CULTURA RELIGIOSANegar Comunión a abortistas, reafirma: los Mandamientos, la Ley Natural, los Principios Innegociables y la existencia de actos intrínsecamente malos.

ACNjunio 22, 2021

La decisión de los obispos estadounidenses sobre la admisión a la Comunión, también tiene importantes repercusiones para la Doctrina Social, porque recrea la Doctrina de Principios Innegociables que este pontificado había abandonado y negado.

La decisión de los obispos estadounidenses con respecto a la no admisión a la Comunión Eucarística de los partidarios públicos del aborto (ver aquí y aquí) tiene consecuencias positivas también en el campo de la doctrina social de la Iglesia y no solo en el de la doctrina y la vida sacramental. De hecho, la decisión tomada por la mayoría de los obispos estadounidenses, de seguir no admitiendo a la comunión a los abortistas declarados e iniciar el proceso de redacción de un documento magisterial sobre el tema, vuelve a poner en juego la doctrina de los principios no negociables. Esta doctrina fue completamente abandonada y negada durante este pontificado, en marcado contraste con el anterior. Sus partidarios esperaban que se reviviera a partir de los problemas de la presencia de los católicos en la sociedad, pero ahora se repite de manera impredecible desde dentro de una cuestión sacramental.

Durante la discusión preliminar del voto de los obispos, numerosas intervenciones habían sacado a relucir la política. Antonio Spadaro, director de La Civiltà Cattolica y acérrimo partidario de la admisión del presidente Biden (y de quienes como él) a la Comunión, había dicho que con la prohibición existe el riesgo de utilizar la Eucaristía con fines políticos. Es decir, parece entender, etiquetar a uno u otro político en el sentido católico. Durante el debate en la Conferencia Episcopal, el obispo de San Diego dijo que de esta manera se corre el riesgo de eclipsar otros problemas políticos, como la pobreza y el medio ambiente, haciendo del tema del aborto el único tema político verdaderamente destacable. Este argumento también había sido apoyado por otros obispos progresistas.

Declaraciones similares indican que la decisión sobre la admisión a la Sagrada Comunión tuvo y también tiene repercusiones en la visión de la política. Si se hubiera bloqueado la práctica de no admisibilidad de los abortistas a la comunión, se habría producido una separación entre la vida política pública y la vida sacramental; y la Eucaristía, es decir, el corazón de la vida de la Iglesia, habría sido indiferente a la posición de los católicos en la sociedad. Esto, después de todo, lo quería el padre Spadaro. En segundo lugar, el tema de la vida habría perdido su preeminencia como el primero y fundamental entre los principios no negociables y todos los temas de la agenda política se habrían colocado en un mismo nivel: la vida humana como biodiversidad, la familia y la procreación. como la lucha contra la pobreza, etc. De esta forma se perdería el orden entre los diversos temas sociales, eso habría sido objeto de preferencia política subjetiva por parte de todos. Ningún principio podría seguir siendo una luz para los demás.

Los obispos estadounidenses, con su decisión de mantener la prohibición y garantizar la “coherencia eucarística”, han tenido el gran mérito -indirecto, pero siempre mérito- de reafirmar que hay actos públicos que son objetiva y gravemente injustos que nunca pueden ser aprobados, no sólo por la Iglesia sino por cualquieraNo se les aplica ningún discernimiento de conciencia porque esos actos son precisamente objetivos y públicos y es sobre esta objetividad y publicidad suya sobre la que se ejerce el juicio moral y religioso. Por tanto, reiteraron que siempre hay actos intrínsecamente malos ( intrinsece mala) no solo en el nivel religioso sino también en la moralidad natural. Restablecieron la continuidad entre la ley natural y la lógica eucarística, de modo que esta última, al impedir que los abortistas accedan al Sacramento, reconfirma, mientras tanto, la primera.

Finalmente, reafirmando la “no negociabilidad” de la admisión a la Eucaristía de quienes promueven el aborto, reafirmaron el mismo principio – la no negociabilidad – en el campo de la moral pública y el derecho natural. Si se puede hablar de no negociabilidad en la disciplina del acceso a la Eucaristía, y si el acceso a la Eucaristía no se desconecta de los Mandamientos que también regulan la moral pública, porque la nueva ley no elimina la ley antigua sino que confirma y purifica, entonces, debe volver a ser posible hablar de principios no negociables en la vida pública, social y política.

Los obispos estadounidenses han enseñado implícitamente que no es posible acceder a la Eucaristía si en la propia vida política se contradice la ley natural contenida en el DecálogoNo se puede acceder a Cristo Salvador si se niega a Cristo Creador, porque se introduciría una fractura en Cristo mismoEl Legislador de los Mandamientos y el Legislador de las Bienaventuranzas es el mismo Dios. El Padre Cornelio Fabro escribió: “Una religiosidad sin compromiso moral serio es una burla de Dios, que ahora ha sido consumida por el protestantismo”. Los obispos estadounidenses reiteraron la esencia del Sacramento Eucarístico, que es una “nueva creación” que no puede contradecir la verdad de la creación, y así confirmaron la continuidad entre la razón y la fe, entre la moral natural y la moral religiosa, evitando la fractura entre las dos dimensiones. de origen protestante.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *