CULTURA RELIGIOSALa imagen de San José ya viejo, anciano…un error favorecido por Epifanio, que perdura. Esta es la historia.

ACNjunio 14, 2021

Ante las objeciones de los herejes que negaban la virginidad de María e interpretaban estrictamente la expresión “hermanos de Jesús”, Epifanio de Salamina escribió el Panarion que hablaba de un José anciano y viudo, con seis hijos de un matrimonio anterior. El edificio de Epifanio no se mantuvo, pero la idea de la vejez permaneció. Y quizás, paradójicamente, favoreció la devoción a San José, patrón de los moribundos. Un mecenazgo que hoy conviene volver a proponer.

Mientras Jesús enseñaba en la sinagoga durante una visita a Nazaret, la gente “estaba asombrada y decía: ‘¿De dónde vienen esta sabiduría y estas maravillas? ¿No es este el hijo del carpintero? Y tu madre, ¿no se llama María? ¿Y sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas? ¿Y no están todas sus hermanas con nosotros? »(Mt 13, 54-56).

Aquí está el texto problemático sobre “los hermanos de Jesús”. Mt 13,54-56 es la cita más completa ya que da los nombres de cuatro hermanos y recuerda a dos hermanas incluso sin nombrarlas, pero el Nuevo Testamento nos ofrece otras referencias: Mt 12,46 recuerda “su madre y sus hermanos” que buscó a Jesús para que le hablara (cf. Mc 3,31 y Lc 8,19); después de las bodas de Caná, Jesús “bajó a Capernaum, junto con su madre, sus hermanos y sus discípulos” (Jn 2, 12) y la tradición joánica menciona a los hermanos con motivo de la fiesta de las Cabañas (cf. Jn 7 , 3.5.10); después de la Ascensión, los apóstoles se pusieron de acuerdo en oración “junto con algunas mujeres y con María, la madre de Jesús, y con sus hermanos” (Hch 1, 14); Pablo reclama el derecho de traer consigo “una mujer creyente, como los demás apóstoles y hermanos del Señor y Cefas” (1 Cor 9, 5) y, habiendo ido a Jerusalén,

Hoy estos textos no son un problema para nosotros . Como señala la Biblia de Jerusalén (BJ) en Mt 12:46, “hermanos” tiene “como primer significado” hermanos de sangre “”, pero, teniendo en cuenta el trasfondo hebreo / arameo, “puede indicar relaciones de parentesco más amplias (cf. Gen 13,8; 29,15; Lv 10,4) “.

No así en la antigüedad , ya que, cuando se afirmaban las negaciones de la virginidad de María, se entendía “hermanos” en sentido estricto, por lo que el matrimonio de María y José ya no se consideraba virginal: José habría tenido relaciones sexuales con María y de aquí nacerían hijos e hijas, mencionados en Mt 13: 45-46. Algunos padres reaccionaron con el resultado de acuñar la imagen del viejo San José, que muchas veces todavía corresponde a nuestra imaginería devota.

SAN GIUSEPPE VECCHIO, EL PAPEL DE EPIFANUS

Orígenes († 254) en su Tratado de Mateo nos lleva al conocimiento de que “algunos dicen que los hermanos eran hijos de José que tuvo una esposa anterior antes de casarse con María” (n. 17: PG 13,875-876), pero es a la información sin mayor desarrollo.

Por otro lado, quien elaboró ​​esta hipótesis precisándola y enriqueciéndola con detalles de tal manera que pudiera dar respuesta a todas las objeciones de los hermanos de Jesús salvando la castidad de María y José, fue Epifanio de Salamina († 403) en la obra Panarion : el “panarion” era un botiquín de primeros auxilios con medicinas contra el veneno de las serpientes, es decir, el veneno de los herejes.

Así, habiendo venido a refutar a quienes cuestionaban la virginidad de María después del parto y en consecuencia la castidad de José, Epifanio nos dice que José era “un anciano de gran edad (…), muchos años antes privado de su propia esposa” ( 78,7: PG 42,707-708); esta esposa era “de la tribu de Judá y de ella tuvo seis hijos, cuatro varones y dos niñas y de estos el primero fue Santiago” (78,7: PG 42,709-710), “después de esto nació otro hijo llamado José para él. Simeón y Judas lo siguieron. También había dos hijas: María y Salomé ”(78,8: PG 42,709-710). Estos niños eran los “hermanos de Jesús” y “la Escritura los llama hermanos por sus nombres: Santiago, José, Simeón, Judas, María y Salomé” (78,9 PG 42,711-712). En realidad, la Escritura no informa los nombres de las dos hermanas María y Salomé, que es el apócrifo.Historia de José carpintero (n. 2) llama a Hesse y Lidia: en todo caso el nombre de los hijos y el número total de hijos e hijas corresponde a Mt 13,54-56 y ya está.

“Su esposa murió, viuda y muchos años después, (José) se casó con María, cuando tenía más de ochenta” (78,8: PG 42,709-710). Es claro en este punto que “un anciano de más de ochenta años no recibió a una virgen con él para usar su cuerpo, sino que, por designio de la divina providencia, fue colocado allí para protegerla” (78,8: PG 42.709-712), es decir, por la divina providencia se decretó que “un anciano decrépito tenía la costumbre de vivir con una virgen muy casta” (78,8: PG 42,711-712).

Y aquí estamos en la conclusión que ‘resuelve’ todo : “Cuando escuchamos la lectura ‘¡Mira !, tu madre y tus hermanos te están buscando’, debemos saber que esto se dice de los restantes (ex) hijos de José y no de los hijos de (José y de) María, ya que no había ninguno de ellos “(78,9: PG 42,711-712). Epifanio, por lo tanto, para salvar la castidad de José con María recurre a un matrimonio anterior de José, a hijos anteriores que luego se convertirían en medio hermanos de Jesús, a la edad muy avanzada de José, excluyendo en sí mismo cualquier comercio sexual.

Está claro que estos datos no están relacionados en absoluto con las Escrituras del Nuevo Testamento y es igualmente claro – hoy somos más conscientes de esto – que el impulso sexual en los hombres no desaparece automáticamente con la edad. Entonces el edificio de Epifanio no se sostiene.

Epifanio no logró imponer la idea del matrimonio y los anteriores hijos de José , pero sí logró imponer a un José muy anciano , entre otras cosas con una edad inadecuada para ejercer una profesión que en el texto evangélico no era solo de carpintero. , pero quizás albañil o carpintero. Pero no importa: San José será un anciano y por eso los pintores lo retratarán sobre todo en la zona latina y en los tiempos modernos, como un espléndido cuadro de Guido Reni donde está el rostro de José, junto al Niño Jesús. muy dulce pero al mismo tiempo cubierto de arrugas, senil.

SAN JOSÉ MURIENDO Y PATRÓN DE LOS MORIRANTES

San José, muy anciano, favoreció la hipótesis de su muerte cuando Jesús todavía estaba en la casa antes del ministerio público y, por tanto, de una muerte con la ayuda de Jesús y María. La hipótesis no pudo ser probada por ningún texto del NT, sin embargo tomó forma en la escritura apócrifa Historia de José carpintero , datable del siglo IV-V, en la versión árabe y otras dos versiones coptas. La forma literaria es un discurso de Jesús a los discípulos en el Monte de los Olivos, que narra la vida y especialmente la muerte de José. El texto tuvo algún uso litúrgico en Oriente y tiene su propio encanto porque describe al mismo tiempo los disturbios de la muerte y la serenidad de quienes mueren cerca de Jesús y María.

Entonces Giuseppe, de 111 años – la edad de la muerte -, “no padecía ninguna enfermedad corporal” (n. 10), pero, habiendo recibido el presentimiento del fin, “se llenó de temor y gran turbación” (n. 12), como cada animal u hombre, y fue a rezar en el templo. De regreso a casa, “cayó enfermo y se fue a la cama” (n. 14) y el disturbio aumentó con una retrospectiva de su vida acusándose de pecados cometidos con la lengua, los oídos, la barriga, etc. (cf. n. 16): que suena irrespetuoso para José, pero no para el hombre común y pecador que, acercándose a la muerte, se encuentra haciendo balance. Jesús entró en la habitación, cesó el alboroto y José exclamó: “En cuanto oyó tu voz, se levantó mi alma” (n. 17). María también entró y Jesús prosigue: «Estuve sosteniendo las manos de José durante todo el espacio de una hora y él, volviendo su rostro hacia mí, me ordenó que no lo abandonara ”(n. 19). Jesús invocó al Padre para que enviara una hueste de ángeles con los arcángeles Miguel y Rafael (cf. n. 22), quienes “tomaron el alma de mi padre José y la envolvieron en un sobre brillante”. José confió así el espíritu en manos de mi buen Padre y le dio la paz ”(n. 23).

Isidoro de Isolanis († 1528) en la Summa de donis Sancti Ioseph, uno de los primeros tratados completos sobre el santo, resume lo anterior al final, pero especifica: «Esto es lo que – recibido de los orientales – he informado brevemente. En verdad, he omitido muchas cosas que los eruditos de la santa Iglesia Romana, cuya verdad no puede fallar gracias a la acción de Cristo que la preserva, no habrían sido recibidas en lo más mínimo, al menos según mi evaluación “( IV, IX). ¿Cómo culparlo? ¡La crónica está inventada y además con cierto gusto teológico sobre el remordimiento y los miedos del santo! Sin embargo, la referencia a la muerte de José asistida por Jesús y María y con algún ángel dispuesto a llevar su alma al cielo inspiró a los pintores y la piedad de los fieles, confirmada en documentos oficiales.

La Congregación de Ritos el 18 de marzo de 1909 aprobó la Letanía de San José ratificando la invocación “ Patrono morientium / Patrono de los moribundos”. Benedicto XV el 25 de julio de 1920 en el motu proprio Bonum saneescribió: “De manera particular, ya que es merecidamente considerado el protector más eficaz de los moribundos, habiendo expirado con la asistencia de Jesús y María, será el cuidado de los Sagrados Pastores inculcar y favorecer con todo el prestigio de sus autoridad aquellas asociaciones piadosas que se establecieron para suplicar a José en favor de los moribundos, como las “de la Buena Muerte”, del “Tránsito de San José” y “por los Agonizantes” ». Hoy la Iglesia en CCC 1014 “nos anima a prepararnos para la hora de nuestra muerte (…) y a confiarnos a San José, patrón de una feliz muerte”.

Quizás todo esto no hubiera sucedido si no se hubiera impuesto la imagen de un san José muy anciano, aunque sin argumentos fundamentados. El problema ahora no es encontrar otros argumentos históricos, sino percibir la acción del Espíritu que ha hecho madurar en los fieles el impulso de volverse hacia San José – y hacia Jesús y María – anticipándose a la hora de la muerte.

Reproponer este “mecenazgo” en tiempos de la emergencia del Covid, para que hubiera sido un “coraje creativo”. ¿Lo han intentado pastores o “profetas”?

ilustración: San José y el niño – Guido Reni († 1642) – Museo de Bellas Artes, Houston

 

Por RICCARDO BARILE.

ROMA, Italia.

14 de junio de 2021.

lanuovabq.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *