COVID-1914% de las embarazadas vacunadas en E.U., sufrieron muerte de su hijo en el vientre.

ACNjunio 22, 2021

Un estudio observacional, publicado por el New England Journal of Medicine , en mujeres embarazadas vacunadas en los E.U. con Pfizer (que no recomienda la vacuna para ellas), o Moderna, encuentra que el 14% de los embarazos terminaron con la muerte del feto. Datos que son preocupantes y que deberían llevar a madres y ginecólogos a ser más cautelosos.  

El abanico de ensayos de vacunas se amplía cada vez más: además de los heterólogos y los ensayos que se están realizando actualmente para llevar a la reducción de la edad de administración de vacunas hasta los recién nacidos, también encontramos un campo de experimentación más: el de la gestación. . Un área que debería implicar una precaución considerable.

Desde que existen las vacunas , siempre se ha prestado especial atención a no administrar vacunas que, como muchos otros medicamentos, podrían interferir en los mecanismos de la embriogénesis y causar defectos de nacimiento. Solo en años muy recientes se ha dado luz verde a la vacunación contra Difteria-Tétanos-Tos ferina (trivalente) en mujeres embarazadas, pero solo después de la semana 28 de gestación, precisamente para evitar este daño al embrión. Una segunda vacuna permitida durante el embarazo es la vacuna contra la gripe. No se practican otras vacunas.

En el caso de las nuevas vacunas anti-Covid , por sus características de fármacos extraordinariamente autorizados y los escasos estudios relacionados con su eficacia y seguridad, se requirió aún mayor cautela en su uso. Así fue, pero solo al principio. La hoja de datos de Comirnaty, la vacuna de Pfizer, que no ha cambiado desde su aprobación, establece claramente que la vacuna no debe administrarse durante el embarazo, ni siquiera durante la lactancia. La otra vacuna mRna, Moderna, tiene un poco más de matices, ya que se afirma que no existen estudios sobre los efectos de la vacuna en los fetos y se deja la decisión de administrar o no el producto al médico vacunador.

Por tanto, si el fabricante de la vacuna más utilizada no dudaba en desaconsejar a las mujeres embarazadas o postparto, cada vez más ginecólogos parecen contradecir las indicaciones prudenciales de la compañía en sus decisiones. De hecho, cada vez más futuras madres reciben la vacuna de su ginecólogo, definida como “absolutamente inofensiva”, y por tanto, debe hacerse. Una vez más, en cuanto a los muy pequeños y los niños, se descuidan por completo los datos epidemiológicos, que ven a las personas pertenecientes al grupo de edad entre 20 y 40 años (edad habitual en la que se produce la concepción y el embarazo) con niveles de mortalidad y letalidad, no para mencionar la morbilidad en sí, muy baja.

Los ginecólogos vacunistas -a quienes la institución de salud pública parece estar echando una mano a través de circulares y nuevas pautas con las que les gustaría eliminar por completo cualquier referencia a las indicaciones de las propias compañías farmacéuticas- también deberían hablar con sus pacientes sobre los riesgos de esta. vacunación, que a diferencia de la difteria-tétanos-tos ferina se puede realizar a cualquier edad gestacional, incluso al inicio, cuando el proceso de embriogénesis es muy delicado.

Los riesgos están ahí, están documentados y las cifras realmente impresionan. Simplemente vaya y vea una publicación reciente del New England Journal of Medicine , una de las revistas médico-científicas más prestigiosas del mundo. El artículo en cuestión se titula Hallazgos preliminares de la seguridad de la vacuna de ARNm Covid-19 en personas embarazadas .

Se trata de un estudio observacional en mujeres embarazadas vacunadas con las dos vacunas de ARNm en los Estados Unidos desde finales de diciembre de 2020 hasta finales de febrero de 2021. Dos meses de vacunaciones. Los investigadores utilizaron datos de farmacovigilancia implementados sobre la base de informes espontáneos de los pacientes, un sistema llamado VAERS, es decir, Sistema de notificación de eventos adversos de vacunas . Por tanto, los datos podrían subestimarse.

El número de casos examinados fue de 35.691 . Sin embargo, lo más impresionante de los resultados del estudio, que encontró los eventos adversos habituales de las vacunas, es la cantidad de abortos espontáneos que ocurrieron después de la vacunación: el 14% de los embarazos terminaron con la muerte del feto. Además, se han registrado varios eventos adversos neonatales, con alrededor del 10% de los nacimientos prematuros y con el 3% de los bebés que nacen con bajo peso.

Si se quisiera entender , en el contexto del gran ensayo de vacunas, el efecto de la administración en mujeres embarazadas, se diría que ya existen datos significativos sobre los que reflexionar, para evitar el 14% de los abortos espontáneos, muertes absolutamente evitables. Covid se puede curar, el daño prenatal es mucho más letal. Los ginecólogos que recomiendan las vacunas se encargan de ello, y sobre todo las madres que se preocupan por sus hijos.

 

PAOLO GULISANO.

23 de junio de 2021.

lanuovabq.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *