VIDA Y FAMILIAPara brillar, debemos estar conectados con Dios. Seamos como Dios quería que fuéramos.

ACNjunio 26, 2021

No entiendo mucho sobre circuitos eléctricos y electrónica en general, pero una cosa sí sé: quiero ser una bombilla. Sin embargo, para iluminar tengo que estar conectado a una fuente de alimentación. ¿Qué uso tendría yo como bombilla sin la propiedad de donar luz?

Pienso en la parábola de las diez vírgenes. Solo cinco de ellas actuaron sabiamente, los cinco restantes se consideran tontos. No sé cómo ve esto, pero encuentro que el 50 por ciento que actúa sabiamente no es un porcentaje alto. Puede ser la mitad, pero solo la mitad domina la tarea bastante simple de pensar en el petróleo.

Dejemos a un lado a las diez vírgenes y miremos sus lámparas: necesitan aceite para brillar, de lo contrario ya no sirven. Así como una bombilla necesita electricidad, de lo contrario ya no es útil.

Con la ayuda de las lámparas, las vírgenes deben ir hacia el novio que viene, deben llevarlo al salón de bodas y darle luz. Esa es exactamente nuestra tarea: estoy en este mundo para encontrarme con el esposo eterno, para iluminarle el camino.

Independientemente de si me veo a mí mismo como una bombilla, sino que utilizo el símil de una lámpara de aceite, o incluso imagino una antorcha, al final se reduce a lo mismo: dependo de tener algo que me pueda ayudar a hacerlo Para generar luz: petróleo, electricidad o incluso fuego. Y ese es Dios. No funciona sin él.

Cuando pienso en mi boda, también pienso en mi novio esperándome frente al altar. El pasillo central de la iglesia de repente me pareció miserable y estaba nervioso. Me alegré de tener damas de honor que pasaron las horas previas conmigo y que finalmente me llevaron por el pasillo hasta el altar para encontrarme con mi novio.

Y esos somos nosotros, o más bien podemos ser, para el Esposo Eterno y su Iglesia: damas de honor, antorchas, lámparas, bombillas. Actualmente estoy visualizando un camino con varios tipos de fuentes de luz en el lado derecho e izquierdo. Muestran el camino: de la novia al novio y viceversa, de la iglesia a Cristo y de Cristo a la iglesia, en el sentido de que nuestra luz, nuestro fuego, le llama: “Aquí estamos y aquí te anhelamos. ¡Ven a nosotros!”

Para brillar, debemos estar conectados con DiosSolo entonces podremos agrandar la Iglesia, hacer a la esposa digna de su esposo y guiarla en el camino. Una cita de Santa Catalina de Siena dice:Sé como Dios te ha querido y prenderás fuego al mundo”. Sé como Dios lo ha querido: qué requisito tan radical y, sin embargo, tan fundamental.

Sea como Dios quería que fuera: sea una lámpara de aceite, sea una bombilla, sea una antorcha, sea una dama de honor. Sea como Dios quería que fuera siendo ligero. Sea ligero viviendo lo que Dios ha puesto en usted: viva los talentos y dones que él ha puesto en usted.

En Mt 5:15 leemos: “No se enciende una luz y se pone debajo de un celemín, sino sobre un candelero; así brilla para todos los que están en la casa. En el siguiente versículo leemos el objetivo de nuestra luz:” Así que brille tu luz delante de la gente, para que […] alaben a tu Padre que está en los cielos “.

Eso es lo que nosotros como cristianos queremos, de hecho anhelamos, un deseo que debe estallar nuestros corazones con un celo ardiente: la alabanza del Padre. En este sentido los invito a ser ligeros. Sea quien Dios quiere que sea: viva en su destino, coloque la luz en usted en un candelero para atraer a los novios.

Vive tus talentos, habla de la grandeza de Dios en tus obras, y así da tu luz para Cristo, para su pueblo.

 

Viena, Austria.

kath.net.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *