CULTURA RELIGIOSAEL MUNDOIGLESIA EN MOVIMIENTOLa Vía Sinodal o Contra Evangelio: la última fase de la Revolución en la Iglesia.

ACNjunio 26, 2021

No nos confundamos:

A la izquierda, representación “punk” de la Virgen María, con el niño Jesús en brazos.

 

* Dar la Comunión a políticos pro abortistas.

* Bendecir y/o casar religiosamente a parejas del mismo sexo.

* Dar la Comunión a divorciados vueltos a casar.

* Rendir culto a la Pachamama o “nuestra Madre tierra”.

* Participar de la Eucaristía a seguidores de otros credos religiosos.

* Representar a la Virgen María como “punk”.

Ciertamente…

* rompen con la doctrina milenaria de la Iglesia.

* relativizan los preceptos evangélicos.

* relajan la conducta moral personal y de la sociedad.

* vanalizan la recepción-entrega de la Eucaristía.

* y algunas de ellas representan herejías.

Pero…cuidado:

* No son hechos aislados.

* No pueden analizarse ni juzgarse por separado.

* Ninguna de tales acciones es espontánea.

En conjunto,  todas ellas son sólo algunas expresiones del proceso revolucionario al que está sometido la Iglesia, tal y como el Papa Paulo Vl lo advirtió públicamente desde el 29 de junio  de 1972, cuando denunció que “el humo de satanás” (sic) penetró en Ella.

Y tales manifestaciones sólo confirman que dicho proceso revolucionario ni se desaceleró ni mucho menos se frenó durante los pontificados siguientes (de Juan Pablo l, Juan Pablo ll y Benedicto XVl), sino que siguió su curso en las entrañas de la Iglesia, aunque sin vistosidad, sin aspavientos.

Paulo Vl.

 

Sin embargo, en el actual pontificado, las escandalosas manifestaciones de dicho proceso, constituyen disparos de grueso calibre, demostraciones de poderío, amenazas declaradas… por algunas de estas razones:

1.-  La discontinuidad pedagógico-doctrinal y los huecos estructurales a que dio lugar dentro de la Iglesia, la intempestiva renuncia de Benedicto XVl.

2.- El ruidoso abandono del ‘clóset’, de miembros del clero hasta entonces encubiertos integrantes del Lobby Gay: algunos salieron a la luz a consecuencia de escándalos de abuso homosexual en los que se habían visto envueltos, y otros por la decisión grupal de lanzar abiertas, retadoras y amenazantes propuestas y exigencias de cambio doctrinal y litúrgico dentro de la Iglesia.

Krzysztof Charamsa, funcionario vaticano que renunció al sacerdocio para unirse a su pareja homosexual.

 

3.- La escalada de posiciones estratégicas dentro de las estructuras del Vaticano, por parte de integrantes del Lobby Gay y de animadores de la Teología de la Liberación. Esto es, han alcanzado posiciones  como obispos y/o como cardenales, auténticos depredadores homosexuales o bien encubridores de éstos.

4.-  La falta de una respuesta clara, definitiva, oportuna, contundente, de pleno refrendo de la doctrina milenaria de la Iglesia, por parte del Vaticano. Ante conductas y planteamientos incorrectos y hasta heréticos por parte de sacerdotes, obispos y cardenales, se ha guardado un incomprensible silencio, que ha provocado desorientación entre los fieles. No se sanciona ni se corrige: más bien se piden “consensos”. La verdad, el dogma de fe, son reemplazados por el número de votos.

5.- La formulación de declaraciones ambiguas, contradictorias, incongruentes e incoherentes por parte de las propias autoridades eclesiásticas.

6.- La justificación que los revolucionarios han recibido desde cìrculos vaticanos, al amparo de una supuesta  “evolución” que “debe” sufrir la doctrina. De tal suerte que a partir de dicho argumento, el Magisterio de la Iglesia deja de ser perenne.

7.- Como consecuencia de esto último, los preceptos evangélicos ahora no quieren ser aceptados como tales, es decir, como normas de conducta, sino que pretenden ser considerados como meras “recomendaciones“, meras “sugerencias” por parte de Jesucristo. Con ello, el católico moralmente infractor ya no tendría que confesarse, ya no tendría que sentirse arrepentido de la falta o faltas cometidas, ya no tendría que pedir perdón alguno, puesto que no se sentiría culpable, pecador, sino simplemente incompetente para alcanzar un más elevado nivel de conducta. Así, alegremente “comulgaría”, porque moralmente “hace lo que puede” y punto. Nadie deberá exigirle, dado que su nivel de bateo, simple y llanamente, no es de las Grandes Ligas…y háganle como quieran. Bajo tal óptica revolucionaria, entonces el cumplimiento e incumplimiento de los preceptos y mandamientos morales deja de ser prioritario, ya que éstos han pasado a ser considerados sólo como  “ideales“, y ya no como “vinculantes“, como expresaría un  abogado. Por el contrario, todos aquellos que cumplen con las normas y mantienen y defienden los dogmas, son considerados “rígidos.

8.- Como toda Revolución, la que hoy  golpea, la que hoy sufre la Iglesia, es total, absoluta. Inunda todos los estamentos del Cuerpo Místico de Cristo. Porque las Revoluciones no son chiquitas, no son parciales. Si lo fueran, no serían una auténtica Revolución. La Francesa, por sólo poner un ejemplo, es justificadamente llamada Revolución, porque la asonada, el Asambleísmo,  no representaron un mero cambio de gobernantes, la sola sustitución de unas personas por otras, sino que respondieron al entierro del Ancien Régime, en su más amplia y completa concepción; esto es, la sepultura de una cosmovisión total del hombre y el universo y su reemplazo por una radicalmente distinta, que afectó todos los órdenes de la vida: el religioso, el político, el económico, el social….

9.- La cobertura abrazadora, totalizante, de la Revolución sobre la Iglesia, queda demostrada en el momento presente porque, al mismo tiempo y de forma organizada, ataca las bases constitutivas de la Religión en sí: el Dogma, la Moral y el Culto. Y sus agentes,  que antes parecían aislados, embisten de manera sincronizada desde todos los frentes.

10.- En efecto, el carácter totalizador de la sacudida revolucionaria queda evidenciado al observar cómo la Iglesia es azotada como por El Monstruo de las Mil Cabezas: los mismos que piden sacerdotisas, al mismo tiempo bendicen a las parejas homosexuales, exigen sacerdotes casados, la legalizaciòn de las uniones del mismo sexo, el culto a la Pachamama o “nuestra Madre Tierra”, la comunión para divorciados vueltos a casar, la comunión para los polìticos abortistas, la liturgia indígena o autóctona, una “teología femenina no patriarcal”, la libre elección de dogmas, etc

11.- De hecho, la Primera Revolución fue eso: un rompimiento total, absoluto, definitivo, completo, con el Orden. Con el Orden creado y establecido. Por ello se dice que el primer revolucionario fue Satanás. Y esta concepción de Satanás como el primer revolucionario es sostenida no sólo dentro del guión, dentro del argumento más profundo de la Masonería filosófica, sino también sostenido por profundos e influyentes marxistas, como Saúl David Alinsky.

Saúl David Alinsky.

 

12.- Hacer referencia a Saúl David Alinsky, conocido como “El Apóstol de la Revolución Permanente“, es importante, porque  no sólo confirma la raíz metafísica de la Revolución, sino porque también hace comprensible lo que está pasando en la Iglesia y el mundo: la sincronización con que han venido operando, de un lado el Lobby Gay Vaticano (hecho una con los progresistas-Teólogos de la Liberación), y del otro lado, la élite pedófilo socialdemócrata destacadamente asentada en Washington. La referencia a Alinsky también hace comprensibles los apoyos de un sector de la jerarquía eclesiástica al “católico” Joe Biden y su plataforma ideológica.

13.- Así es. Alinsky es pieza clave, bisagra ideológico-operativa de unión entre los progresistas – lobby gay dentro de la Iglesia, y los socialdemócratas que tanto presionaron a Benedicto XVl durante su pontificado, hasta hacerlo renunciar. La peculiaridad del momento es que luego de la irrupción de Donald Trump en la Presidencia de Estados Unidos, los socialdemócratas seguidores de Alinsky han regresado a la Casa Blanca, blandiendo las banderas del aborto, la eutanasia, el transgenderismo, el ecologismo neomalthusiano y la Agenda LGBTIQ, con George Soros, Hillary Clinton, Barack Obama y Joe Biden por delante.

14.- Saúl David Alinsky, fallecido en 1972, fue un judío que formó cuadros marxistas  dentro del ámbito católico estadounidenses (independientemente de los estrictamente obreros que estructuró en el sector  sindical de la Unión Americana), y que alcanzó renombre al amparo de su libro “Tratado para Radicales” o “Reglas para Radicales“. Alinsky fue fuente de inspiración para Barack Obama; una de sus fervientes seguidoras y alumna directa fue Hillary Clinton (cuya tesis universitaria de carácter crítico hacia las propuestas de Saúl, llevó por tìtulo “Un análisis del modelo Alinsky”); guiaba ideológicamente a sacerdotes y seminaristas de Estados Unidos y, lo más significativo, tuvo  enorme influencia en el intelectual católico Jacques Maritain, quien a su vez lo llevó con el entonces arzobispo de Milán, el cardenal Giovanni Battista Montini (quien habría de convertirse en Paulo Vl).

La universitaria Hillary Rodham, más tarde casada con Bill Clinton, y Alinsky.

 

15.- Los círculos progresistas dentro de la Iglesia le abrieron puertas a Alinsky en el Vaticano durante el papado de Juan XXlll, y consiguieron que fuera tenido como “consejero” cuando menos hasta 1963.

16.- Alinsky, proveniente de una familia judía ortodoxa practicante, sabía perfectamente el significado, la trascendencia, el origen y fines de lo que es la Revolución. Por eso, él mismo, al escribir la dedicatoria de su libro, expuso textual

Que se me perdone por tener al menos un pensamiento por el primer revolucionario de todas nuestras leyendas, mitología e historia (y quién sabe dónde empieza la historia y termina la mitología, o cual es cual), el primer radical que se rebeló contra el poder establecido y lo hizo de manera tan eficaz que pudo al menos crear su propio reino: Lucifer.(Saul Alinsky, Reglas para radicales).

Es decir, dedicó su libro a Lucifer.

Años más tarde (1972), en una entrevista concedida a Playboy, declaró que aunque se identificaba como judío, elegiría ir al infierno. “El infierno sería el cielo para mí“, porque estaba lleno de “desposeídos”, dijo. “Son mi tipo de gente”.

17.- El revolucionario Alinsky se encargó de revelar el adiestramiento que ofrecía a cuadros dentro de la Iglesia católica. De enorme trascendencia, pues finalmente los participantes en sus clases —sacerdotes y seminaristas–, estaban destinados a escalar posiciones dentro de la Iglesia misma; serían, tarde o temprano, clérigos, párrocos, obispos, arzobispos, cardenales, intelectuales, “influencers”…

Alinsky, a la derecha, con el arzobispo Bernard Shell.

 

Parte de ello quedó referido en la contraportada de su propio libro, “Rules for Radicals“:

“Las técnicas y enseñanzas de Alinsky influyeron en generaciones de organizadores comunitarios y laborales, incluido el grupo basado en la iglesia que contrató a un joven [Barack] Obama para trabajar en el South Side de Chicago en la década de 1980 … Alinsky impresionó a una joven [Hillary] Clinton, quien estaba creciendo en Park Ride cuando Alinsky era el director de la Industrial Areas Foundation en Chicago. – Chicago Sun-Times ”[Saul Alinsky, Rules for Radicals].

Y no faltan testimonios del propio Alinsky en su libro:

Cada año, durante varios años, los activistas de la clase de graduados de un seminario católico importante cerca de Chicago, me visitaban un día antes de su ordenación, con preguntas sobre valores, tácticas revolucionarias y cosas por el estilo. Una vez, al final de ese día, uno de los seminaristas dijo: “Sr. Alinsky, antes de venir aquí, acordamos que había una pregunta que queríamos especialmente hacerle. Vamos a ser “ordenados” y luego asignados a diferentes parroquias, como asistentes de — francamente— pastores viejos, reaccionarios y congestionados. Desaprobarán mucho de lo que usted y nosotros creemos, y nos pondremos en una rutina de matar. Nuestra pregunta es: ¿cómo mantenemos nuestra fe en los verdaderos valores cristianos, todo lo que esperamos hacer para cambiar el sistema? “ Eso fue fácil. Le respondí: “Cuando salga por esa puerta, simplemente tome su propia decisión personal sobre si quiere ser obispo o un sacerdote, y todo lo demás vendrá después “. [Saul Alinsky, Reglas para radicales , página 13].

18.- Su influencia llegó a tal grado, que incluso el filósofo católico francés Jacques Maritain (autor, entre otros, de “Humanismo Integral“, “La persona y el bien común” y “Arte y escolástica“), dió un giro auténticamente ideológico en su pensamiento, que fue considerado en su momento como incomprensible, inaceptable, desconcertante para el mundo católico; “mundo” que, por supuesto, desconocía los vínculos privados, los “amarres” intelectuales del filósofo católico francés con el judío marxista Alinsky. De tal suerte que muchos, muchísimos se sintieron sorprendidos al leer la apertura del filósofo francés a trabajar al lado de comunistas.

Jacques Maritain, joven.

 

Todo lo anterior concuerda con lo que escasamente Wikipedia anota acerca de Alinsky:

Saul Alinsky mantendrá una larga correspondencia con el filosofó francés Jacques Maritain desde el comienzo de los años 1940 hasta el comienzo de los años 1970. Saul Alinsky es entonces desconocido en Francia. Sin embargo, la recepción al seno de los medios católicos perdura, ya que en 1989, un seminarista de la Misión de Francia, Thierry Quinqueton, escribe un trabajo sobre Alinsky.”

19.- Lo más dramático de todo lo expuesto es que los esfuerzos revolucionarios realizados desde aquellos años –los 50, 60– por Alinsky, Maritain y otros, hoy son los que precisamente se dejan sentir en la Iglesia, los que la sacuden. Así, mientras los viejos alumnos de Alinsky en los Estados Unidos han operado desde la cima Casa Blanca la gobernanza global, ahora se venden a la humanidad, como novedades, tres de las viejas propuestas Jacques Maritain, el promotor  del “Apóstol de la Revolución Permanente” en los cìrculos vaticanos:

 

A) La realización de “la Ciudad Fraterna”, de una “Comunidad Fraterna” global.

 

B) Trabajar políticamente al lado de los comunistas, y

 

C) Sustituir la propiedad privada por la propiedad comunitaria de los bienes de producción. La llamada forma societaria de la propiedad.

Jacques Maritain.

 

Según Maritain (a quien el escritor francés Frédéric Martel atribuye en su más reciente libro una relación homosexual con su ex compañero del liceo Henri IV de París, Ernest Psichari), esos tres elementos participan en el montaje de su nueva sociedad  “fraterna”, igualitaria, justa…y “sostenible”, “sustentable” e “inclusiva” que él propuso. Por supuesto, estas tres últimas categorías aún no se acuñaban en sus tiempos y las he añadido deliberadamente.

Jacques Maritain, en tres fases de su vida.

 

Pero como queda en claro, esas tres propuestas maritanianas, curiosa, significativamente, son las que emanan precisamente de algunos círculos del Vaticano, en concordancia con el Foro Económico Mundial y la élite pedófilo socialdemócrata hoy dominante en Washington.

√ ¿O no es cierto que desde el Foro Económico Mundial se nos ha hecho saber que el Gran reinicio comprende la sustitución de la propiedad privada por la llamada “propiedad compartida”?

√ ¿O no es cierto que desde el Vaticano se nos ha estado insistiendo en la verdad de que “la propiedad privada es un derecho secundario”…lo que para algunos parecería estar abriendo la puerta a la imposición de la “propiedad compartida” (Foro Económico Mundial), equivalente a la propiedad comunitaria de Maritain (et al) con motivo del “Gran Reinicio”?

√ ¿O no es cierto que se ha estado impulsando abiertamente la instauración de una sociedad global “Fraterna”, en tanto significativamente el Presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador ya incorporó al léxico oficial el “¡Viva la Fraternidad Universal!“?

20.- Hay que tener presente: aquellos jóvenes alumnos y seguidores de Alinsky (como Obama, como Hillary Clinton y otros), son precisamente los que en las últimas dos décadas han ejercido el máximo poder a nivel global. Los que han ejercico máxima presión sobre la Iglesia. Y otros muchos (los seminaristas y sacerdotes católicos adiestrados por él), han seguido su propia trayectoria dentro de la Iglesia, escalando posiciones. Los jóvenes “católicos” laicos estadounidenses formados por Alinsky, se han convertido en los hoy políticos “católicos” estadounidenses promotores de la Revolución, desde el Capitolio y la Casa Blanca, con toda su múltiple agenda: pro aborto, pro eutanasia, pro LGBTIQ. ¿Y cuántos de los hoy obispos y cardenales formados directa o indirectamente por Alinsky son los que conforman el grupo dominante en las estructuras vaticanas?

21.- Así que mientras los ex alumnos y seguidores de Alinsky han ejercido directa, personalmente la gobernanza a nivel global bajo un esquema socialdemócrata, por el otro lado, en el ámbito estrictamente eclesiástico, otros de sus ex alumnos también han proseguido el escalamiento de posiciones.  Y ésto es lo que hace comprensible el viraje mancomunado que se le está pretendiendo dar a la institución creada por Jesucristo. Un viraje completamente revolucionario.

22.- Durante décadas, algunos consideraron que el clero europeo era ajeno, distante de la Teología de la Liberación, aunque detectaban el constante suministro de recursos económicos hacia América, a través de fundaciones alemanas como Misereor y Adveniat, siempre en favor de progresistas y democristianos. Hoy ha quedado expuesto que hay una plena y total comunión entre europeos e hispanoamericanos; que no existía tal distanciamiento. Su agenda ideológica es la misma, más allá del Continente en el que operan.

23.- La mecánica netamente marxista que se emplea hoy en Alemania (pero se busca impulsar en el resto del mundo mediante el llamado “sinodalismo“, “vía sinodal”  o “camino sinodal“), es la misma que desde hace décadas se implementó en Hispanoamérica: es decir, la incorporación de la lucha dialéctica, de la confrontación interna, para edificar una “Iglesia Paralela”, villera, mediante el montaje de estructuras eclesiales de tinte popular a las que denominan, por ejemplo: “Iglesia india“, “Iglesia indígena o indigenista“, “el Pueblo Dios“, “comunidades de base“, “iglesia de pobres“, “iglesia inclusiva“, “iglesia popular“.

24.- Lo que se busca es dar la idea de que existen “dos iglesias”: la iglesia de los pobres, de los de abajo, de los desheredados, de los descartados, de los indígenas, de las periferias, de los pueblos originarios..en pugna con la Iglesia jerárquica, institucional, patriarcal, colonizadora, racista, blanca, rígida, tradicionalista.

25.- En el fondo, lo que la Revolución impulsa es la instauración de una “iglesia horizontal. En pugna abierta con la Iglesia jerárquica, con la Iglesia de Jesucristo. Es una nueva iglesia, donde los Apóstoles, los Padres de la Iglesia, ya no tienen cabida, porque ahora, los que dictan el dogma, la moral y el culto, son  “las bases”, “los pobres”, la “asamblea”, “los sínodos laicales”. El que sume más votos.

26.- Entonces, ésta pretendida, buscada “Iglesia Popular”, es la que quiere “dictarle la agenda” a la iglesia Católica y se confronta, por supuesto, con los dogmas, con las normas morales y con las reglas litúrgicas.

√  Esto es, para la “iglesia popular”, todo tiene que “venir de abajo”. 

√  Reemplaza la escucha de la Palabra, por “el grito de los pobres”.

√  Ya no se trata de evangelizar, de “hacer proselitismo”, sino de adaptar la Iglesia al mundo.

Es el nuevo “Seréis como dioses”.

Esta “nueva Iglesia” es la que alienta, la que promueve la “liturgia amazónica”, el culto a la “Pachamama” o “Madre Tierra”…pero en contraste quiere desaparecer, prohibir, la llamada Misa tradicional, la Misa en latín, la Misa Tridentina. Tiene miedo que haya seminaristas, órdenes religiosas y vestimentas “tradicionalistas”…pero en cambio promueve el culto a deidades y una sacramentalidad pagana. Una iglesia donde se arrodillan para dar culto a la Pachamama, a “nuestra madre tierra”…pero se niegan a dar la Comunión, la Eucaristía, al que está hincado.

Queda claro que el medio a través del cual se está impulsando la Revolución en la Iglesia, es el “sinodalismo“, “vía sinodal” o “camino sinodal“, que no es otra cosa que la aplicación del “Asambleísmo“.

Es el Contra Evangelio.

Contra Evangelio, porque mientras en el Nuevo Testamento leemos las Cartas que los Apóstoles dirigieron a los fieles para indicarles el camino, para amonestarlos, para corregirlos, para prevenirlos del error y de los falsos profetas…ahora se busca lo contrario: se organizan “sínodos” parroquiales para que “las mayorìas”, “el pueblo”, “los pobres” griten sus demandas, edifiquen el tipo de Iglesia que han “soñado” (sic), y el clamor popular llegue a Roma.

Es un aparente intento por querer abandonar la custodia del Depósito de la Fe…en favor de una iglesia sustentada en “sueños” (sic).

Ya no sería la Iglesia de Cristo. Porque estamos asistiendo a un escenario donde el micrófono ha cambiado de manos: ¡ahora la que va a dar la conferencia es la audiencia, el público!

 

P.D. No deja de resultar auténticamente estremecedor el hecho de que dentro del propio aparato Vaticano se decidiera no publicar el discurso completo del Papa Paulo Vl donde denunció la entrada del humo de Satanás en la propia Iglesia. Esto es, en el sitio oficial de la Santa Sede, el texto íntegro de todo lo afirmado por Su Santidad, y que tuvo gran resonancia mundial, no existe. En su lugar, aparece una nota, una síntesis, pero no la alocución íntegra, en la que expresa: “Se diría que a través de alguna grieta ha entrado el humo de Satanás en el templo de Dios. Hay dudas, incertidumbre, problemática, inquietud, insatisfacción, confrontación…” 

El mismo Papa no dudó en confesar durante su alocución:

¿Cómo ha ocurrido todo esto? Nos, os confiaremos nuestro pensamiento: ha habido un poder, un poder adverso. Digamos su nombre: el Demonio. Este misterioso ser que está en la propia carta de San Pedro —que estamos comentando— y al que se hace alusión tantas y cuantas veces en el Evangelio —en los labios de Cristo— vuelve la mención de este enemigo del hombre. Creemos en algo preternatural venido al mundo precisamente para perturbar, para sofocar los frutos del Concilio ecuménico y para impedir que la Iglesia prorrumpiera en el himno de júbilo por tener de nuevo plena conciencia de sí misma.

 

Por JOSÉ A. PÉREZ STUART (*).

 

(*) Periodista, pionero tanto en el columnismo empresarial como en el análisis económico en la televisión y la radio mexicanas, ha destacado como analista político y la autoría ya de su segundo libro, Del Padre Muerto al Asesinato del Padre: homosexualismo: ¿nace o se hace? en este último caso sobre uno de los temas de mayor actualidad y trascendencia: el proceso de identidad sexual de la persona y los orígenes de la homosexualidad.

Defenestrado por dos Presidentes de México, que le cortaron su trayectoria periodìstica en los medios tradicionales, Pérez Stuart, Licenciado en Administración, recurrió a la academia para ampliar su visiòn de la realidad y profundizar en el análisis, desde la perspectiva de Inteligencia, de tal forma que completó estudios de Maestría tanto en Derecho (en la Universidad Nacional Autónoma de México), como en Historia del Pensamiento (en la Universidad Panamericana) y en Psicología (en la Universidad del Valle de México). También es Maestrando en Terapia Psicoanalítica.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *