VIDA Y FAMILIAUna madre lleva a juicio la ley inglesa del aborto por discriminar a los niños Down.

ACNmayo 25, 2021

El próximo 6 de julio, Máire Lea-Wilson tiene previsto acudir Tribunales Reales de Justicia de Londres para participar en un caso que podría hacer historia. Esta contable de 33 años es una de las dos personas que solicitaron al Alto Tribunal la vista de un caso histórico que desafía la ley del Reino Unido, que permite el aborto hasta el nacimiento en caso de síndrome de Down. La solicitud fue admitida el pasado mes de octubre y la fecha de la vista se fijó a principios de este mes.

Su implicación en el caso se remonta a febrero de 2020, cuando vio una entrevista en televisión con Heidi Crowter, una joven con síndrome de Down.

Crowter hablaba de por qué se oponía a la ley actual del Reino Unido, que permite el aborto hasta las 24 semanas para todos los niños no nacidos, pero sin límite de tiempo si hay un «riesgo sustancial» de discapacidad.

«Me hace sentir no querida y no deseada», dijo Crowter a su entrevistador.

Las palabras de Crowter impactaron a Lea-Wilson, que había dado a luz a su segundo hijo, Aidan, en junio de 2019.

«Había descubierto que Aidan probablemente nacería con síndrome de Down cuando estaba embarazada de 34 semanas, y luego me preguntaron repetidamente si quería interrumpir el embarazo», ha explicado.

«De repente, el trato que recibí pasó de ser el de una madre ilusionada que esperaba un segundo hijo, a una mujer que se enfrentaba a una gran tragedia y que tenía que tomar una «decisión»: abortar mi embarazo o no».

«Tengo dos hijos a los que quiero y valoro por igual, así que no puedo entender que la ley no los valore por igual».

Decidió escribir una carta abierta al secretario de Sanidad británico, Matt Hancock, explicando por qué se oponía junto a Crowter a la cláusula de discapacidad de la Ley del Aborto de 1967.

El artículo 1(1)(d) de la ley permite el aborto hasta el nacimiento si «existe un riesgo sustancial de que, si el niño naciera, sufriría anormalidades físicas o mentales que lo dejarían gravemente discapacitado».

Escribió: «Tengo dos hijos. Ambos son testarudos, decididos, de espíritu independiente y cariñoso. Como madre suya, necesitan que les cuide, que les enseñe el mundo, que les quiera y que les valore.»

«Como madre, puedo decirle que los valoro por igual; pero parece que la ley no lo hace. La razón es que uno de ellos tiene síndrome de Down y el otro no».

El escrito de Lea-Wilson se hizo viral y la puso en contacto con la madre de Heidi, Liz Crowter, y su abogado. Juntos, discutieron cómo su experiencia podría dar pie a un caso en los tribunales.

En palabras de Lea-Wilson, «significa mucho que tengamos la oportunidad de cambiar la ley. Como madre, lo único que quiero para mi hijo es que se le trate con justicia e igualdad. En su corta vida, ya hemos experimentado mucha discriminación. A menudo me preguntan: «¿Sabías que tenía síndrome de Down antes de nacer?».

«La implicación de esa pregunta, de que seguramente no lo sabía o habría interrumpido el embarazo, es increíblemente hiriente y no le otorga el valor ni la dignidad que merece».

«Creo sinceramente que esta ley, que diferencia el plazo para abortar en función de la discapacidad, permite que prevalezca una narrativa en la que se valora menos a las personas con discapacidad y se piense en ellas como una carga para su familia y la sociedad en general.»

Las dos mujeres cuentan con el apoyo del grupo Don’t Screen Us Out, formado en reacción a la preocupación por el respaldo del gobierno británico a una nueva prueba prenatal que se espera que provoque un aumento de los abortos relacionados con el síndrome de Down.

En 2019 se registraron 3.183 abortos por discapacidad en Inglaterra y Gales, 656 de ellos tras un diagnóstico prenatal de síndrome de Down.

El aborto por discapacidad también es una práctica habitual en otros países europeos. El número de bebés con síndrome de Down nacidos en Europa se redujo a la mitad entre 2011 y 2015, según un estudio publicado en el European Journal of Human Genetics.

En Dinamarca solo nacieron 18 bebés con esta condición genética en 2019, mientras que CBS News informó en 2017 que Islandia había estado a punto de «erradicar los nacimientos con síndrome de Down.»

Lea-Wilson cree que hay mucho en juego cuando el Tribunal Superior vea el caso los días 6 y 7 de julio.

«Espero que si tenemos éxito, podamos poner a la sociedad en el camino de la verdadera igualdad e inclusión de las personas con síndrome de Down», dijo.

«Recientemente, Richard Dawkins tuiteó que sería «inmoral» traer a sabiendas un bebé con síndrome de Down al mundo, y cuando fue entrevistado por [el presentador de RTÉ Radio 1] Brendan O’Connor sobre el asunto, sugirió que la razón sería que un bebé con síndrome de Down aumentaría el sufrimiento en el mundo y no aumentaría la felicidad».

En palabras de Lea-Wilson, «esto es sólo un ejemplo, pero por experiencia sé que estos comentarios son habituales. Para otros padres como yo, esto es chocante porque no coincide en absoluto con nuestra experiencia vivida».

«¡Aidan aporta tanta alegría y felicidad al mundo! ¿Qué mensaje estamos enviando a mi hijo y a otras personas con síndrome de Down, que no tienen el mismo valor? ¿Que no se les valora por igual?».

«Si la ley cambia, espero que los nuevos y futuros padres empiecen a recibir información justa e imparcial sobre la enfermedad y, sobre todo, espero que signifique que personas como mi hijo empiecen a mirar hacia un futuro en el que puedan vivir una vida libre de discriminación».

Lea-Wilson y Crowter pretenden recaudar 100.000 libras para cubrir los gastos de la demanda. Hasta ahora han recaudado 93.000 libras a través de casi 3.000 donaciones a través del sitio web CrowdJustice.

Mientras se prepara para su día en el tribunal, Lea-Wilson se centra directamente en lo que considera el problema central de la ley: su negación de la igual dignidad de todos los seres humanos.

«Como sociedad, proclamamos que creemos que todo el mundo merece una oportunidad justa e igual en la vida. Pero esta misma sociedad decidió que el punto de viabilidad, 24 semanas, era el límite de tiempo aceptable para el aborto de un bebé normal, pero no para un bebé con una discapacidad como el síndrome de Down», reflexiona.

«Si realmente creemos que las personas deben ser tratadas por igual independientemente de su capacidad, si realmente creemos que las personas con síndrome de Down son valiosas y merecen un lugar en la sociedad, entonces debe haber paridad en la ley».

«En la actualidad, nuestras leyes no tratan a las personas con síndrome de Down de forma igual. ¿Toleraríamos esta desigualdad si sustituyéramos la discapacidad por otra característica protegida como el género?»

 

Catholic News Agency.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *