VIDA Y FAMILIADe rey de los abortos a pro vida; la autobiografía de Nathanson: “La mano de Dios”.

ACNmayo 23, 2021

Después de presionar por la legalización, realizar miles de abortos, incluso en sus propios hijos, y dirigir la clínica de abortos más grande del mundo, Bernard Nathanson reconoció la realidad de ser concebido gracias al desarrollo de la ecografía y convertido, se transformó en un campeón del derecho a la vida. Traducido por primera vez al italiano, se publicó su autobiografía: “La mano di Dio”.

Conozco todas las facetas del aborto. Yo era una de sus enfermeras; Ayudé a alimentar a la criatura en su infancia, con grandes sorbos de sangre y dinero; Lo guié en su adolescencia mientras se desbordaba ». Estas palabras de Bernard Nathanson (1926-2011) condensan la confesión despiadadamente realista de un pionero del mayor genocidio silencioso de nuestro tiempo, a saber, el aborto de inocentes indefensos en el útero. Están extraídos de La mano di Dio , la autobiografía del famoso abortista estadounidense disponible por primera vez en italiano (Tau Editrice 2020, págs. 244).

Después de haber realizado miles de abortos, incluso de su propio hijo , promovido la legalización en los Estados Unidos y encabezado la clínica de abortos más grande del mundo, Bernard Nathanson reconoce la realidad de lo concebido y de un abortista convencido se convierte en un acérrimo defensor de la vida humana desde concepción a muerte natural. En el volumen desenmascara el sistema, los engaños de la política, los medios de comunicación y cierta pseudociencia médica con palabras proféticas: “Vivimos en una época en la que la definición de persona es tan ascendente que cada vez menos encontramos un lugar allí , un una época en la que se abjuran los valores morales para que podamos tratar a las personas como objetos, y sí, el aborto nos ha ayudado a aprender a hacerlo “.

Hijo de un médico judío que abandonó la fe , desarrolló la convicción de “que la religión no tenía nada que darme, que era sólo una carga”; no acepta la idea de un Dios comparable al Moisés “enorme, como un león y amenazador” de Miguel Ángel. Por otro lado, de su padre sólo recibe presiones psicológicas y “ninguna coherencia de las normas morales”. Asistió a la escuela de medicina en Canadá, profesa el juramento hipocrático que habría negado en los hechos practicando abortos.

La primera de esas víctimas es el hijo no deseado que tuvo con Ruth . “Y este fue el primero de mis 75.000 encuentros relacionados con el aborto. La noche antes del aborto dormimos abrazados; Ambos lloramos, por el bebé que estábamos a punto de perder, y por el amor que ambos sabíamos que sería irreparablemente dañado por lo que estábamos a punto de hacer. Nunca volvería a ser lo mismo para nosotros ”, comenta el propio Nathanson al recordar esa perversa decisión. Un aborto clandestino, no exento de complicaciones para ella, al final del cual los dos se encuentran abrazados «como cómplices de un crimen innombrable».

Después de dos matrimonios fallidos, también procura un aborto para la madre de otro de sus hijos . Describe este innoble acto en todas sus fases de forma aséptica, refiriéndose a la preocupación “de que se evacue todo el tejido”, sin sentir ningún sentimiento ni el más mínimo remordimiento, sino solo “una sensación de satisfacción y orgullo por mi competencia y profesionalidad”. “.

Nathanson escribe: “He abortado a los hijos de mis amigos, mis colegas, conocidos casuales e incluso mis maestros. Nunca una pizca de duda, nunca una vacilación de esa suprema confianza en el hecho de que estaba prestando un gran servicio a quienes me lo habían pedido ». Confiesa que “esa fue la facilidad con la que hablábamos de estos temas a mediados de los sesenta y en los setenta; ahora resulta que puede haber una relación entre el aborto y el cáncer de mama; en realidad, miles de mujeres han quedado estériles tras un mal aborto ».

Habiendo llegado a ver eso “Mujeres miserables en la pobreza siguieron llegando en ambulancia a nuestra sala de emergencias en medio de una hemorragia violenta, en shock séptico, insuficiencia cardíaca, si no en la muerte”, Nathanson pronto promueve una batalla cultural para sacar el aborto de la ilegalidad y hazlo libre y gratis. Para ello “la manipulación de los medios fue crucial pero fácil, con las relaciones públicas adecuadas, sobre todo un constante tamtam de comunicados de prensa con los dudosos resultados de las indagatorias y encuestas, en efecto profecías autocumplidas, como proclamaban los estadounidenses la gente ya creía en lo que sucedería pronto: que toda persona razonable sabía que había que liberalizar las leyes sobre el aborto ”. Y de hecho,ed ) afirmó tener datos en la mano que reportaban la cifra de cinco mil mujeres muertas ”, mientras que“ una encuesta de las principales aseguradoras en casos de negligencia ubicó el aborto entre los tres o cuatro casos con más denuncias ”.

La conciencia del Dr. Nathanson se produce cuando “comenzamos a observar el corazón del feto en el monitor electrónico. Por primera vez, comencé a pensar en lo que realmente estábamos haciendo en la clínica. La técnica del ultrasonido abrió un mundo nuevo. Por primera vez pudimos ver realmente al feto humano, medirlo, observarlo, controlarlo e incluso unirnos a él y amarlo “. Por eso «en 1979 tuve mi último aborto. Había llegado a la conclusión de que nunca había razón para el aborto; esta persona en el útero es un ser humano vivo y no podríamos seguir haciendo la guerra contra el más indefenso de los seres humanos ».

La del “rey de los abortos” es una “conversión” dictada exclusivamente por la evidencia científica , por una mirada honesta a la realidad de cada niño en el útero. Este reconocimiento del cigoto como un “nuevo individuo lanzado a lo largo de un vector de vida de una laboriosidad inimaginable” le lleva a admitir, en consecuencia, que “el aborto es un delito”.

Por eso “en 1984 le dije a un amigo mío que hacía quince, o tal vez veinte abortos al día :“ Mira, hazme un favor, Jay. El próximo sábado, mientras haces todos estos abortos, ponle un ecógrafo a la madre y hazme una grabación ”». De ese video se tomaron luego las elocuentes imágenes del video El grito silencioso (El grito silencioso), un documental que abriría los ojos de muchos “pro-elecciones” sobre la brutal violencia de la práctica del aborto.

Nathanson se convierte así en un defensor del derecho a la vida , denunciando también el vergonzoso comercio de tejidos fetales abortados para curar las enfermedades de otras personas, y acoge con agrado el don de la fe cristiana, descubriendo el rostro de “un Dios que me había hecho cruzar el círculos proverbiales del infierno, solo para mostrarme el camino de la redención y la misericordia a través de su gracia ».

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *