VIDA Y FAMILIAArde Chile: los católicos confrontan al Presidente, tras la vergonzante conversión de éste a favor del “matrimonio” homosexual.

ACNjunio 3, 2021
CORTINA DE HUMO CON LA QUE INTENTA MAQUILLAR SU FRACASO EN LA GESTIÓN.

 

Piñera: de respaldar «el matrimonio como debe ser»…ahora pasa a impulsar el «matrimonio» homosexual en Chile.

El gobernante chileno, traicionando a sus socios y muchos votantes, ha proclamado que otorgará «carácter de urgencia» a un proyecto de ley que lleva discutiéndose desde 2017 en el Parlamento.

 El presidente de Chile, el «conservador» Sebastián Piñera anunció este martes por sorpresa durante su informe anual que dará urgencia a la tramitación en el Congreso del proyecto de ley con el que se instala el matrimonio homosexual en el país.

En su discurso ante el Congreso afirmó que «pienso que ha llegado el tiempo del matrimonio igualitario en nuestro país».

Estas intenciones han indignado a los partidos que forman la coalición de Gobierno especialmente en las filas de Unión Demócrata Independiente (UDI) y Renovación Nacional.

El anuncio ahonda aún más la complejidad del momento que vive el oficialismo tras la estrepitosa derrota electoral sufrida en las últimas elecciones, los días 15 y 16 de mayo, y es visto como una cortina de humo para ocultar su desastrosa gestión.

Como otros mandatarios americanos y europeos de la llamada «derecha acomplejada», Piñera ha sucumbido a las políticas de izquierda y ha provocado un gran desafecto entre sus aliados.

Guillermo Ramírez, diputado de la UDI, sostuvo que «Es grave que haya ocultado este anuncio. Para muchos esto es una traición del Presidente y el divorcio definitivo con parte de la coalición», mietras que Leonidas Romero de RN agregó que «el mal menor resultó ser el mal mucho mayor, cada día peor».

«Cuando (Piñera) estuvo en campaña dijo fuerte y claro que iba a reforzar y mejorar la unión civil para las parejas del mismo sexo, pero jamás habló de matrimonio. Es una falta de respeto y una traición tremenda para el mundo cristiano», ha dicho en Twitter el diputado oficialista y evangélico Leónidas Romero.

El proyecto de ley sobre matrimonio homosexual fue ingresado por el gobierno de la socialista Michelle Bachelet (2014-2018). Desde 2015 rige en el país el Acuerdo de Unión Civil (AUC), que legaliza las uniones de parejas homosexuales, consagrando iguales obligaciones y derechos con el matrimonio entre un hombre y una mujer, pero sin admitir la posibilidad de adopción.

Piñera incongruente incluso consigo mismo

Hace unos años el Presidente Piñera llamaba a «fortalecer la familia, porque es, después de Dios, lo más importante que tenemos en este mundo» mientras afirmaba que:

«Creo mucho en el matrimonio, en el matrimonio como debe ser, entre un hombre y una mujer, que se casan para compartir un proyecto de vida, para generar una nueva familia, para recibir los hijos que Dios nos mande».

El Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile ha dado a conocer una declaración respecto de las prioridades fijadas por el Presidente de la República, Santiago Piñera, para los últimos meses de su mandato, concretamente sobre el anuncio de dar urgencia a ley sobre el «matrimonio» homosexual.

El mensaje de los obispos empieza diciendo que que «nadie duda que Chile vive un tiempo complejo que exige lo mejor de cada uno de nosotros», en la cual la ciudadanía y sus representantes democráticamente electos están tomando importantes decisiones que marcarán la democracia, agregando que «la profunda crisis sanitaria provocada por la pandemia y sus consecuencias económicas, sociales y emocionales ha situado a amplios grupos de chilenos en extrema precariedad, quienes esperan de sus autoridades medidas y acciones decididas de ayuda, sobre todo en beneficio de los más vulnerables».

Luego se hace mención que en este contexto de «gran expectación sobre cómo seguiremos enfrentando la pandemia y sus efectos», el Presidente de la República ha definido «algunas prioridades para los últimos meses de su mandato, entre las cuales anuncia su decisión de poner urgencia a la llamada ley de matrimonio igualitario».

«Respecto de esta última iniciativa, los que seguimos a Jesucristo como Salvador y Señor y nos guiamos por su enseñanza, sostenemos la certeza de que el matrimonio establecido y querido por Dios es sólo entre un varón y una mujer, comunión que gesta vida y fundamenta la familia. Lo que la Iglesia católica enseña sobre esta materia es claro y conocido: «la vocación al matrimonio se inscribe en la naturaleza misma del hombre y de la mujer, según salieron de la mano del Creador» (Catecismo de la Iglesia Católica, 1603). La familia es el «lugar primario de relaciones interpersonales, célula primera y vital de la sociedad (…) nacida de la íntima comunión de vida y de amor conyugal fundada sobre el matrimonio entre un hombre y una mujer» (Compendio Doctrina Social de la Iglesia, 211)», expresan los representantes del episcopado nacional.

Luego recuerdan que el Papa Francisco «ha ratificado esta enseñanza en su Exhortación Apostólica Amoris laetitia, afirmando que «no existe ningún fundamento para asimilar o establecer analogías, ni siquiera remotas, entre las uniones homosexuales y el designio de Dios sobre el matrimonio y la familia» (AL, 251). Lo anterior, en ningún caso contradice la firme convicción de la Iglesia en cuanto a que «toda persona, independientemente de su tendencia sexual, ha de ser respetada en su dignidad y acogida con respeto, procurando evitar todo signo de discriminación injusta» (AL, 250). Por lo demás, desde el punto de vista de los derechos de las personas que deciden vivir juntos, la legislación nacional ha establecido un régimen que ampara jurídicamente su decisión y le otorga un reconocimiento».

Los obispos concluyen la declaración señalando que esperan «que estas palabras puedan ayudar al discernimiento de quienes ejercen la responsabilidad de legislar y de todas las personas que buscan el mayor bien para quienes vivimos en Chile».

Texto completo de la declaración.

ANTE SU VERGONZANTE «CONVERSIÓN» A FAVOR DEL «MATRIMONIO» HOMOSEXUAL.

La Conferencia Episcopal de Chile responde a Piñera con la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio

El Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile ha dado a conocer una declaración respecto de las prioridades fijadas por el Presidente de la República, Santiago Piñera, para los últimos meses de su mandato, concretamente sobre el anuncio de dar urgencia a ley sobre el «matrimonio» homosexual.

El mensaje de los obispos empieza diciendo que que «nadie duda que Chile vive un tiempo complejo que exige lo mejor de cada uno de nosotros», en la cual la ciudadanía y sus representantes democráticamente electos están tomando importantes decisiones que marcarán la democracia, agregando que «la profunda crisis sanitaria provocada por la pandemia y sus consecuencias económicas, sociales y emocionales ha situado a amplios grupos de chilenos en extrema precariedad, quienes esperan de sus autoridades medidas y acciones decididas de ayuda, sobre todo en beneficio de los más vulnerables».

Luego se hace mención que en este contexto de «gran expectación sobre cómo seguiremos enfrentando la pandemia y sus efectos», el Presidente de la República ha definido «algunas prioridades para los últimos meses de su mandato, entre las cuales anuncia su decisión de poner urgencia a la llamada ley de matrimonio igualitario».

«Respecto de esta última iniciativa, los que seguimos a Jesucristo como Salvador y Señor y nos guiamos por su enseñanza, sostenemos la certeza de que el matrimonio establecido y querido por Dios es sólo entre un varón y una mujer, comunión que gesta vida y fundamenta la familia. Lo que la Iglesia católica enseña sobre esta materia es claro y conocido: «la vocación al matrimonio se inscribe en la naturaleza misma del hombre y de la mujer, según salieron de la mano del Creador» (Catecismo de la Iglesia Católica, 1603). La familia es el «lugar primario de relaciones interpersonales, célula primera y vital de la sociedad (…) nacida de la íntima comunión de vida y de amor conyugal fundada sobre el matrimonio entre un hombre y una mujer» (Compendio Doctrina Social de la Iglesia, 211)», expresan los representantes del episcopado nacional.

Luego recuerdan que el Papa Francisco «ha ratificado esta enseñanza en su Exhortación Apostólica Amoris laetitia, afirmando que «no existe ningún fundamento para asimilar o establecer analogías, ni siquiera remotas, entre las uniones homosexuales y el designio de Dios sobre el matrimonio y la familia» (AL, 251). Lo anterior, en ningún caso contradice la firme convicción de la Iglesia en cuanto a que «toda persona, independientemente de su tendencia sexual, ha de ser respetada en su dignidad y acogida con respeto, procurando evitar todo signo de discriminación injusta» (AL, 250). Por lo demás, desde el punto de vista de los derechos de las personas que deciden vivir juntos, la legislación nacional ha establecido un régimen que ampara jurídicamente su decisión y le otorga un reconocimiento».

Los obispos concluyen la declaración señalando que esperan «que estas palabras puedan ayudar al discernimiento de quienes ejercen la responsabilidad de legislar y de todas las personas que buscan el mayor bien para quienes vivimos en Chile».

Texto completo de la declaración.

 

Iglesia.cl/InfoCatólica

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *