevo paradigma. Todos los comportamientos pueden ordenarse a Dios, en el sentido de que se puede partir de lo positivo que se da en cada uno de ellos para hacerlo crecer. Ningún comportamiento está fuera de la benevolencia divina ya que Dios se acerca a todos y los salva allí, en su situación. Por eso, la pastoral ya no se distingue de la doctrina y ya no es su aplicación, ya que esa situación de vida es siempre verdadera en la medida en que pastoralmente está disponible para los nuevos. No hay más leyes erróneas que rechazar, ni en el ámbito moral ni en el jurídico, sino solo situaciones que dar sus frutos.
Por eso la contradicción aquí se convierte en el alma de la intervención de la Iglesia. La tensión entre dos polos opuestos expresa la vida, la contradicción es el resorte de ese proceso de fructificación y la rigidez, que es la única actitud verdaderamente errónea, se opone a ella.

 

img

Por STEFANO FONTANA.

Martes 29 de junio de 2021.

ROMA, Italia.

lanuovabq.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *