CULTURA RELIGIOSAIGLESIA EN MOVIMIENTO“Ceñirse a la Tradición”, indispensable para que la Iglesia salga de su crisis.

ACNjunio 19, 2021

La Iglesia puede salir de esta difícil situación “sacando al Concilio Vaticano II de la montaña de controversias que lo abrumaban y entendiendo que es necesario ceñirse a la Tradición”. Lo importante es entender que “todo debe ser un instrumento para el encuentro con el Señor”, ayunar y rezar para ser dóciles al Espíritu Santo. Hoy todos los problemas “tienen que ver con la sexualidad humana” y es fundamental “entender por qué la moral católica requiere un compromiso exigente”. La modernidad es un desafío y llama a los cristianos a profundizar en su fe. La Bussola entrevista a Rosanna Brichetti Messori, autora de Tornare al centro .

Regreso al centro (Ares, 2021, pp. 152) es el nuevo libro de Rosanna Brichetti Messori; reflexiones y visiones adquiridas en el largo tramo de vida recorrido por el autor, que ayudan a comprender las raíces de la desorientación que se está produciendo en el mundo católico y a redescubrir el camino principal, el de la nueva vida de la relación íntima con el Señor en el antiguo camino de la Tradición. La Nuova Bussola la entrevistó.

Brichetti Messori, André Charlier (1895-1971), educador y escritor francés, repetían a menudo que la regla de la vida espiritual es “refrescar la mirada que tenemos sobre las cosas esenciales”. No son las cosas esenciales las que deben cambiarse, sino nosotros quienes las miramos. ¿Podría ser un resumen de su libro?

Me encuentro de lleno. No en balde elegí, como subtítulo del libro, la máxima de Sant’Angela Merici: “Sigue el camino viejo y vive una vida nueva“. Maxim que encontré por casualidad, un día cuando fui a hacer la adoración en una iglesia; a la salida de la iglesia dedicada a ella, hay un icono de la Santa sosteniendo un pergamino con esta frase escrita en él. Entendí que era la síntesis de mi libro; Estoy convencido de que esta difícil situación de la Iglesia se puede superar intentando redescubrir el importante paso del Concilio Vaticano II, desenterrándolo de la montaña de polémicas que la abrumaban y entendiendo que es necesario permanecer en la Tradición, haciendo nueva vida. . Revisando las mismas cosas con los ojos abiertos, más vivos.

El Concilio Vaticano II fue un recordatorio fuerte y saludable de las Escrituras y los Padres de la Iglesia. No ha habido una época histórica como la nuestra que haya tenido ediciones críticas de la Biblia e incontables escritos de los Padres disponibles. Sin embargo, nos hemos descarrilado sensacionalmente.

El problema es que todo debe ser un instrumento para el encuentro con el Señor. El exégeta y el teólogo están particularmente expuestos a peligros; se necesita mucha fe. Debemos hacer como los iconógrafos orientales que pintan iconos ayunando y rezando. El riesgo del orgullo humano, que lo penetra y trastorna todo, es realmente grande. Debemos redescubrir una auténtica docilidad al Espíritu Santo, una dimensión de vida verdaderamente contemplativa, una vida junto al Señor. Es bueno investigar el misterio de Dios, pero si lo hacemos solo con la cabeza, confiando casi exclusivamente en nuestra razón, entonces realmente nos exponemos a innumerables peligros. Dios debe seguir siendo el Señor: es él quien debe guiar nuestra vida, nuestro trabajo; en cambio, seguimos nuestro propio camino y luego le pedimos a Dios que bendiga nuestros proyectos.

El arco de su vida abarca la fase histórica antes, durante y después del Vaticano II. ¿Qué ha ganado en su experiencia de este segmento particular de la historia de la Iglesia?

Quizás antes estábamos sentados un poco en la fe; todo apoyó la fe en los años previos al Concilio. Y esto estuvo bien. El riesgo, sin embargo, era el de una fe algo superficial, de una cierta distancia de las Escrituras que eran un texto algo “blindado”. Esta fe un tanto habitual se vio seriamente dificultada por el avance de la modernidad.

De hecho, cada generación está llamada a recuperar la fe.

Diría que todas las personas de su generación. La construcción del cristianismo se sostuvo, fue hermosa, alimentó la vida de las familias, “produjo” santos; pero luego no se resistió. Por eso es legítimo preguntarnos qué tan profundamente arraigada estaba la fe en las personas, qué tan profunda era la relación con el Señor.

De hecho, incluso el fenómeno del atuendo sacerdotal y religioso arrojado a los vientos de esos años plantea interrogantes.

Es tan. He vivido años en los que todos los días escuché de personas que abandonan el sacerdocio o la vida religiosa. Entonces está claro que el otro lado ha exagerado; y así se han creado frentes opuestos. Creo que en el momento histórico actual el “cristianismo” es imposible de reconstruir (lo que no significa que no pueda serlo más adelante); sin embargo, lo que podemos y debemos hacer ahora es reconstruir la fe de los cristianos.

En el capítulo 6, afirma haber tomado “una pendiente peligrosa”. ¿Qué te hizo tomar esta porcelana?

Sí, yo también me había “movido” hacia un lado que podríamos decir progresista. ¿Por qué? ¡Por las mismas razones que encontramos hoy detrás del sínodo en Alemania! Estaba perdiendo el equilibrio: cuando salió Humanae VitaeMe escandalizó, dije que la Iglesia no entendía. En cambio, una persona extraordinaria como Flora Gualdani había captado su riqueza y valor. Yo, en cambio, estaba en la posición exacta de quien esté llevando a cabo este sínodo: había perdido la orientación básica; Había olvidado que la fe cristiana requiere dominio propio. Y la sexualidad es una clave fundamental: si lo notas, todos los problemas de hoy tienen que ver con la sexualidad humana. Entender por qué la moral católica requiere un compromiso exigente en esta dimensión es fundamental: se trata de descubrir su grandeza, tener plena confianza en lo que Dios pide. La distorsión actual de la sexualidad indica una falta de relación con Dios, de confianza en Él. Y es precisamente en la experiencia de ser amado profunda y personalmente por Dios donde se redescubre la dimensión fundamental de la sexualidad. No es siguiendo la moral católica, sino corriendo tras el placer de la sexualidad que uno sufre.

El problema es que somos incapaces de amar de verdad y debemos reconocer que necesitamos aprender.

Y la modernidad no nos ayuda en eso, al contrario. El concepto más popular de amor corresponde al placer físico y al bienestar psicológico. Por eso es necesario tener un poco de paciencia con la gente de hoy: desde muy pequeño se inicia en un aprendizaje opuesto al amor cristiano. Hace años este no era el caso: había una orientación cristiana subyacente; hoy hay que reconstruir todo y tenemos que hacerlo desde cero, haciéndonos cargo de la formación de nuestros hijos. Poco a poco, con humildad. Es necesario luchar contra leyes erróneas, salvar un espacio público para la fe, pero no es suficiente. Además, somos una minoría. Para ello debemos partir de nuestras pequeñas comunidades. Hay grupos de madres, familias, personas que se organizan para reunirse a rezar, a profundizar en la fe.

Un renacimiento lento pero imparable.

Debemos darnos cuenta de que el trabajo actual es también una gran posibilidad que se nos da, aceptando la cruz de este pasaje. Algo ya se mueve, se esconde, pero no menos real; incluso entre sacerdotes. Pero la modernidad y quizás nosotros también dentro de la Iglesia debemos tocar fondo y empezar de nuevo.

Es una visión optimista, pero nada irreal.

Es el optimismo de la fe. Si creemos que Jesucristo es lo que es, solo puede suceder así, aceptando, sin embargo, con humildad convertirnos en minoría y reconocer nuestras limitaciones.

En su texto emerge una profunda sintonía con Benedicto XVI, particularmente en su análisis de los dos mundos (y modos) opuestos de vivir la fe: por un lado la actitud de los “señores de la fe”, por otro lado la de aquellos que dejan “dominar por la fe”.

Somos los primeros en necesitar esta conversión, que aprendemos poco a poco, resistiendo esa fuerte atracción que tenemos hacia nosotros mismos, esa convicción de poder hacerlo solos. Una dimensión muy hermosa que el Concilio ha sacado a la luz es la de la fe como historia de salvación: hay una libertad que pide ser dirigida día tras día, ya sea hacia el bien o hacia el mal. La vida es una oportunidad para jugar con ella: convertirnos en hijos de Dios, hermanos de Jesucristo, para transformar nuestra vida en esa obra maestra que Dios ha diseñado para nosotros. La vida real es entrar en esta dinámica de amor a Dios, dejar que nos guíe a nosotros y a nuestra vida. El señorío de Dios no es violencia que aplasta, sino amor que nos hace crecer.

 

Por LUISELLA SCROSATE.

Domingo 19 de junio de 2021.

lanuovabq.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *