AméricaIGLESIA EN MOVIMIENTOVIDA Y FAMILIAComunión a los abortistas, No; Derrotados, los cardenales pro Biden.

ACNjunio 19, 2021

Derrota rotunda para la minoría liderada por los cardenales Cupich, Gregory, O’Malley en el tema de la Comunión a los políticos abortistas. La Conferencia Episcopal de Estados Unidos defendió ese espacio de iniciativa reconocido por el Concilio Vaticano II y reafirmó las funciones que le fueron asignadas en la carta apostólica Apostolos suos.

En la reunión virtual de la Conferencia Episcopal Americana, una gran mayoría aprobó la propuesta de autorizar la redacción de una declaración formal sobre el significado de la Eucaristía en la vida de la Iglesia: 168 sí, 55 no y 6 abstenciones. Un desenlace superior a los pronósticos de la víspera que ya dieron los favorables imponiendo, pero con un margen menor.

Derrota rotunda para la minoría encabezada por los cardenales Cupich, Gregory, O’Malley de Boston y Tobin que en mayo habían enviado una carta al presidente de la Conferencia, monseñor Gómez pidiéndole que cancelara la discusión sobre la comunión de la agenda de la asamblea. Los  no , de hecho, fueron menores que el número de obispos que promovieron el llamamiento a la cabeza de la USCCB.

Por lo tanto, algunos de los 67 signatarios deben haberse arrepentido y cambiado de opinión en el momento de la votación. El visto bueno para la redacción del documento llega después de casi tres horas de discusión que tuvo lugar el jueves. Los obispos de barras y estrellas dieron una buena prueba de sinodalidad, convirtiéndose en los protagonistas de una discusión apasionada y participativa que dará sus frutos durante el trabajo del comité doctrinal llamado a elaborar el texto.

Cualquier intento de posponer o eliminar de la agenda un tema particularmente sentido por un episcopado forjado en la temporada wojtyliana ha sido bloqueado. El encuentro de los últimos días y el resultado de la consulta también demostraron que hablar de una escisión no es exactamente correcto: la gran mayoría de los obispos locales sienten la necesidad de una declaración formal sobre la coherencia eucarística. Al insistir en la confrontación y la votación, la Conferencia Episcopal de Estados Unidos defendió el espacio de iniciativa reconocido por el Concilio Vaticano II y reafirmó las funciones que le fueron asignadas en la carta apostólica Apostolos suos.

Cerca de la inauguración de la asamblea virtual , también se produjo la intervención en el New York Times del padre Antonio Spadaro según la cual “la preocupación en el Vaticano es no utilizar el acceso a la Eucaristía como arma política”. Palabras citadas por unos sesenta dem parlamentarios en una declaración crítica contra la decisión de los obispos.

Sin embargo, no es la primera vez que se plantea en la Iglesia la cuestión del acceso a la comunión en el caso de políticos que han propuesto o defendido leyes contrarias a los llamados valores no negociables. La Nota transmitida en 2004 por el Cardenal Joseph Ratzinger, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, se recuerda a menudo al Cardenal Theodore E. McCarrick en la que se reiteró que “el ministro de la Sagrada Comunión debe negarse a distribuirla” a un Político católico que hace “campaña sistemática” y vota “por leyes permisivas sobre el aborto y la eutanasia”.

Sin embargo, otra postura clara sobre el tema que se refiere directamente a Jorge Mario Bergoglio no se menciona . En 2007, de hecho, el futuro Papa Francisco fue presidente del comité de redacción del documento final de Aparecida en el que leemos: “Debemos comprometernos  con la coherencia eucarística , es decir, debemos ser conscientes de que una persona no puede recibir la Sagrada Comunión”. ya la vez actuar o hablar en contra de los mandamientos, particularmente cuando se apruebe el aborto, la eutanasia y otros delitos graves contra la vida y la familia. Esta responsabilidad recae sobre todo en los legisladores, gobernantes y profesionales de la salud ”.

El texto de esa quinta conferencia general del episcopado latinoamericano y caribeño es considerado uno de los puntos de referencia de la visión bergogliana, hasta el punto de señalar su contenido a los obispos argentinos -una vez electos al trono pontificio- como “las pautas de los cuales tenemos necesidad para este momento histórico “. También fue la primera lectura recomendada a los sacerdotes de Roma en el encuentro inaugural como  su  Obispo en 2013. Hay quienes quisieran acusar a ese Documento, cuya redacción está indisolublemente ligada al nombre del futuro Papa Francisco y que él mismo continúa hoy, ara dar la comunión a los jefes de Estado y prelados de todo el mundo – ¿Haber utilizado el acceso a la Eucaristía como arma política?

 

Por NICO SPUNTONI.

Domingo 20 de junio de 2021.

lanuovabq.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *