EN MÉXICOOPINIÓN POLÍTICASaberes y sabores.- La mala propuesta de desaparecer al INE.

ACNmayo 18, 2021

Los organismos autónomos son entidades que, sometidas al derecho administrativo y en dependencia de un Ministerio, realizan actividades fundamentalmente administrativas en régimen de descentralización funcional.

Son organismos públicos vinculados a la Administración que se rigen por el derecho que tienen de administrar. Son entidades de derecho público, con personalidad jurídica propia, tesorería y patrimonio propios y autonomía en su gestión, que desarrollan actividades propias de la Administración como pública, tantas actividades de fomento, prestacionales, de gestión de servicios públicos o de producción de bienes de interés público, susceptibles de contraprestación, en calidad de organizaciones.

Uno de estos organismos es el INE. “El Instituto Nacional Electoral es el organismo público autónomo encargado de organizar las elecciones federales, es decir, la elección del Presidente de la República, Diputados y Senadores que integran el Congreso de la Unión, así como organizar, en coordinación con los organismos electorales de las entidades federativas, las elecciones locales en los estados de la República y la Ciudad de México” (INE).

La propuesta del presidente, del consejero jurídico, del vocero de la presidencia y del coordinador de la bancada de Morena en el senado de la republica de  desaparecer al INE, mandarlo al poder judicial y otros organismos autónomos más,  para convertirlos otra vez en apéndices del gobierno, es la ocurrencia más babara y arbitraria que se  ha dado en esta  administración actual, primero porque no se puede, son parte de la Constitución Política de los Estados Unidos, y no se puede hacer a través de reformas legales simplemente reorganizando la administración pública y segundo, porque nos han costado décadas de estudio, de compromiso, de reingeniería del estado mexicano, para llevar funciones básicas del estado a órganos autónomos que tengan la especialidad en el tema y sean precisamente independientes del gobierno en decisiones fundamentales.

Sabemos que una de las realidades de estos organismos es que el hecho de que sean autónomos no garantiza que se resuelvan todos los problemas para los cuales fueron creados, es verdad, la autonomía por sí misma no es una panacea más; sin embargo, sí nos ha ayudado a construir esa especialización en el tema de las elecciones.

Hoy en día tenemos a miles de ciudadanos capacitando a otros ciudadanos, para que se lleven a cabo estas elecciones de la manera más observada, más limpia, más especializada posible, el hecho de que se pretenda desaparecer este tipo de organismos y llevarlos al gobierno es fracturar la democracia y tener una mala idea de la autonomía, abusando así de la autoridad que se tiene en el poder. ¿Por qué no pensar en mejorar sus funciones? Arreglar lo que no sirve, no desaparecerlas.

La institución responsable de organizar las elecciones debe seguir siendo autónoma, desde luego. Sin embargo, su independencia no debe ser solamente del Poder Ejecutivo, sino también de los poderes fácticos que hoy financian ilegalmente a la oposición política y presionan a la autoridad electoral. La actual estructura del INE también resulta sumamente costosa, compleja y confusa.

Por eso creo que se debe revisar, para mejorar, para renovarlo, para que sea más eficiente y efectivo, más autónomo sin mano negra de las altas esferas, no debe “desaparecer” el INE.

Seguramente el INE distribuirá toda la documentación, materiales que se estarán utilizando durante la jornada, hasta los marcadores e insumos que serán custodiados con la ayuda del ejército mexicano, así como seguir todos los protocolos de sanidad. Es toda una logística, organización, recursos económicos que se requieren para este fin. Todos esperamos estas elecciones.

El INE tiene una gran responsabilidad de ser un organismo electoral nacional autónomo que contribuya a la consolidación de la cultura y convivencia democrática en México, tiene también una oportunidad en esta jornada electoral de consolidarse como institución moderna, transparente y eficiente, para que la sociedad confíe en su desempeño profesional y que estas elecciones sean organizadas, equitativas e imparciales, para bien de nuestro país.

 

Ruan Ángel Badillo Lagos.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *