EL MUNDOVIDA Y FAMILIAEl gran pecado de Hungría: más matrimonios, menos divorcios, más crecimiento económico.

ACNjunio 25, 2021

En el más reciente coloquio virtual organizado por la Political Network for Values Hungría presentó los resultados de 10 años de la exitosa política familiar en el país centroeuropeo, demostrando la gran escala de su estructura y sus elementos clave, con una conclusión irrefutable: vale la pena invertir en familias.

La política familiar implementada en Hungría es una de las más exitosas de Europa y su secreto está en su propósito: garantizar que casarse, formar una familia y tener hijos no signifique ninguna desventaja, ni financiera ni social. Así lo explicó Balázs Molnár, vicepresidente del Instituto Mária Kopp de Demografía y Familia en la más reciente edición de los Diálogos Trasatlánticos organizado, el pasado 18 de junio, por la Political Network for Values (PNfV).

Los Diálogos Transatlánticos son un coloquio virtual organizado mensualmente por la PNfV para el intercambio de ideas, buenas prácticas, análisis y experiencias entre representantes políticos y tomadores de decisión de países de Europa, América y África.

En esta ocasión, Molnár, quién es ex subsecretario de Estado para Asuntos Europeos de la Oficina del Primer Ministro, detalló el impacto y los resultados de una década de política familiar que generó un ambiente favorable y familiar en su país: crecimiento del número de matrimonios, caída del divorcios, más nacimientos, menos abortos, más familias con sus hogares propios, valorización de la maternidad y del papel de los abuelos y más jóvenes con ganas de formar una familia.

Las cifras son contundentes: la tasa de fecundidad aumentó de 1,25 en 2010 a 1,55 en 2020, que es el valor más alto desde 1996; el número de nacidos vivos incrementó en un 2,1% y el aborto cayó casi por la mitad; mientras que entre 2002 y 2010, durante el período de gobiernos de izquierda, el número de matrimonios disminuyó en un 23%, desde 2010 ha aumentado en un 89,5% y el número de divorcios ha disminuido en un 57%. Según la Oficina Central de Estadística de Hungría, la mayoría de los jóvenes, 90%, quieren tener hijos, 43% al menos dos, y 18% tres o más. Y todos estos datos no han tenido un impacto negativo en el empleo femenino, que subió de 54,6% en 2010 a 67% en 2020.

De hecho, y a pesar de la pandemia, en 2020, la tasa de empleo total alcanzó el 75%, por encima de la media de la Unión Europea (UE) y la tasa de desempleo fue del 4,2%, la sexta cifra más baja del continente. Es una favorable evolución de las tasas de empleo. Las cifras muestran que tener una economía saludable y colocar como prioridad a la familia como centro del esfuerzo gubernamental no son aspectos contrapuestos, por el contrario.

Balázs Molnár subrayó que, a diferencia de otros países, Hungría no enfocó su política familiar a dar dinero por tener hijos, sino que montó un amplio sistema de apoyos para que las familias “no vivan de sus hijos, sino para sus hijos”: subsidios para matrimonios jóvenes, préstamos para vivienda respaldados por el estado y disminución de créditos hipotecarios con la llegada de los hijos, y la reducción progresiva del impuesto sobre la renta por el número de hijos (la mayoría de las familias del país con 3 o más hijos no pagan ningún impuesto sobre la renta personal).

También hay apoyo a la compra de vehículos para familias numerosas, respaldo financiero a las madres que cuidan a sus hijos pequeños, una amplia red de guarderías para quien se reincorpora al mercado laboral, una modalidad dónde los abuelos pueden realizar la labor de cuidado de los nietos con remuneración y la reducción fiscal a empresas que contratan madres, entre otras. Todo orientado a formar un ambiente social favorable a las familias y a garantizar un horizonte de previsibilidad para los padres. En Europa, el gobierno húngaro es el que gasta más en familias, representando casi el 5% del PIB.

En el coloquio participó Ángela Gandra, Secretaria Nacional de Familia de Brasil, y 25 representantes políticos más, así como una centena de líderes ciudadanos de 22 países de ambos lados de América y Europa: Argentina, Austria, Bélgica, Brasil, Chile, Colombia, Costa rica, Ecuador, España, Estados Unidos, Guatemala, Hungría, Italia, Lituania, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Suiza y Uruguay.

La PNfV es una red internacional de representantes políticos y tomadores de decisión que promueven y defienden la vida, la familia y las libertades fundamentales.

 

Infovaticana.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *