CULTURA RELIGIOSAEl Espíritu Santo: quién es y cual es función en la Iglesia.

ACNmayo 22, 2021

Nuestro Señor lo describe como el consolador. Y en estos tiempos cada vez más peligrosos, los católicos necesitan más consuelo y fuerza dados por Dios.

El Espíritu Santo es la tercera persona de la Santísima Trinidad, igualmente Dios con el Padre y el Hijo, pero distinto del Padre y del Hijo. Él es divino, co-igual y co-eterno con el Padre y el Hijo.

La misión de Cristo en la tierra fue proclamar al Padre, y la misión del Espíritu Santo es proclamar al Hijo. Es, a su vez, la Iglesia Católica la que proclama la misión del Espíritu Santo y el lugar donde el Espíritu Santo está activo. También se le llama el Espíritu de la Verdad, el Espíritu Creador y el Santificador, junto con muchos otros términos.

Es el Espíritu Santo quien respira vida sobrenatural dentro de un alma en el bautismo, permitiendo que la Santísima Trinidad more dentro de ella.

El Espíritu Santo da gracia a las palabras y acciones del sacerdote cuando declara “te absuelvo” en el sacramento de la penitencia. En el momento de la consagración en la Misa, el Espíritu Santo actúa sobre las palabras del sacerdote “esto es mi cuerpo” y “esto es mi sangre”, transformando el pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Jesucristo.

En el sacramento de la confirmación, el Espíritu Santo confirma al alma en la gracia, convirtiéndola en un soldado de Dios. Arma las almas con sus dones, las virtudes de la sabiduría, el entendimiento, el consejo, la fortaleza, el conocimiento, la piedad y el temor del Señor.

Es con la práctica frecuente de esas virtudes que el Espíritu Santo también nos ayuda a participar de las virtudes teologales: fe, esperanza y caridad.

La próxima solemnidad de Pentecostés, que tendrá lugar 50 días después de Pascua, es el cumpleaños de la Iglesia. Es cuando los Apóstoles emergen del aposento alto después de nueve días de oración, fortalecidos y animados por el Espíritu Santo.

Es el Espíritu Santo quien respira vida sobrenatural dentro de un alma en el bautismo, permitiendo que la Santísima Trinidad more dentro de ella.Twitter

La Tercera Persona de la Santísima Trinidad fue el gran facilitador de la Iglesia desde el principio. Cuando el previamente temeroso San Pedro predicó a los 3.000 que se convirtieron en Pentecostés, no solo se hizo evidente su nueva fortaleza y celo, sino que también todos los extranjeros que estaban presentes entendieron sus palabras en sus propias lenguas nativas.

El Espíritu Santo todavía habla por Cristo en la belleza de la liturgia, en el poder salvador de los sacramentos mismos y en la verdad inquebrantable de las doctrinas enseñadas por la Iglesia.

 

por Rodney Pelletier.

ChurchMilitant.com.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *