LIBERTAD CATÓLICAGuerra de la Unión Europea contra Hungría…sólo por prohibir pedofilia, porno y contenido LGBT para niños.

ACNjunio 24, 2021

La narrativa falsa continúa contra la ley aprobada por el Parlamento húngaro que lucha contra la pedofilia y prohíbe la pornografía y el contenido LGBT para niños menores de 18 años. Graves ataques de los líderes de la UE (desde von der Leyen hasta Michel) y 17 países miembros (incluida Italia), en violación de los Tratados. Hoy es el país de Orban, mañana será el turno de cualquiera que se oponga a la agenda del arco iris.

El día que el Parlamento Europeo aprobó la indigna e ilegal Resolución Matic sobre el “derecho humano” al aborto (378 votos a favor y 255 en contra, 18 abstenciones) se escenificó la condena en el Consejo Europeo, sin ningún fundamento, Hungría por haberla aprobado una ley que castiga severamente la pedofilia y prohíbe el adoctrinamiento LGBT. ¿Serían estos los herederos del venerable hijo de Dios y fundador de la UE Robert Schuman?

La gran mentira se ha producido en las instituciones europeas y, lamentablemente, en muchas capitales de sus países miembros, todos alineados para apedrear a Orban y llevarse la medalla del mejor promotor de la ideología LGBT. Una falta. Hemos dicho de la ley húngara : prevé la lucha contra la pedofilia, el aumento de las penas para los ‘orcos’, la protección de la identidad biológica, la protección de los niños, la prohibición de la difusión y promoción de material pornográfico entre los menores de 18 años, un registro de organizaciones y proyectos reconocidos para el cuidado y la educación de los niños.

La narrativa de los medios de comunicación – claramente falsa y descaradamente ideológica, como ya se describió en la Brújula.– pintó las normas como “homotransfobias”. Esto por sí solo debería haber llamado la atención de todos. Desacreditar a las personas y naciones que luchan abiertamente contra la pedofilia y la pornografía infantil es parte del intento de las muchas, demasiadas redes de pedófilos que quieren continuar imperturbables con sus abusos y asesinatos. Bueno, Orban (que defiende a los niños) sería el “ogro”, mientras que la Comisión Europea y el Parlamento serían los campeones de la justicia, aunque no se hayan pronunciado ni abierto procedimientos contra países donde pedófilos y pornógrafos infantiles llevan años comprando de inocentes; las encuestas de los últimos años muestran la laxitud consolidada y la complicidad autoritaria de Alemania, Francia y Holanda.

Ordenemos en esta maraña de mentiras . La ley húngara fue aprobada el 15 de junio, con dos tercios de los votos disponibles y solo un voto en contra, mientras que la oposición socialista y liberal decidió no participar en la votación marcando la ley como “homotransfobia”. El 22 de junio, en la reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la UE, por iniciativa de Bélgica (gobierno en el que “Petra” De Sutter, la primera gobernante transexual en la historia de Bélgica, ocupa el cargo de viceprimera ministra), 13 países firmaron una declaración conjunta contra la ley húngara. (Bélgica, Alemania, Francia, España, Irlanda, Holanda, Suecia, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Lituania, Luxemburgo e Italia). La ley seria fue, según los peticionarios, “discriminatorio para las personas LGBTI, contrario a los valores y principios europeos y la Comisión debería haber utilizado todas las herramientas necesarias para hacer cumplir las normas europeas, hasta la denuncia ante el Tribunal Europeo”.

El 23 de junio, el presidente de la República de Hungría, János Áder, firmó la ley a pesar de las solicitudes de no hacerlo de Amnistía Internacional, Human Rights Watch y diversas organizaciones LGBT. El mismo día, la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, declaró considerar la ley húngara una “vergüenza” y una carta, con el inicio de un procedimiento formal de impugnación por el Comisario de Justicia, Didier Reynders, y por el Comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, se envió a la Ministra de Justicia de Hungría, Judit Varga, para que le explicara todas las explicaciones antes del 30 de junio. El Primer Ministro Orban respondió, definiendo vergonzosas las palabras del Presidente de la Comisión, porque: “… la ley húngara recientemente aprobada protege los derechos de los niños, garantiza los derechos de los padres y no se aplica a los derechos de orientación sexual de los mayores de 18 años de edad, por lo que no contiene elementos discriminatorios “.

La falsa narrativa sobre la naturaleza y el contenido de la ley continuó ayer en la prensa del único régimen global, desde The Guardian hasta Deutsche Welle , desde El País hasta Le Monde . A estas alturas la maquinaria del régimen se había puesto en marcha, violando todas las reglas mínimas de autonomía, reserva legislativa, tratados internacionales europeos, autonomía legislativa y de toma de decisiones de los estados. En esta polémica la reivindicación europea es clara, hoy hacia Orban y mañana hacia cualquier otra persona: el adoctrinamiento LGBT debe promoverse en las escuelas y en los medios de comunicación para todas las edades, para todos los niños y no solo a partir de los 18 años.

Más grave aún, la elección ilegal del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel , de incluir el debate sobre la ley húngara en la agenda de los 27 líderes europeos, en abierta violación de todas las normas formales e informales del Consejo y cediendo a la presión. de 17 países (Austria), incluida Italia, y el lobby LGBT se han sumado a las 16 iniciales – ver carta en la foto -. A pesar de que en la carta de invitaciónEn la cena del 25 de junio de los Jefes de Estado y de Gobierno no se mencionó el tema de discusión húngaro, el presidente Michel ya permitió ataques contra Hungría y la ley contra la pedofilia en la primera reunión de ayer. El Consejo Europeo tuvo que decidir sobre cuestiones cruciales (inmigración, relaciones con Turquía, Rusia y EuroSummit sobre moneda y mercado), ciertamente no para insultar a Hungría.

No obstante, en las primeras tres horas de la cumbre se escucharon flechas contra Orban.; el mismo invitado especial a la reunión, Antonio Guterres, secretario general de la ONU, participó en el juicio sumario contra Hungría. El mandato a Orban es claro: abolir la ley o salir de la UE. En primera fila los escandinavos y los Países Bajos, además de Macron que, en su casa, promueve la bárbara “Ley de la Bioética”. Esta UE, que viola abiertamente todos los tratados existentes, todas las competencias nacionales y chantajea a los países con los fondos de Recuperación y Próxima Generación, quiere imponer la nueva doctrina LGBT en Hungría y aboga por un nuevo gobierno anti-Orban para las elecciones de 2022 ‘. Italia apoya , como se ve, los procedimientos contra Orban. Esto significa que, una vez que se apruebe el Zan Bill, se impondrá el adoctrinamiento LGBT a todos los niños italianos, de cualquier edad y por cualquier medio.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *