FORMACIÓN RELIGIOSAFrancisco nombró al anti Sarah como encargado del “Culto Divino”. ¿Fin a la Misa tradicional recuperada por Benedicto XVl?

ACNmayo 27, 2021

Después de la partida de Sarah, el Papa nombra al exsecretario Roche al frente de la Congregación para el Culto Divino. Difícilmente se encontrará en él un defensor acérrimo de la liturgia antigua y del derecho de fieles y sacerdotes a poder acogerse al Misal nunca derogado. Roche defendió el derecho de los obispos de romper todos los pronunciamientos autorizados de la Iglesia sobre la cuestión de la comunión en la mano. Admirador de Piero Marini, fue de hecho la espina clavada en el costado de Sarah y representó la oposición interna al entonces prefecto.

Ayer dimos noticias de los rumores sobre la inminente publicación de un documento que enterrar el motu proprio Summorum Pontificum , sumergiendo la parte posterior misa antigua en el régimen de indulto antes de 2007. Y justo ayer la cita llegó, puntual como un reloj. Como prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos de Monseñor Arthur Roche, exsecretario de la misma. En lugar de Roche, el obispo de Tortona, Mons. Vittorio Francesco Viola, mientras que el Jefe de Oficina Mons. Aurelio García Marcías. El Papa procede así a un rediseño completo de la cabeza de la Congregación.

Sí, justo ayer, después de que, de forma bastante anómala , el nuevo nombramiento no coincidiera con la aceptación de la dimisión del cardenal Robert Sarah, que se produjo en febrero.

Coincidencia de coincidencias , el mismo día del nombramiento de Roche, Francisco recibe al cardenal Luis Francisco Ladaria Ferrer. No tiene nada de extraño que el Papa reciba en audiencia al Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Pero la coincidencia radica en que parece haber sido Ladaria quien frenó la decisión de reducir el Summorum. Pontificum , recordando al Pontífice que inevitablemente habría desencadenado numerosas disputas. Quién sabe si el Papa no lo ha convocado para recordarle que siempre es posible convertirse en copatrocinadores de la Soberana Orden Militar de Malta …

Ciertamente, difícilmente se encontrará en Roche un acérrimo defensor de la liturgia antigua y del derecho de fieles y sacerdotes a poder acogerse al Misal “nunca abrogado”, según la expresión del Motu Proprio . La generosidad de Roche hacia la sensibilidad de los fieles y su justicia con respecto a sus derechos ya han emergido claramente en su respuesta a la disputa entre el arzobispo Richard F. Sticka y un miembro de su diócesis (ver aquí), en cuanto a Comunión en mano. Roche había apoyado sustancialmente el derecho del obispo a destrozar todos los pronunciamientos autorizados de la Iglesia al respecto, incluidos los de la Congregación de la que era secretario ,y del Papa Benedicto XVI, reinante, quien, el ahora exsecretario, exhibía una sensibilidad más tradicional. . Sabemos: cuius regio, eius religio .

Se dice que la venganza es un plato que debe servirse frío. Principio aplicado implacablemente por el Papa Francisco, que así se redimió del doble agravio sufrido por Sara y Benedicto XVI, que le habían roto … los huevos en la canasta. Era enero del año pasado, cuando el entonces Prefecto del Culto Divino y el Papa Emérito habían escrito un volumen para defender el celibato sacerdotal de los ataques explícitos lanzados durante el Sínodo AmazónicoEl primero en dejar las plumas fue Gänswein, quien evidentemente no había podido filtrar correctamente la correspondencia entre los dos que coincidían en el libro.

Pero eso fue “sólo” un arrebato. El que está en curso es, en cambio, una verdadera venganza contra los dos réprobos, de los que se intenta borrar todo rastro. Roche, admirador de Piero Marini y Andrea Grillo (apoyado por un nuevo secretario que siempre sale de Sant’Anselmo), fue de hecho la espina clavada en el costado de Sarah y representó la oposición interna al entonces prefecto. Y puntualmente, recibe el encargo que le pertenecía a Sarah. La intervención anunciada con la pierna recta sobre la forma extraordinaria del rito romano se configura entonces como el ataque directo a la línea impresa por Benedicto XVI en la liturgia:  Carthago delenda est .

La importancia de ese Motu Proprio fue luego reiterada recientemente por el Papa Emérito, en el libro Latest Conversations (2016). Su decisión impugnada fue la respuesta a un problema profundo, de carácter eclesiológico, que aflige a la Iglesia desde hace décadas; la idea, es decir, que puede haber una Iglesia “pre” y “post” del Vaticano II y la percepción de que la Iglesia debe proceder en la historia mediante revoluciones. Una percepción que se ha materializado en la búsqueda de todo lo que de alguna manera se refiere a la era prerrevolucionaria, comenzando por la liturgia.

En las últimas conversaciones , Benedicto XVI explicó precisamente que el significado del Motu Proprio¿O estaba enfatizando la importancia de “que lo que antes era lo más sagrado en la Iglesia para las personas no fuera de repente completamente prohibido. Una comunidad no puede prohibir lo que antes se consideraba lo más importante. La identidad interna del otro debe permanecer visible ». Es fundamental reiterar que el Motu Proprio de 2007 no fue el intento de resolver disputas entre facciones, sino la sabia decisión de conducir a “una reconciliación de la Iglesia consigo misma. O también: “para mí era importante que la Iglesia mantuviera la continuidad interna con su pasado. Que lo que una vez fue sagrado no se convirtiera de repente en algo incorrecto. El rito debe evolucionar. Por eso se anunció la reforma. Pero la identidad no debe romperse ».

Es evidente que una revisión del Motu Proprio que, como si se sugiriera, fuera en la dirección de un retorno a un régimen de indulto, o similar, equivaldría a la opción de “romper la identidad”; significaría volver a rasgar un tejido cosido sin pocas dificultades.

En verdad, no fue una simple reparación. Esta “reconciliación de la Iglesia consigo misma”, fue – y no podía ser de otra manera – un florecimiento de nuevas vocaciones, una recuperación del sentido del sacerdocio y de la Santa Misa, polo de atracción para muchas familias jóvenes. Si todas estas personas ahora están “desautorizadas”, prohibiéndoles seguir viviendo de acuerdo a lo que han aprendido a amar y a adorar, de acuerdo a lo que han aprendido a interiorizar, día tras día, año tras año, no debería sorprendernos que haya una reacción, muy fuerte, que corre el riesgo de rasgar aún más un tejido eclesial que ahora está hecho jirones.

El impulso que se ha dado a la autodestrucción de la Iglesia en los últimos años ha experimentado una aceleración aún mayor en la esfera litúrgica en el año de la pandemiaEl cuerpo místico de la Iglesia está enfermo de una enfermedad autoinmune, que ataca íntimamente a lo que le pertenece. En primer lugar, se manejó el método de distribución de la Sagrada Comunión, rompiendo -con la complicidad de Roche y con la excusa de la pandemia- con una tradición centenaria de la Iglesia. Ahora están buscando la Misa Tridentina. Presta atención, no bromees con Dios: será su Waterloo.

 

LUISELLA SCROSTI.

lanuovabq

viernes 28 de mayo de 2021.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *