AsiaIGLESIA EN MOVIMIENTOLIBERTAD CATÓLICATras 26 años de atender leprosos en Irán, el gobierno islámico saca a 2 monjas del país. No le renueva la visa.

ACNjunio 13, 2021

Monja italiana de 75 años, que se ocupó de enfermos de lepra durante décadas, tiene que abandonar el país según el informe de los medios: una austriaca de 77 años de la comunidad de las hijas del amor divino también afectada.

Dos monjas ancianas que han estado cuidando leprosos en Irán durante décadas tienen dificultades con sus permisos de residencia. Según un informe del portal “Vatican News” (viernes), la austriaca Fabiola Weiss, de 77 años, y la italiana Giuseppina Berti, de 75, están afectadas. Ambas mujeres pertenecen a la comunidad de las Hijas del Divino Amor.

Berti, que trabajó en el asilo de leprosos de Tabriz durante 26 años y ahora vive en Isfahan en la casa de su congregación, tendrá que irse de Irán en los próximos días. Su visa no fue renovada y recibió una orden de salida. El austriaco Weiss pasó 38 años al servicio de los pobres y enfermos en el hogar de leprosos. Según la información, su permiso de residencia se amplió un año. Las dos monjas se ven obligadas a abandonar la casa de la congregación, que fue construida en 1937.

Según “Vatican News”, las hijas del amor divino en Isfahan se han ocupado de la educación y formación de los jóvenes durante años. Durante la Segunda Guerra Mundial, cuidaron de varios cientos de niños, refugiados y huérfanos de guerra polacos que llegaron a Irán en la primavera de 1942. Las monjas tenían una gran escuela en la ciudad, que luego fue confiscada después de la revolución de 1979. Al final, las dos hermanas no realizaron ninguna actividad externa para no ser acusadas de proselitismo.

La Casa de Religiosos es actualmente la única iglesia católica latina en Isfahan y su capilla, construida en 1939, es la sede de la parroquia local, que ocasionalmente se pone a disposición de los visitantes para la celebración de la misa. Con la partida de las monjas, la presencia de la Iglesia Católica Latina en Isfahan se perdería para siempre. Ya en 2016, la casa de los Padres Lazaristas en Isfahan fue confiscada, según el portal de noticias del Vaticano.

En 2019, Irán se negó a extender una visa al arzobispo católico caldeo de Teherán, Ramzi Garmou. No pudo regresar a Irán y ahora está trabajando en Diyarbakir, Turquía. Garmou había despertado en varias ocasiones el descontento de los intransigentes del aparato de seguridad iraní porque a veces había predicado en persa en misas en Teherán, lo que se interpretó como proselitismo prohibido.

Las minorías religiosas en Irán están expuestas repetidamente a la hostilidad y la discriminación. Según la constitución, los pocos miles de católicos, como todos los cristianos, son libres de practicar su fe en el estado chií. En la práctica, sin embargo, la libertad religiosa a menudo está severamente restringida.

 

Isfahan, IOrán.

kath.net/ KAP.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *