VIDA Y FAMILIATres horrores médicos de Joe Biden: un campeón del aborto en la Casa Blanca. Pero 47 estados están tomando medidas para proteger la vida por nacer.

ACNjunio 1, 2021

Como presidente, Joe Biden está cumpliendo con entusiasmo los deseos de la industria del aborto y financiando investigaciones sin escrúpulos que recuerdan a uno de los capítulos más oscuros de la historia mundial.

Su administración no perdió el tiempo usando el dinero de sus impuestos para financiar las llamadas medicinas que son siniestras, poco éticas y mortales.

Aquí hay tres acciones particularmente inquietantes.

  • Marcando el comienzo de la era de la investigación del “bebé en el biberón”, y no nos estamos refiriendo al genio mitológico del biberón.
  • Abandonar a mujeres vulnerables a una industria del aborto, motivadas por la necesidad de dinero.
  • Negociar partes del cuerpo de bebés abortados extraídas de empresas como Planned Parenthood.

Primero, con el aliento de la administración Biden, la Sociedad Internacional para la Investigación de Células Madre ha anunciado un  nuevo protocolo  que afecta la forma en que experimentan con embriones humanos.

Anteriormente operaban bajo una “regla de los 14 días” que estipulaba que podían realizar experimentos poco éticos con embriones humanos, siempre y cuando los mataran una vez que cumplieran los 14 días de vida.

Como si este protocolo no fuera lo suficientemente horrendo, decidieron deshacerse de la política de dos semanas y reemplazarla sin límiteEl resultado son experimentos horribles de “bebé en biberón” en bebés pequeños con corazones en pleno funcionamiento, cerebros, ojos y oídos en desarrollo.

Como para calmar el corazón atribulado de los participantes de la investigación, estos pequeños seres humanos han sido degradados semánticamente a “material de investigación éticamente sensible” en un esfuerzo por deshumanizar a sus víctimas.

En segundo lugar, la FDA, bajo la dirección de la Administración Biden, está preparada para  abandonar  protecciones de importancia crítica para las mujeres que toman la píldora abortiva química. Esta droga mortal tiene cuatro veces más probabilidades de requerir una intervención de emergencia que el aborto quirúrgico. Estas medidas de protección se establecieron para proteger a las mujeres de la industria del aborto con fines de lucro.

En tercer lugar, la revocación  de Joe Biden  de una política de Trump desató el dinero de los impuestos para empoderar a los Institutos Nacionales de Salud (NIH) para financiar la experimentación utilizando partes del cuerpo de bebés abortados comprados en la industria del aborto.

Los informes de que los nazis fabricaban  pantallas  de lámparas con la piel de sus cautivos judíos alarmaron y repugnaron con razón a la gente de todo el mundo. Recientemente, se reveló que científicos de la Universidad de Pittsburgh  injertaron el cuero cabelludo  de bebés por nacer de cinco meses en el lomo de ratones. Este macabro experimento fue financiado por los NIH.

¿Cómo puede la indignación de vender las cabelleras de los niños por nacer ser menos detestable que las atrocidades perpetuadas por los nazis?

Luego, el NIH frotó sal en esta herida al anunciar que ya no convocaría una Junta Asesora de Ética para revisar propuestas que involucren partes del cuerpo fetal.

Estos cambios despiadados van en contra de 47 estados que han actuado según la voluntad de la gente para proteger su recurso renovable más preciado: los bebés por nacer. Desde principios de año, se han introducido 549 protecciones contra el aborto asombrosas.

Considere esta la respuesta de la gente a la agenda extrema y retorcida a favor del aborto de la administración Biden. Es hora de que el Congreso tome nuestro liderazgo y desarrolle la columna vertebral moral para poner fin a la trifecta de prácticas médicas inhumanas de Joe Biden.

 

Bradley Mattes.
President, Life Issues Institute.

Life Issues.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *