EL MUNDONarrador de historias homosexuales, un sacerdote laicizado, recibido en el Vaticano.

ACNjunio 21, 2021

Francesco Lepore, de 45 años, que trabajaba en el departamento de latín del Vaticano, dejó el sacerdocio hace años para convertirse en homosexual profesional, escribiendo para una página web italiana de homosexuales.

New York Times.com (18 de junio) le permitió desgranar los mitos habituales del homosexismo. Así, Lepore, que nació en Benevento como hijo de un profesor de latín, afirma con humor que a los 6 años ya tenía tentaciones homosexuales. Se matriculó en el seminario menor y se hizo sacerdote a los 24 años.

En 2002, llegó a Roma y conoció -al menos en su imaginación- “un mundo de sacerdotes homosexuales sexualmente activos”. Un confesor le dijo que nunca debería haberse hecho sacerdote pero que, ya que lo era, debía continuar. Lepore supuestamente pensó en la “condenación eterna”, pero evidentemente no lo suficientemente en serio.

Entonces, después de sólo tres años en el sacerdocio, Lepore supuestamente se tomó un “año sabático” y se matriculó en la Universidad de Nápoles.

En el verano de 2003, con 27 años, fue contratado por el Vaticano. Tras lo que él llama “intrigas”, perdió su trabajo y se convirtió en secretario del cardenal Jean-Louis Tauran (+2018) en la Biblioteca Vaticana.

Dejó de celebrar la misa, continuó con los encuentros homosexuales y -en lugar de enmendar su vida- empezó a sentirse “como un hipócrita”.

En un caso de “autosabotaje”, visitó páginas porno en el ordenador de su oficina, tuvo que dejar el Vaticano, pasó cuatro años en lo que él llama `tierra salvaje´: lugares de cruising homosexuales y fiestas con drogas en la Abadía de Montecassino.

Al parecer, todavía muy bien relacionado, Lepore dice que un cardenal informó a Francisco en 2013 sobre su situación. Francisco -que no recibe a muchos cardenales- llamó a Lepore, lo elogió por no llevar supuestamente una “doble vida”, le dijo que lo ayudaría, le envió un sobre con 2.000 euros y acordó retirarlo del estado clerical en agosto de 2014, aunque Lepore había dejado el sacerdocio casi una década antes.

Para inflar su importancia, Lepore afirma que “el 80% del personal del Vaticano es homosexual”. No es de extrañar que en noviembre de 2020, Andrea Tornielli, el director editorial de VaticanNews.va, le invitara a hablar para el podcast en latín del Vaticano.

Tornielli confirmó el encuentro pero declinó hacer comentarios.

en.news.

 

Sacerdote gay se enamora de otro sacerdote, deja la Iglesia y se convierte en activista LGBT.

Por Fabiano Minacci.
28 jun 2019.

De sacerdote a activista LGBT y editor en jefe del sitio web Gaynews, esta es la historia de Francesco Lepore , quien compartió su experiencia con Fan Page.

“A los 14 años entré al seminario y ya sabía que era homosexual y lo viví como algo pecaminoso, un error de la naturaleza. Vi en el sacerdocio un camino de reparación. Fue una especie de auto-latigazo que realizado condenando el ejercicio de la homosexualidad. Mis padres espirituales me impusieron el uso de penitencias corporales, como el cilicio. En Santa Marta había un mundo de comportamientos no convencionales por parte de los sacerdotes. Había pero lo sabíamos, incluso nos reímos de ello. Por ejemplo, había monseñores que llevaban a su compañero o al amante actual a su habitación, presentándolos como sobrinos o primos. Me enamoré de un sacerdote. Con él se acabó porque decimos que tuvo una vida muy libre. Sin embargo, sentí que había roto una obligación asumida ante la Iglesia y Dios en quien creía. En cuanto a los sacerdotes homosexuales, entiendo el deseo de momentos de cariño, pero un sacerdote que tenga este comportamiento permanente debería hacerse algunas preguntas sobre todo porque aboga por una enseñanza muy ofensiva y perjudicial para la dignidad de los homosexuales y transexuales “. .

A diferencia de muchos otros sacerdotes, Francisco decidió dejar el sacerdocio y antes de despedirse finalmente de la iglesia, el hombre recibió la llamada del Papa Francisco.

“No es fácil dejar el sacerdocio, se renuncia a un ingreso seguro y privilegios. Por eso muchos no lo hacen. Al dejar el sacerdocio, le escribí al Papa Francisco. Al día siguiente, a las 16:30 horas, recibí una llamada. al otro lado del receptor había una voz hispana. El Santo Padre me agradeció mi constancia y me bendijo ”.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *