EL MUNDOEuropaIGLESIA EN MOVIMIENTOEl New York Times admite que se equivocó sobre Pío XII.

ACNjunio 8, 2021

Cuando la Hermana Margherita Marchione murió recientemente, a la edad de 99 años, el New York Times, mérito suyo, publicó un extenso y favorable obituario. Menos mérito tuvo el torpe error anticatólico contenido en la necrológica. Un error que el periódico, sorprendentemente, ha corregido. Conocida sobre todo por sus trabajos en defensa del Papa Pío XII, Sor Margherita fue también una talentosa profesora, conferenciante, estudiosa de la literatura y miembro de su orden, las Religiosas Maestras Filippini, en la que había ingresado en 1935. Su autobiografía, The Fighting Nun, es una lectura maravillosa. La monja estadounidense escribió ocho libros en defensa del Papa tras jubilarse como profesora de lengua y literatura italiana en la Universidad Fairleigh Dickinson. Cuando murió, su vida y sus logros recibieron el homenaje no sólo del Vaticano y de los medios de comunicación católicos, sino también de los principales medios de comunicación.

Los torpes errores anticatólicos

Después de señalar la aclamada carrera académica de la Hermana Marchione y su prodigiosa investigación en favor de Pío XII, el New York Times señalaba que “Yad Vashem, el memorial en Israel a las víctimas del Holocausto, que también reconoce a los que salvaron a judíos del genocidio, ha sido muy crítico con Pío XII”.

El escritor informa que “en su museo, debajo de una fotografía suya, una nota afirma: «Aunque los informes sobre el asesinato de judíos llegaron al Vaticano, el Papa no protestó ni de palabra ni por escrito. En diciembre de 1942 no participó en la condena por parte de los miembros de los Aliados por el asesinato de judíos. Incluso cuando los judíos eran deportados de Roma a Auschwitz, el Papa no intervino”.

De hecho, esta nota fue sustituida por Yad Vashem en 2012, basándose en investigaciones más detalladas y de una manera mucho más favorable a Pío XII. La declaración revisada destaca el discurso de Navidad de Pío XII en 1942, que condenaba los asesinatos en masa basados en la nacionalidad o la raza de la persona, señala cómo el pontífice apeló a los países ocupados por los nazis en nombre de los judíos perseguidos y reconoce las investigaciones que indican que la estrategia de Pío XII en tiempos de guerra “permitió que se llevara a cabo un número considerable de actividades secretas de rescate”. (Eso sí, la antigua cita sigue apareciendo en Wikipedia).

El propio Times escribió sobre estos cambios en su artículo “El Museo del Holocausto de Israel suaviza sus críticas al Papa Pío XII”, publicado el 1 de julio de 2012. ¿Consultan sus periodistas los propios archivos del periódico o prefieren la notoriamente poco fiable Wikipedia?

El New York Times se corrige a sí mismo

Inmediatamente escribí una carta al New York Times felicitándolo por dedicar una generosa atención a los logros de la Hermana Marchione, pero señalando este grave error y solicitando una corrección. Un día después, el 2 de junio, el Times publicó la corrección.

Los editores admitieron que la nota necrológica del periódico “incluía una referencia obsoleta a una exposición sobre Pío XII en un museo gestionado por Yad Vashem, el memorial a las víctimas del Holocausto en Israel. Un panel debajo de una fotografía suya dice que “no protestó públicamente” por la deportación de judíos de Roma. Ya no dice que “no intervino” para tratar de detener la deportación; ese texto fue revisado en 2012”.

Sí, el texto fue revisado, pero el New York Times no explica por qué. Pío XII intervino para rescatar a muchos judíos durante las incursiones nazis en la comunidad judía de Roma. Ciertamente, no iba a hacer público ese hecho, como observó el eminente historiador Owen Chadwick, no fuera a ser que eso desencadenara que los nazis invadieran los santuarios papales de Roma y capturaran a todos los judíos que en ese momento estaban siendo protegidos allí por el Papa e innumerables religiosos.

Pero el New York Times no terminó su corrección ahí. Poco después de que apareciera esta declaración, en su página de «correcciones», apareció una nueva nota necrológica, con un nuevo párrafo clave, con importantes hipervínculos, que decía “Yad Vashem, el memorial en Israel a las víctimas del Holocausto, que también reconoce a los que salvaron a los judíos del genocidio, ha sido crítico con Pío XII. En su museo, debajo de una fotografía suya, una declaración inicial decía que «no intervino» en la deportación de judíos de Roma. El lenguaje se suavizó en 2012, basándose en nuevas investigaciones, para decir que «no protestó públicamente» por su deportación. El año pasado, el museo pidió cautela a la hora de sacar conclusiones hasta que los archivos del Papa pudieran ser examinados a fondo».

Una lección para los católicos

El Times merece crédito por corregir sus errores. He estado involucrado en las «Guerras sobre Pío XII» durante casi dos décadas. He escrito ampliamente en apoyo del Papa, por ejemplo en Pius XII’s Duel With Hitler y History Redeemed: Justice for Pope Pius XII, y una bibliografía casi completa de los escritos sobre Pío XII.

He escrito muchas cartas objetando a historias muy inexactas sobre el Pontífice en tiempos de guerra. Rara vez esto ha dado lugar a una corrección o revisión importante. Pero en este caso, el New York Times actuó rápida y concienzudamente.

Los católicos pueden extraer una lección de aquí: debido al sesgo anticatólico que uno encuentra a menudo en la prensa convencional, es fácil volverse cínico y ni siquiera intentar contrarrestar los artículos mal informados sobre la Iglesia. Sin embargo, todavía hay muchos escritores y editores que realmente se preocupan por la verdad y, cuando se les presentan pruebas, las aceptan.

Eso fue lo que dio a la Hermana Marchione tanta esperanza en sus esfuerzos por reivindicar a Pío XII. Por eso estaba convencida, como tantos otros, de que es sólo cuestión de tiempo, como ya indican los nuevos archivos, que se establezca toda la verdad sobre Pío XII y que sea beatificado y canonizado por sus heroicas virtudes.

 

William Doino Jr.

The Catholic Herald.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *