VIDA Y FAMILIAEl deber sagrado del padre para con Dios, su esposa y sus hijos: el líder de la familia.

ACNjunio 18, 2021

Cuando un hombre se convierte en esposo a través del matrimonio, asume la autoridad sobre su nueva familia. Es una autoridad dada por Dios porque Dios le dijo a Eva que Adán sería su cabeza.

En el libro de Génesis, justo después de que Dios sorprendió a Adán y Eva en su desobediencia, Dios le dijo a Eva: “Con dolor darás a luz hijos, y estarás bajo el poder de tu marido, y él se enseñoreará de ti”.

La primera parte de eso es una maldición, pero la segunda parte acerca de que Eva estaba bajo la autoridad de Adán fue un recordatorio. Dios siempre tuvo la intención de que Eva viviera bajo la dirección de Adán, y ser sumisa no era parte de la maldición.

La autoridad de un hombre aumenta cuando él y su esposa son bendecidos con un hijo. Su unidad produce una nueva persona con un alma inmortal, un alma que existirá por toda la eternidad y que pasará esa eternidad en el cielo o en el infierno.

Su responsabilidad, al principio, es hacia la salvación de los demás. Pero cuando llegan los niños, los padres están obligados a enseñarles a conocer, amar y servir a Dios. Su propia salvación depende de ello.

Parte de ser el líder de la familia es mantener a aquellos sobre quienes el padre es responsable. El Catecismo del Concilio de Trento explica que Dios es descrito como “Padre Nuestro” porque Él provee para todas nuestras necesidades.

“Aunque desde la época de nuestros primeros padres y desde el momento de nuestro primer pecado hasta el día de hoy lo hemos ofendido con innumerables pecados y crímenes. Sin embargo, Él todavía conserva su amor por nosotros y nunca renuncia a su singular solicitud por nuestro bienestar, “se maravilla.

El Catecismo da el siguiente ejemplo de la extrema solicitud de Dios:

En el mismo momento en que nos imaginamos completamente perdidos y despojados por completo de Su protección, entonces Dios, en Su infinita bondad, nos busca de una manera especial y nos cuida. Incluso en su ira, él detiene la espada de su justicia, y no deja de derramar los tesoros inagotables de su misericordia.

De hecho, Dios correctamente maldijo a Adán y Eva por su pecado, diciéndoles: “Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra de donde fuiste tomado. Porque polvo eres, y al polvo volverás”. . ”

 

Los padres están obligados a enseñar a sus hijos a conocer, amar y servir a Dios. Su propia salvación depende de ello.Twitter.

 

Luego los expulsó del paraíso, para nunca regresar como antes. Pero incluso después de eso, las Escrituras señalan: “El Señor Dios también hizo para Adán y su esposa vestidos de pieles, y los vistió”.

Los padres deben ser misericordiosos, pero deben tener en cuenta que la salvación de sus hijos es una meta principal que deben lograr.

 

por Rodney Pelletier.

ChurchMilitant.com.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *