IGLESIA EN MOVIMIENTOMartes 15 de junio: renuncias y nombramientos papales. Y fin de campaña de Caritas “Comparte el Viaje”.

ACNjunio 15, 2021
Renuncias y nombramientos, 15.06.2021.

 

  • Nombramiento del nuncio apostólico en Ucrania
  • Nombramiento de Obispo Auxiliar de la Diócesis de Wabag (Papúa Nueva Guinea)

Nombramiento del nuncio apostólico en Ucrania

El Santo Padre ha nombrado al Reverendo Monseñor Visvaldas Kulbokas, Consejero de la Nunciatura, como Nuncio Apostólico en Ucrania, elevándolo al mismo tiempo a la sede titular de Martana, con la dignidad de Arzobispo.

Curriculum vitae

SE Mons. Visvaldas Kulbokas nació en Klaipeda (Lituania) el 14 de mayo de 1974.

Fue ordenado sacerdote el 19 de julio de 1998, incardinándose en la Diócesis de Telsiai (Lituania).

Tiene una licenciatura en Teología; Licenciado en Derecho Canónico.

Entró en el servicio diplomático de la Santa Sede el 1 de julio de 2004, ha trabajado en las Representaciones Pontificias en el Líbano, los Países Bajos, la Federación de Rusia, en la Sección de Relaciones con los Estados de la Secretaría de Estado y en Kenia.

Sabe italiano, francés, español, inglés y ruso.

Nombramiento de Obispo Auxiliar de la Diócesis de Wabag (Papúa Nueva Guinea)

El Santo Padre ha nombrado Obispo Auxiliar de la Diócesis de Wabag (Papua Nueva Guinea) al Rev. Justin Ain Soongie, del Clero de Wabag, actualmente Vicario General de la misma Sede y profesor en el Seminario de Banz, en la Arquidiócesis de Mt. Hagen, asignándole el domicilio social de Forma.

Curriculum vitae

SE Mons. Justin Ain Soongie nació el 2 de junio de 1973 en Tsikiro en la Diócesis de Wabag, Papua Nueva Guinea. Originario de la provincia de Enga, el 11 de mayo de 2005 fue ordenado sacerdote de la diócesis de Wabag.

Después de haber completado el postulantado (1993-1994) y el noviciado (1995-1996) con los Hermanos de la Caridad , continuó su camino formativo ad presbiteratum en el Seminario del Buen Pastor-Fátima (1997-1999) y en el Instituto Teológico Católico., Bomana (2002-2004). En 2014 obtuvo la licenciatura en teología moral en la Pontificia Universidad Urbaniana de Roma. Después de la ordenación ocupó los siguientes cargos: 2005: Vicario parroquial en Tsikiro; 2005 – 2006: vicario parroquial en Mang y Mariant; 2006 – 2011: párroco de Mang; 2011 – 2014: Estudios para la Licenciatura en Sagrada Teología en Roma en la Pontificia Universidad Urbaniana; desde 2014: párroco de Sari; desde 2014: Vicario General de la Diócesis de Wabag; desde 2014: Conferencista en el Seminario Banz en la Arquidiócesis de Mt. Hagen.

Aviso de conferencia de prensa, 15.06.2021

 

El jueves 17 de junio de 2021, a las 11:30 am , desde la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Conferencia de Prensa del Encuentro “Fe y Ciencia: Hacia la COP26”, patrocinado por las Embajadas del Reino Unido y de Italia a la Santa Sede, junto con la Santa Sede. El encuentro, que está previsto que tenga lugar en el Vaticano y en Roma el 4 de octubre de 2021, contará con la participación de líderes religiosos y científicos que juntos abordarán el tema del cambio climático y la necesidad de un compromiso global con el cuidado de creación.

Altavoces:

– SE Mons. Paul R. Gallagher , Secretario de Relaciones con los Estados;

– SE la Sra. Sally Jane Axworthy , Embajadora de Gran Bretaña ante la Santa Sede;

– SE el Sr. Pietro Sebastiani , Embajador de Italia ante la Santa Sede.

Conferencia al concluir la Campaña de Caritas “Comparte el Viaje”.  15.06.2021.

 

  • Intervención del cardenal Luis Antonio G. Tagle
  • Intervención de Mons. Bruno-Marie Duffé
  • Intervención  de Aloysius John
  • Intervención de Sor Maria de Lurdes Lodi Rissini

 

Intervento dell’Em.mo Card. Luis Antonio G. Tagle

Hace cuatro años, Caritas Internationalis lanzó una campaña en toda la confederación con la ambición de crear puentes de esperanza entre islas separadas por el miedo. Nos dimos algunos desafíos: no solo ver a los migrantes, sino mirarlos con compasión; no solo escuchar su voz, sino escuchar sus historias y preocupaciones; no solo pasar por el otro lado, sino detenerse, como buen samaritano, y vivir un momento de comunión con ellos.

Cuatro años después, puedo decir que la campaña Share the Journey nos ha ayudado a acercarnos a los migrantes, a abrazar su pobreza y sufrimiento, a levantarlos con la convicción de que no son números, sino personas con nombres, historias y sueños, y ver en ellos a Jesucristo, quien de niño se refugió en Egipto con sus padres.

Creemos que a través de esta campaña, Caritas ha ayudado a desarrollar y difundir una nueva cultura a nivel mundial, una cultura viva de encuentro personal, una nueva visión de acoger a la persona humana en el migrante.

Mi visita al campo de refugiados en Idomeni, Grecia en 2015 fue una experiencia religiosa que perdurará durante mucho tiempo. Guardo recuerdos de mi viaje al Líbano en 2016 cuando conocí a refugiados de Siria en el valle de Bekaa. En 2017 visité Jordania y tuve un encuentro edificante con refugiados de Irak. Y luego, en los campamentos de Cox’s Bazar Rohingya en Bangladesh que visité dos veces en 2018 y 2019. Recuerdo que tenía sentimientos encontrados. Una parte de mí se regocijaba de que se les prestara la atención que merecían como seres humanos. Pero al mismo tiempo, una parte de mí seguía triste porque me preguntaba si este era un estado de vida permanente para ellos o temporal. No puedo imaginar cómo responderían los padres si sus hijos les preguntaran qué futuro les espera. Incluso en mi propio país, me he encontrado con desplazados internos que llevan las heridas de conflictos violentos,

Estos refugiados me recordaron mis “raíces migratorias”. En ellos, vi a mi abuelo que nació en China, pero se vio obligado a dejar su tierra natal cuando era niño con su tío para las Filipinas en busca de un futuro mejor.

La campaña Share the Journey ha sido un gran momento de encuentro, solidaridad y, sobre todo, una expresión del amor de la Iglesia por las personas en movimiento. Los cristianos, musulmanes, hindúes, seguidores de otras religiones y aquellos sin religión fueron recibidos como personas humanas.

En un momento en el que COVID-19 debería conducir a la solidaridad global, y al mismo tiempo en que los Estados están más preocupados por proteger a sus propios ciudadanos, con el riesgo de intensificar el egoísmo y el miedo a los extraños, el fin de la campaña global de Caritas Internationalis . es un llamado a seguir compartiendo el camino con los migrantes, especialmente en este momento tan difícil. La campaña termina formalmente, pero la misión continúa.

El Santo Padre Francisco fue una fuente de inspiración para nuestra campaña. Nos acompañó en cada paso importante de este viaje. Nos animó a acoger, defender, acompañar e integrar a los migrantes.

Caritas Internationalis atendió este llamado y hoy podemos decir que lo hemos cumplido. Y vuelvo a decir que incluso si la campaña llega a su fin, nuestra misión hacia las personas en movimiento, es decir, los refugiados y los migrantes continuará. Invitamos a todas las personas de buena voluntad a vivir esta misión.

Intervento del Sig. Aloysius John

En 2017, Caritas Internationalis lanzó la campaña “Comparte el viaje” con el objetivo clave de vivir el imperativo moral de acoger y brindar hospitalidad a los migrantes y refugiados que huyen de las injusticias, los sufrimientos, la violencia y la pobreza en busca de una vida digna.

Durante estos cuatro años de campaña, Caritas Internationalis asumió sin descanso diferentes desafíos para manifestar su determinación no solo de acoger y brindar hospitalidad a los migrantes, sino también de motivar y movilizar a la ciudadanía a emprender diversas acciones de solidaridad para que ellos también puedan vivir esta obligación moral.

En diferentes países se llevaron a cabo una serie de actividades para sensibilizar al público sobre el difícil y peligroso viaje que emprenden los migrantes, dejando atrás a sus seres queridos y saltando hacia lo desconocido en viajes a menudo peligrosos donde la mayoría de ellos experimenta angustia y dificultades. De hecho, cientos de ellos han muerto a lo largo de este peligroso viaje.

La confederación emprendió estas actividades para compartir el mensaje de que la migración es una oportunidad para abrir los brazos para recibir al extraño, para compartir lo que tenemos con estos extraños para vivir en comunión y, sobre todo, para caminar simbólicamente con los migrantes. mostrando la solidaridad de la confederación con ellos.

Durante la conferencia regional de 2018 en Nueva Zelanda, hubo una “caminata para compartir el viaje”. Un migrante dijo: “No se puede imaginar cómo siento un sentido de pertenencia a la comunidad humana; cómo siento que somos hermanos y hermanas de una sola familia humana ”. Desde entonces, los miembros de Caritas Internationalis de todo el mundo han realizado caminatas de solidaridad simbólicas. Han recorrido alrededor de 600.000 kilómetros caminando con migrantes, el equivalente a dar la vuelta al mundo 15 veces.

La campaña “Comparte el viaje” tuvo como objetivo cambiar los corazones y plantar semillas de conciencia y apertura hacia el otro. En estos cuatro años hemos sido testigos de tantas personas acercándose a los migrantes, abriendo sus brazos y corazones. ¿Y quién sabe cuántos otros casos similares de “conversión” se han producido en todo el mundo gracias a nuestra campaña global? Esto debería animarnos a todos a continuar este camino, poniendo en práctica en nuestra vida cotidiana la cultura del encuentro a la que el Papa Francisco nos llama constantemente.

A lo largo de estos cuatro años, Caritas motivó a sus miembros a encontrarse con migrantes y promover una cultura de solidaridad “acogiendo, protegiendo, promoviendo e integrando” a nuestros hermanos y hermanas más vulnerables. Las organizaciones miembros en diferentes países han enfrentado valientemente las dificultades para brindar apoyo a los migrantes y refugiados, especialmente durante la pandemia de COVID-19, permitiéndoles acceder a alimentos, necesidades básicas, ropa y, sobre todo, atención médica. Los hijos de migrantes también recibieron atención y apoyo especiales en diferentes partes del mundo.

El centro de migrantes en el Líbano apoyó a los trabajadores migrantes que fueron encarcelados en el país, incapaces de regresar a sus países de origen debido a las restricciones de viaje impuestas por la pandemia COVID-19 y aún enfrentando los efectos de las secuelas de la explosión química, de los cuales sus empleadores también fueron víctimas.

Caritas Jordan siguió ayudando a los migrantes y refugiados sirios con alimentos y asistencia médica.

Caritas Bangladesh ayudó a miles de refugiados rohingya que buscaban seguridad en Bangladesh.

Al dar la bienvenida, apoyar y acompañar a los migrantes, las organizaciones miembros de Caritas ponen de manifiesto cómo la migración nos ofrece la oportunidad de superar nuestros miedos y cómo, a través de este encuentro, podemos dejarnos enriquecer por la diversidad de los dones de cada persona.

El final de la campaña “Comparte el viaje” es un momento para que la confederación exprese su convicción de que Caritas seguirá acogiendo y viajando con los migrantes. Como dice el Santo Padre en la encíclica Fratelli Tutti , “Estamos llamados a soñar juntos, sin miedo, como una sola familia humana, como compañeros en el mismo camino, como hijos e hijas de la misma tierra que es nuestra casa común, hermanas y hermanos todos “. (cf. Fratelli Tutti , 8) Caritas continuará este viaje con los migrantes con el mismo espíritu.

En un momento en el que la construcción de muros y políticas discriminatorias se utilizan para disuadir o prevenir la entrada de migrantes, en un momento en que la pandemia COVID-19 ha puesto de manifiesto la necesidad de solidaridad y en línea con las enseñanzas del Santo Padre. , Las organizaciones miembros de Caritas trabajarán para transformar las fronteras en lugares privilegiados de encuentro, donde pueda producirse el milagro de un “nosotros” cada vez más amplio. Caritas construirá puentes de amor y cuidado para facilitar la integración de los migrantes y garantizar su bienestar y dignidad. Donde haya indiferencia e intolerancia hacia los migrantes, Caritas los apoyará para expresar el amor y la preocupación de la Madre Iglesia.

Caritas Internationalis considera que este es el momento adecuado para afirmar su “compromiso de no hacer distinciones entre nativos y extranjeros, entre residentes e invitados, ya que se trata de un tesoro que tenemos en común, de cuyos cuidados y beneficios nadie debe ser excluido. “

Finalmente, nos gustaría invitarlos a todos a visitar el sitio web de Caritas Internationalis y unirse a nuestra iniciativa encendiendo una vela virtual de esperanza y compartiendo un mensaje de solidaridad con millones de desplazados forzosos de sus hogares en todo el mundo. Tras el cierre de Share the Journey el 20 de junio de 2021, recopilaremos todos los mensajes recibidos hasta entonces para crear un folleto que se ofrecerá al Santo Padre.

Intervento del Rev.do Mons. Bruno-Marie Duffé

1. Los migrantes no son principalmente migrantes, sino personas, con una historia, una memoria, una tierra y una dignidad inalienable.

– Cada uno tiene un camino, un dolor íntimo que los atormenta y cada uno tiene una esperanza: ser considerado como una persona, ser llamado por su nombre, ser acogido y reconocido.

– Por tanto, debemos hablar de personas en migración que nos piden que compartamos su camino y que compartamos la tierra y el mundo que tenemos en común con ellos.

2. Los cuatro verbos que el Papa Francisco ha utilizado en más de una ocasión en relación a nuestra solidaridad con las personas en movimiento nos comprometen a emprender un camino moral, social, político, jurídico y espiritual con ellos.

– Bienvenida: que significa abrir la puerta y las propias vistas.

– Proteger: que significa cuidar

– Promocionar: que significa alentar

– Integrar: que significa vivir juntos

Estos cuatro verbos definen los cuatro círculos concéntricos de urgencia: abrir la puerta y compartir el pan; cuidar y apoyar los derechos humanos; hacer posible que las personas se expresen plenamente a través de sus habilidades y talentos; integrando, es decir, compartiendo una misma esperanza.

3. La dignidad de la persona humana, principio fundamental de la Doctrina Social Católica, da sentido y traducción moral a los derechos humanos de todas las personas: hombres, mujeres, niños, menores y ancianos.

El Papa Francisco también usó tres palabras en español:

– Techo : un techo, un refugio, una protección, un signo de confianza

– Tierra : una tierra, una comunidad, un lugar para vivir y esperar

– Trabajo : un trabajo, una actividad para participar en la construcción del mundo común y el bien común

4. Entendemos que cualquier programa de acción, cualquier misión con y para personas con experiencia de migración, llama a la acción sobre las causas de la migración: la violencia de la guerra y los conflictos de poder, la pobreza, la desigualdad, la corrupción, la trata, el abuso, la política. negligencia.

Trabajar las causas de la migración significa estar de acuerdo en trabajar con los países de donde proceden los migrantes. Significa aventurarse a apoyar programas de desarrollo humano integral, incluyendo el cuidado de la Tierra, el medio ambiente, el agua y la biodiversidad.

Porque existe el derecho primordial a ser bienvenido, pero también el derecho a regresar a la tierra de uno, la tierra de los antepasados ​​y la comunidad de uno, para vivir allí en paz.

Jesús dijo: “Fui forastero y me acogisteis” (Mateo 25:35). Esta palabra se pronuncia hoy para que la vivamos.

Intervento di Sor Maria de Lurdes Lodi Rissini

Sudáfrica es un destino para muchos migrantes y refugiados de todo el continente africano y del mundo. Por ejemplo, damos la bienvenida a inmigrantes de Lesotho, Zimbabwe, Mozambique, Zambia, Angola, Malawi, Eswatini, etc. Sudáfrica tiene miles de solicitantes de asilo y refugiados, en su mayoría de la República Democrática del Congo (RDC) y Somalia. Históricamente, los inmigrantes de los países del sur de África han estado entrando y saliendo de Sudáfrica por oportunidades laborales, estudios o razones médicas. Algunos migrantes ingresan al país por una de las razones mencionadas pero optan por quedarse. El país también está luchando con miles de personas indocumentadas y apátridas.

Según Estadísticas, informe de Sudáfrica (2019: 146) “la desigualdad en el mercado laboral sudafricano sigue siendo muy alta y ha aumentado en el pasado reciente …” La mayoría de los migrantes y refugiados en Sudáfrica trabajan en el sector informal y experimentan enormes desafíos para mantenerse a sí mismos y a sus familias. Este es un tema espinoso que se traduce en ataques xenófobos / afrófobos, y los ciudadanos se lamentan de que los migrantes les quiten el trabajo.

Caritas Sudáfrica ha tomado en serio el mensaje del Papa Francisco de “compartir la campaña de viaje” en nuestro servicio a los migrantes y refugiados. El obispo de enlace para los migrantes y refugiados dentro de la Conferencia de Obispos Católicos del Sur de África (SACBC) ha emitido declaraciones y predicado sobre la importancia de la “bienvenida y hospitalidad”. Caritas Sudáfrica en Aliwal North está abogando por que se permita a los niños indocumentados ingresar al sistema educativo en Sudáfrica y que sean documentados. Ha habido éxitos en este sentido a través de casos judiciales.

En un lugar como Rustenburg, que es una zona minera, Caritas está desempeñando un papel fundamental para dar la bienvenida a los migrantes y ayudarlos a integrarse en la sociedad. Caritas ayuda a muchas mujeres y niños que llegan al pueblo minero siguiendo a sus maridos de los países vecinos. A veces, cuando llegan las mujeres, descubren que sus maridos viven con otras mujeres o están formando otra familia. Esta es una de las razones por las que no envían finanzas.

Alquilar una casa, o tener una, es un gran problema, especialmente para las mujeres migrantes y refugiadas y sus hijos en cualquier ciudad de Sudáfrica. Caritas está ayudando a estas familias a pagar el alquiler mientras buscan empleo. Hay iniciativas para ayudar a los migrantes y refugiados, especialmente a aquellos que vienen de países de habla no inglesa, a aprender inglés para que puedan integrarse y obtener mejores oportunidades para sus familias. Caritas en Sudáfrica está extendiendo sus brazos para acoger a los migrantes y refugiados comprometiéndose con diferentes partes interesadas para mejorar sus vidas y defender sus derechos humanos.

Caritas Sudáfrica, a través de nuestro presidente, el cardenal Napier OFM, se está asociando con otros líderes religiosos para frenar la pandemia de covid19 y los ataques xenófobos y ayudando a las víctimas con refugios, alimentos y otras necesidades básicas.

Durante el duro cierre en Sudáfrica debido al covid-19, muchos migrantes y refugiados perdieron sus trabajos. Como se indicó anteriormente, trabajan en el sector informal donde venden en la calle, o como empleadas domésticas. Las regulaciones de Covid-19 no permitían que siguieran funcionando. Caritas Sudáfrica, impulsada por el mensaje de la campaña “comparte el viaje” de dar la bienvenida y acoger a los migrantes y refugiados, buscó ayuda para ellos. Fueron asistidos con las necesidades básicas; Concienciación y precaución de Covid-19, alimentación, vestimenta, refugio y saneamiento. Migrantes y refugiados, se convirtió en nuestra prioridad porque nuestro gobierno los excluyó cuando se valieron de ayudas a la ciudadanía.

La parte de la campaña de viajes no termina aquí. El espíritu de la campaña continuará en nuestra Caritas y con esperanza estamos acogiendo a los Migrantes y Refugiados como testimonio de lo que dijo Jesús: “Fui forastero y me acogisteis” (Lc 25, 35).

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *