EL MUNDOVIDA Y FAMILIAQuieren convertir en “delito”…la “ofensa”a los animales. Prohibirían decir: “tiene cerebro de gallina”.

ACNjunio 14, 2021

Dos académicos publicaron una reflexión en el Oxford Journal of Legal Studies , haciendo la pregunta: ‘¿Debemos proteger a los animales del discurso de odio?  . Su respuesta es sí, y se basa en la falsa idea de que el hombre es un “animal humano”. ¿Y la razón no importa? Por lo tanto, incluso modismos como  decir “tener cerebro de gallina” algún día pueden ser prohibidos.

Tener cerebro de gallina“, “ser molesto como un mosquito“, “ignorante como una cabra“. Todas estas son formas de decir que, en un futuro próximo, podrían prohibirsepero no para la protección de las personas objetivo de tales expresiones – que pueden ofender, pero ciertamente no son las peores que se pueden escuchar hoy – sino de las gallinas, mosquitos y cabras.

No es una broma, atención, sino la consecuencia lógica de un debate surrealista tan largo como quieras pero ya abierto dentro del mundo académico más exclusivo. ¿Debemos proteger a los animales del discurso de odio para probarlo , «¿Debemos proteger a los animales del discurso de odio? » , Una intervención cuyo título podría hacer pensar en una revista satírica o en la broma de algún personaje imitado por Maurizio Crozza. Pero no, este es el dilema realmente planteado por Josh Milburn y Alasdair Cochrane, dos académicos de la Universidad de Sheffield, Inglaterra, que no se conformaron con abordar una cuestión muy singular, pero compartieron sus reflexiones sobre las páginas temáticas del Oxford Journal de estudios jurídicos , revista jurídica publicada por Oxford University Press en nombre de la Facultad de Derecho de la misma Universidad de Oxford.

Huelga decir que los dos estudiosos, enfrentados a esta duda ya muy original, llegaron a una conclusión aún más inquietante, y es que sí, ha llegado el momento de proteger a los animales del odio también. “Las leyes contra el discurso de odio protegen a los miembros de ciertos grupos humanos”, escriben Milburn y Cochrane, señalando que tales reglas “sin embargo, no ofrecen protección a los animales no humanos”. Pero esto es injusto, continúan los dos, dado que según ellos “no hay razón en principio para apoyar la censura del discurso de odio racista pero no la censura del discurso de odio especista”.

Pero, ¿cómo es posible ofender a los animales hasta el punto de que ni siquiera se dan cuenta de que están ofendidos?A esto, que es la primera objeción -aunque ciertamente no la única- a la tesis en cuestión, ya han pensado los dos estudiosos, respondiendo a partir de ahora que “sería extraño y poco práctico afirmar que las palabras que hieren deben ser censuradas”. sólo si realmente duelen ”. También porque si este fuera el caso, se agrega, “incluso los casos más flagrantes de incitación al odio deberían permitirse si, por cualquier motivo, nadie resultó herido por lo dicho”. Ahora bien, si este último pensamiento tiene su propia lógica -la incitación al odio hacia los judíos, por ejemplo, obviamente debe ser condenada incluso si, donde se hace explícito, no hay personas de fe judía- es de hecho la premisa para toda la tesis ya es inestable. En particular, cuando Milburn y Cochrane se refieren a los animales como “animales no humanos”, están diciendo una cosa enorme entre líneas, a saber, que el hombre es sólo un “animal humano”. Pero esto no es cierto.

El ser humano es ante todo persona , ubicándose ontológicamente en un plano -otro y superior- con respecto al resto de la creación. La Biblia nos enseña esto, pero es una lección que incluso los no creyentes pueden enseñarles con calma, en la medida en que reflexionan sobre el hecho de que solo el hombre posee la razón. No es casualidad que la civilización en todas sus formas más elevadas derive sólo de la acción humana, desde la artística y literaria – pensemos en la Capilla Sixtina o la Divina Comedia – hasta la más propiamente social, con el reconocimiento, herencia ante todo de reflejos, primero teológico y en particular cristiano y luego filosófico, de la existencia de los derechos fundamentales universales, que pertenecen al ser humano independientemente de su sexo, credo y convicciones individuales.

Todas estas cosas que los animales no solo no comprenden , sino que ni siquiera pueden pensar; lo que explica por qué la tesis de Milburn y Cochrane es falsa, aunque instructiva en un aspecto: las degeneraciones que pueden conducir a una lucha contra el “discurso del odio  que, en palabras nacidas para contrarrestar la intolerancia, de hecho  va acabando progresivamente con el azonamiento.

 

Por GIULIANO GUZZO.

ROMA, Italia,

Martes 15 de junio de 2021.

lanuovq.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *