FORMACIÓN RELIGIOSADios conoce a nuestros hijos antes que nosotros y mejor que nosotros: Benedicto XVl. “Si no te agrada Dios, tampoco te agradan las personas”.

ACNmayo 10, 2021

Camino de Pentecostés. Lunes de la sexta semana de Pascua: “El Espíritu de la Verdad me dará testimonio”.

“El Espíritu Santo desciende sobre Cristo como paloma para revelar que es el Hijo unigénito del Padre Eterno (cf. Mc 1, 10). S t. Juan también en su Evangelio, donde Jesús dice a los discípulos: “Pero cuando venga la ayuda de que yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad que sale del Padre, él dará testimonio por mí. Y tú también debes dar testimonio, porque has estado conmigo desde el principio ”(Jn 15, 26-27)”.

Joseph Cardinal Ratzinger: Fe en el Dios Uno y Trino y paz en el mundo. Sermón en el Trinity Festival, 6 de junio de 2004, en Bayeux, en: Valores en tiempos de cambio, Freiburg 2005, 148-153, 150 f.:

Jesús promete el espíritu de la verdad (Jn 16,13), al que luego llama el ‘Paráclito’ varias veces en el mismo discurso. ¿Qué significa eso? En latín, esta palabra se tradujo como ‘Consolador‘, el ‘Consolador’. La palabra latina significa literalmente: el que entra en nuestra soledad y la comparte; que está en soledad con nosotros, para que deje de ser soledad. Para el hombre, la soledad es un espacio de tristeza porque necesita amor y la soledad, en la que no brilla el amor, es la pérdida del amor, que amenaza al mismo tiempo la condición más íntima de nuestra vida.

Al que no le gusta Dios, tampoco le agradan las personasNo ser amado es el núcleo del sufrimiento humano, la tristeza humanaLa palabra Consolador nos dice: Nunca estamos completamente solos, nunca completamente abandonados por el amor. Dios ha entrado en nuestra soledad a través del Espíritu Santo y la está rompiendo. Ese es el verdadero consuelo, el consuelo no solo de palabras, sino el consuelo en el poder de la realidad ”.

***

“Pero cuando venga el apoyo de que los enviaré del Padre, el Espíritu de verdad que sale del Padre, entonces él dará testimonio por mí. Y tú también das tu testimonio porque has estado conmigo desde el principio. Te lo dije para que no te ofendas. Te expulsarán de la sinagoga, sí, llegará la hora en que todo el que te mate piense que está rindiendo un servicio sagrado a Dios. Harán esto porque no nos reconocieron ni al Padre ni a mí. Pero te lo he dicho para que cuando llegue la hora recuerdes lo que te dije. No te dije eso al principio; porque yo estaba contigo ”(Jn 15, 26 – 16, 4a).

Benedicto XVI., De la catequesis para la audiencia general del 26 de abril de 2006:

El Espíritu aparece como garante de la presencia activa del misterio en la historia, como quien garantiza la realización del misterio a través de los siglos. Es gracias al Paráclito que la experiencia de Cristo resucitado hecha por la comunidad apostólica en los primeros tiempos de la Iglesia puede ser vivida siempre por las generaciones posteriores, ya que se vive en la fe, en el culto y en la comunión de los tiempos. Pasó al pueblo peregrino de Dios y se hizo presente. Y así, ahora, en Pascua, experimentamos el encuentro con el Resucitado no solo como algo pasado, sino que lo experimentamos en la presente comunión de fe, la liturgia y la vida de la Iglesia. En esta transmisión de los bienes salvíficos, que, en la fuerza del Espíritu, hace de la comunidad cristiana un presente permanente de la primera comunidad, es la tradición apostólica de la Iglesia. Se llama así porque surgió del testimonio de los apóstoles y de la comunidad de discípulos en los primeros días y, bajo la guía del Espíritu Santo, se incorporó a las Escrituras del Nuevo Testamento y a la vida sacramental, a la vida de fe. Y a ella -a esta tradición, que es toda la realidad siempre actual del don de Jesús- la Iglesia hace referencia constante a través de la sucesión ininterrumpida del servicio apostólico: es su fundamento y su principio rector

 

Benedicto XVI., Del sermón del 8 de enero de 2012: Fiesta del bautismo del Señor

Paraclito

Viniste, lo dijiste alto y claro, para que tus recién nacidos pudieran recibir el regalo de la gracia de Dios, la semilla de la vida eterna. Sus padres querían esto expresamente. Pensó en el bautismo incluso antes de que naciera su hijo o hija. Su responsabilidad como padres cristianos les hizo pensar inmediatamente en el sacramento que marca la entrada a la vida divina en la comunión de Su Iglesia. Podemos decir que esta fue su primera decisión en cuanto a la crianza, como testimonio de fe hacia sus hijos: ¡esta es una decisión fundamental!

La tarea de los padres, apoyados por los padrinos, es criar al hijo o la hijaLa crianza es muy exigente y, a veces, una carga para nuestras capacidades humanas, que siempre son limitadas. Pero la educación se convierte en una tarea maravillosa cuando se hace en colaboración con Dios, que es el primer y verdadero educador de todo ser humano.

[…]

El evangelio nos habla de Juan el Bautista. Juan fue un gran educador de sus discípulos porque los condujo al encuentro de Jesús, de quien testificó. No se exaltó a sí mismo, no quiso atar a los discípulos a sí mismo. Y, sin embargo, Juan fue un gran profeta, su fama fue muy grande. Cuando llegó Jesús, se retiró y le señaló: “Después de mí viene uno que es más fuerte que yo … Yo sólo te he bautizado con agua, pero él te bautizará con el Espíritu Santo” (Mc 1, 7-8). ). El verdadero educador no ata a las personas consigo mismo, no es posesivo. Quiere que el hijo o el estudiante aprenda a ver la verdad y desarrolle una relación personal con ella. El educador cumple su tarea hasta el final, no le falta su presencia atenta y fiel; pero su objetivo es que la persona a educar escuche la voz de la verdad hablar a su propio corazón y lo siga en un camino personal.

Volvamos al testimonio una vez más. En la segunda lectura, el apóstol Juan escribe: “El Espíritu es el que da testimonio” (1 Jn 5, 6). Se refiere al Espíritu Santo, el Espíritu de Dios, que da testimonio de Jesús al testificar que él es el Cristo, el Hijo de Dios. Esto también se puede ver en el bautismo en el Jordán: el Espíritu Santo desciende sobre Cristo como una paloma para revelar que es el Hijo unigénito del Padre Eterno (cf. Mc 1, 10). S t. Juan también en su Evangelio, donde Jesús dice a los discípulos: “Pero cuando venga la ayuda de que yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad que sale del Padre, entonces él dará testimonio por mí. Y tú también debes dar testimonio, porque has estado conmigo desde el principio ”(Jn 15, 26-27).

Es muy importante para ustedes, padres, pero también para los padrinos, creer firmemente en la presencia y la obra del Espíritu Santo, invocarlo a través de la oración y los sacramentos y recibirlo en ustedes. Porque es él quien ilumina la mente del educador y enciende su corazón para que transmita el conocimiento y el amor de Jesús. La oración es la primera condición para poder educar, porque en la oración nos preparamos para dejar la iniciativa a Dios de confiarle los niños a Él, que los conoce antes que nosotros y mejor que nosotros y sabe exactamente cuál es su verdadero bien. Y cuando rezamos, al mismo tiempo estamos dispuestos a escuchar las impresiones de Dios para hacer bien nuestra parte, que en todo caso nos pertenece y que debemos poner en práctica. Los sacramentos, especialmente la Eucaristía y el sacramento de la penitencia, permítenos realizar nuestra labor educativa en unión con Cristo, en comunión con él y renovados constantemente por su perdón. La oración y los sacramentos nos dan esa luz de verdad que nos permite ser tiernos y fuertes al mismo tiempo, usar la dulzura y la determinación, hablar en el momento oportuno o callar, censurar de la manera correcta y corregir los errores. .

Queridos amigos, invoquemos todos juntos al Espíritu Santo para que descienda abundantemente sobre estos niños, los consagre a la imagen de Jesucristo y los acompañe siempre en su camino por la vida. Los encomendamos a la guía maternal de la Santísima Virgen María para que crezcan en edad, sabiduría y gracia y se conviertan en verdaderos cristianos, fieles y gozosos testigos del amor de Dios. Amén.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *