VIDA Y FAMILIA¿Qué escoges: la Ciudad de Dios o la ciudad del hombre? El transgénero no es de Dios.

ACNjunio 18, 2021

El famoso libro de San Agustín, La ciudad de Dios, identifica el “reino celestial” no como un lugar físico, sino como una forma de vivir de acuerdo con la Voluntad de Dios.

El gran filósofo del siglo V y Doctor de la Iglesia describe ciertos comportamientos y actitudes que debemos adoptar para ser incluidos en el reino. Y señala que cada uno de nosotros está llamado a decidir si convertiremos esos comportamientos y actitudes en parte de nuestras vidas.

En otras palabras, debemos elegir en qué ciudad deseamos vivir: la Ciudad de Dios (el reino celestial) o la Ciudad del Hombre (el reino terrenal).

Según mi experiencia, esta no es una decisión que tomemos de una vez para siempre. Más bien, es un proceso que se repite todos los días de nuestras vidas. Elegimos nuestra ciudad cada vez que hacemos un juicio moral, decidiendo seguir lo que sabemos que es el camino correcto, o bien, cortar algún rincón ético.

La mayoría de estas decisiones se refieren a pequeños asuntos. Y aunque el efecto acumulativo de tales elecciones determina nuestro destino moral, no vemos los resultados inmediatos de cada juicio, al menos no por lo general.

Sin embargo, en ocasiones nos encontramos con una elección cuyo contraste moral es demasiado marcado y cuyas consecuencias son obvias y amenazantes. Me di cuenta de tal situación esta semana, cuando recibí una llamada telefónica de un abogado que se encontraba en un dilema.

Este compañero trabaja para una agencia gubernamental en otro estado. Lo habían llamado para procesar una orden judicial para cambiar la identidad legal de un niño de 17 años que fue adoptado por una pareja del mismo sexo, ahora afirma ser una niña y ha comenzado tratamientos hormonales.

“¿Puedo hacer esto, padre?” me preguntó el abogado. “Sé en mi corazón que esto no está bien”.

Su dilema ilustra cómo la locura cultural que estalla de vez en cuando en la Ciudad del Hombre puede tener profundas consecuencias para la vida de personas inocentes. Recibo muchas preguntas de abogados, médicos, maestros y otros profesionales arrastrados a situaciones tan conflictivas moralmente.

Hay muchas personas buenas que luchan con difíciles problemas éticos de los que tal vez no nos demos cuenta. Y estas no son preguntas abstractas. Pueden afectar el sustento de una persona, sus responsabilidades cívicas, su reputación personal y su posición en la comunidad.

Como cristianos, nunca debemos promover lo que es maloPero se necesita una persona fuerte y devota para trazar una línea y decir: “Aquí es donde estoy. No puedo hacer lo que está mal “. Porque el precio de trazar esa línea puede ser alto. En el caso del abogado, esposo y padre de tres hijos, estaban en juego su trabajo y los beneficios del seguro.

A menudo sucede que tu instinto te dice qué es lo correcto, así que le pregunté: “¿Cómo te sientes al hacer esto?”
Dijo: “Me siento mal”.

Hablamos un poco más y al final de nuestra conversación me dijo: “Padre, no voy a hacerlo. Esto no es de Dios “. Eligió vivir en la Ciudad de Dios.

Todavía no conozco el resultado de la decisión del abogado, pero no soy un fatalista. Las cosas pueden salir bien. Recientemente, hubo una situación similar que involucró a un profesor de gimnasia en Virginia que se resistió a la política de su escuela de forzar el uso de pronombres “preferidos” para los niños que insisten en que son del sexo opuesto.

El maestro fue suspendido, pero acudió a la corte y ganó la reincorporación por motivos de la Primera Enmienda. El tribunal determinó que la escuela había violado su derecho a la libertad de expresión.

Es absurdo que deban librarse tales batallas, hay que correr esos riesgosPero así es la vida en la Ciudad del Hombre, el lugar de la idolatría, donde se nos dice que un niño puede convertirse en una niña o una niña en un niño, todo como expresión de la voluntad humana.

Así como los primeros cristianos sacrificaron mucho por su derecho a vivir de acuerdo con la Voluntad de Dios, esas batallas se están librando nuevamente. Ore por las personas valientes que continúan la lucha en nuestros días, tratando de vivir en la Ciudad de Dios.

 

Por el P. Michael P. Orsi.

Sacerdote de la Diócesis de Camden, Nueva Jersey, el Rev. Michael P. Orsi se desempeña actualmente como vicario parroquial en la parroquia St. Agnes en Naples, Florida. Es presentador de “Action for Life TV”, una serie de televisión por cable semanal dedicada a temas pro-vida, y sus escritos aparecen en numerosas publicaciones y revistas en línea. Sus episodios de programas de televisión se pueden ver en línea AQUÍ .

 

LIFESITENEWS.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *