FORMACIÓN RELIGIOSAEn el ser humano, todo es “binario”: Francisco.

ACNjunio 9, 2021
La audiencia general, 09.06.2021.

La audiencia general de esta mañana tuvo lugar en el Patio San Dámaso del Palacio Apostólico Vaticano.

En su discurso en italiano, el Papa, continuando el ciclo de catequesis sobre la oración, centró su reflexión en el tema: “Perseverando en el amor” (Lectura: 1 Ts 5, 15-20).

Después de resumir su catequesis en los distintos idiomas, el Santo Padre dirigió un saludo particular a los fieles presentes.

La audiencia general concluyó con el rezo del Pater Noster y la Bendición Apostólica.

Catequesis del Santo Padre en italiano

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

En esta penúltima catequesis sobre la oración hablamos de perseverancia en la oración. Es una invitación, es más, un mandato que nos llega de la Sagrada Escritura. El itinerario espiritual del peregrino rusocomienza cuando encuentra una frase de San Pablo en la Primera Carta a los Tesalonicenses: “Orad sin interrupción, dad gracias en todo” (5, 17-18). La palabra del Apóstol golpea a ese hombre y se pregunta cómo es posible rezar sin interrupción, dado que nuestra vida está fragmentada en tantos momentos diferentes, que no siempre posibilitan la concentración. A partir de esta pregunta comienza su investigación, que lo llevará a descubrir lo que se llama la oración del corazón. Consiste en repetir con fe: “¡Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí, pecador!”. Una oración sencilla pero muy hermosa. Una oración que, poco a poco, se adapta al ritmo de la respiración y se extiende a lo largo del día. De hecho, la respiración nunca se detiene, ni siquiera mientras dormimos; y la oración es aliento de vida.

Entonces, ¿cómo es posible mantener siempre un estado de oración? El Catecismo nos ofrece hermosas citas , extraídas de la historia de la espiritualidad, que insisten en la necesidad de la oración continua, que es el eje de la existencia cristiana. Tomo algunos de ellos.

El monje Evagrio Pontico afirma: “No se nos ha ordenado trabajar, velar y ayunar continuamente  no, esto no se nos ha pedido  mientras la oración incesante es una ley para nosotros” (n. 2742). El corazón en oración. Por tanto, hay un ardor en la vida cristiana, que nunca debe fallar. Es un poco como ese fuego sagrado que se guardaba en los templos antiguos, que ardía sin interrupción y que los sacerdotes tenían la tarea de mantener alimentado. Aquí: también debe haber un fuego sagrado en nosotros, que arde continuamente y que nada puede extinguir. Y no es fácil, pero tiene que serlo.

San Juan Crisóstomo, otro pastor atento a la vida concreta, predicaba así: «Incluso en el mercado o durante un paseo solitario es posible rezar frecuente y fervientemente. También es posible en tu tienda, ya sea que estés comprando o vendiendo, o incluso mientras cocinas ”(n. 2743). Pequeñas oraciones: “Señor, ten piedad de nosotros”, “Señor, ayúdame”. Por tanto, la oración es una especie de pentagrama musical, donde colocamos la melodía de nuestra vida. No es en contraste con la laboriosidad cotidiana, no se contradice con las obligaciones muchos pequeños y citas, en todo caso, es el lugar donde cada acción encuentra su sentido, su por qué , y su paz.

Por supuesto, poner en práctica estos principios no es fácil. Un padre y una madre, ocupados con mil tareas, pueden sentir nostalgia por un período de su vida en el que era fácil encontrar tiempos rítmicos y espacios de oración. Luego, los hijos, el trabajo, los quehaceres de la vida familiar, los padres que envejecen … Da la impresión de no poder nunca llegar a la cima de todo. Entonces es bueno pensar que Dios, nuestro Padre, que debe cuidar de todo el universo, siempre se acuerda de cada uno de nosotros. Por lo tanto, ¡nosotros también debemos recordarlo siempre!

Recordemos entonces que en el monaquismo cristiano el trabajo siempre ha tenido un gran honor, no solo por el deber moral de proveerse a uno mismo y a los demás, sino también por una especie de equilibrio, un equilibrio interior: es arriesgado para el hombre. cultivar un interés tan abstracto que pierda contacto con la realidad. El trabajo nos ayuda a estar en contacto con la realidad. Las manos entrelazadas del monje llevan los callos de quienes sostienen la pala y el azadón. Cuando, en el Evangelio de Lucas (cf.10: 38-42), Jesús le dice a Santa Marta que lo único realmente necesario es escuchar a Dios, no quiere despreciar los muchos servicios que ella realizaba con tanto empeño. .

En el ser humano todo es “binario”: nuestro cuerpo es simétrico, tenemos dos brazos, dos ojos, dos manos … Así también el trabajo y la oración son complementarios. La oración, que es el “soplo” de todo, sigue siendo el trasfondo vital de la obra, incluso en los momentos en que no es explícita. Es inhumano estar tan absorto en el trabajo que ya no encuentras tiempo para orar.

Al mismo tiempo, una oración ajena a la vida no es saludable. Una oración que nos aleja de la concreción del vivir se convierte en espiritualismo, o ,peor aún, ritualismo. Recordamos que Jesús, después de mostrar su gloria a los discípulos en el monte Tabor, no quiso prolongar ese momento de éxtasis, sino que bajó con ellos del monte y reanudó su jornada diaria. Porque esa experiencia tenía que permanecer en los corazones como luz y fuerza de su fe; también luz y fuerza para los días venideros: los de la Pasión. Así, los tiempos dedicados a estar con Dios avivan la fe, que nos ayuda en la concreción del vivir, y la fe, a su vez, nutre la oración, sin interrupción. En esta circularidad entre fe, vida y oración, se enciende el fuego del amor cristiano que Dios espera de cada uno de nosotros.

Y repitamos la sencilla oración que es tan hermosa de repetir durante el día, todos juntos: “Señor Jesús, Hijo de Dios, ten piedad de mí, pecador”.

En idioma español

Queridos hermanos y hermanas:

Hoy reflexionamos sobre perseverancia en la time. “Orar constantemente” es una invitación, más aún, una exhortación que nos hace la Sagrada Escritura. Pero, ¿cómo es posible rezar sin interrupción? Esta fue la búsqueda del Peregrino ruso , que descubrió la oración del corazón, una breve oración que consiste en repetir, al ritmo de la respiración y durante toda la jornada: «Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten misericordia de mí, pecador» . En efecto, en la vida necesitamos tanto de la oración como del aire que respiramos.

En la historia de la espiritualidad encontramos diversos autores que insisten en la necesidad de una perseverante y continue, que sea el centro de la existencia christian, el pentagrama donde se apoye la melodía de nuestra vida, el fuego sagrado que arda en nosotros sin cesar y que nada lo pueda apagar.

Vivir estos principesos no es fácil. Pero estamos llamados a hacerlos vida manteniendo el equilibrio entre trabajo y oración, es decir, intentando que el trabajo no nos absorba hasta el punto de no encontrar tiempo para orar y, por otra parte, estando atentos a que nuestra oración no se convierta en un espiritualismo, que nos aleje del contacto con la realidad. En definitiva, la circularidad entre fe, vida y oración mantiene encendido en nosotros el fuego del amor: los tiempos dedicados a estar con Dios reavivan nuestra fe, y esto se traduce en nuestra vida concret.

Saludo cordialmente a los fieles de lengua española. En estos días en que nos preparamos para celebrar la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, pidamos al Señor que haga nuestros corazones Semjantes al suyo: humildes, misericordiosos y perseverantes en el amor, en la oración y en las buenas obras. Que Dios los bendiga. Muchas gracias.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *