LIBERTAD CATÓLICAChina comunista usa iglesias para propaganda: ‘Dios ha elegido al Partido Comunista Chino’, dice.

ACNjunio 13, 2021

 La China comunista se está acelerando para cumplir 100 años el 1 de julio al presionar a las iglesias para que promuevan la propaganda del Estado.

Imagen
Bp. John Fang

Las autoridades están ordenando a las iglesias aliadas con la Asociación Católica Patriótica China (CPCA) que estudien y celebren al Partido Comunista antes del centenario de su fundación. La CPCA, establecida en 1957 para “supervisar” las actividades de los católicos chinos, está ocupada haciendo las órdenes del partido más grande para alinear la doctrina religiosa con el comunismo ateo. 

Liu Yuanlong, vicepresidente de la CPCA y miembro del comité nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CPPC), escribió que “Dios ha elegido al Partido Comunista Chino”, según el Apple Daily de Hong Kong. 

Yuanlong invocó las Escrituras para justificar el liderazgo férreo del Partido Comunista Chino citando el Antiguo Testamento: “Por falta de guía, una nación cae, pero la victoria se obtiene a través de muchos consejeros” (Proverbios 11:14). Añadió: “Tenemos que apoyar firmemente al Partido Comunista Chino, con Xi Jinping en su núcleo. Escuchamos y seguimos al Partido”.

Los prelados también participaron en la propaganda.

El obispo John Fang de la diócesis de Shandong, quien también es presidente de la CPCA, prometió que la asociación continuará “profundizando la sinización de la religión católica”, lo que indica la infusión de la China comunista en la Iglesia en lugar de la Iglesia de Cristo convirtiendo a la China comunista.

“Mantenemos un alto grado de alineación con el partido [comunista] y caminamos firmemente por el camino del amor al país y la religión”, agregó el obispo. 

Los comunistas han puesto en marcha medidas para disuadircualquier disidente. El partido ha emitido advertencias de “consecuencias” para cualquiera que esté pensando en distorsionar la historia de China o difamar a los héroes comunistas. La administración del ciberespacio lanzó un sitio web y una línea directa para que los ciudadanos puedan informar sobre sus conciudadanos que son “nihilistas históricos”.

La CPPC ha sido una piedra de molino en el cuello de muchos fieles católicos. Ha facilitado una persecución de los católicos durante décadas, repleta de encarcelamientos, torturas y asesinatos de laicos y religiosos, que el Vaticano ha tratado de abordar.

El Papa Pío XII deploró la CPCA y en su encíclica Ad Apostolorum Principis de 1958 , declaró que los obispos que participaron en la consagración de nuevos obispos seleccionados por el Partido Comunista Chino deben ser excomulgados.

En Ad Sinarum Gentem  (“Al pueblo de China”), escrito en 1954 en el contexto de la persecución en curso de los chinos, el Papa Pío XII escribió:

En los últimos años … las condiciones de la Iglesia Católica entre ustedes no han mejorado en lo más mínimo. Han aumentado las acusaciones y calumnias contra la Sede Apostólica y quienes se mantienen fieles a ella.

Sabemos que estas palabras de nuestra anterior Carta Apostólica no pudieron llegar a ustedes. Por eso las repetimos de buena gana por medio de esta encíclica. Sabemos también, para nuestro gran consuelo mental, que has perseverado en tu firme y santa resolución, y que ninguna fuerza ha logrado apartarte de la unidad de la Iglesia. Por ello, le felicitamos de todo corazón y le damos un merecido elogio.

Pío XII enfatizó más razones para elogiar a los fieles chinos y señaló una forma de negociar el dilema del Estado y la Iglesia:

En las pruebas diarias y prolongadas en las que se encuentran, sólo siguen el camino justo cuando rinden, como cristianos, un homenaje respetuoso a sus poderes públicos en el ámbito de su competencia. Movido por el amor a su país, está listo para cumplir con todos sus deberes como ciudadanos. Pero también es un gran consuelo para nosotros saber que cuando ha llegado la ocasión, usted ha afirmado abiertamente, y todavía afirma, que no puede en modo alguno desviarse de los preceptos de la religión católica y que de ninguna manera puede negar su Creador y Redentor, por cuyo amor muchos de ustedes han enfrentado tortura y prisión.

El Papa Benedicto XVI escribió una carta al pueblo chino en 2007, reconociendo asimismo el doble vínculo que enfrenta la Iglesia católica en la China comunista, pero enfatizando la “auténtica”, no propagandizada, la “libertad religiosa”:

Las autoridades civiles son conscientes de que la Iglesia en su magisterio invita a los fieles a ser buenos ciudadanos, contribuyentes respetuosos y activos al bien común de su país, pero también es claro que pide al Estado que garantice a esos mismos ciudadanos católicos la pleno ejercicio de su Fe, con respeto a la auténtica libertad religiosa.

Bajo el Papa Francisco, el Vaticano firmó un pacto secreto con la China comunista en 2018 (que lo renovó en 2020) que hasta ahora ha resultado en un sufrimiento aún mayor para los católicos chinos.

Las palabras de Cdl. Ignatius Kung, que sufrió mucho a manos de los comunistas y cuya vida se prolongó durante gran parte de los cien años que China está a punto de celebrar,  expresó conmovedoramente la situación de los católicos chinos: “Si renunciamos a nuestra fe, desapareceremos y habrá no será una resurrección. Si somos fieles, aún desapareceremos, pero habrá una resurrección “.

 

BEIJING, China.

por Martina Moyski.

ChurchMilitant.com.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *