VIDA Y FAMILIA“Arrepentíos”: hace 28 años el grito de Juan Pablo II contra la mafia.

ACNmayo 10, 2021

También el 9 de mayo de 1993 fue domingo, cuando San Juan Pablo II al final de la Santa Misa en el Valle de los Templos de Agrigento, aferrado al Crucifijo, lanzó “de improviso” uno de los anatemas más duros jamás pronunciados por un pontífice condenando a la mafia, expresión de la “cultura de la muerte”. Hoy, 28 años después, el juez Rosario Livatino fue beatificado en Agrigento, asesinado por la mafia. La causa de beatificación fue iniciada por el Papa Wojtyła en 1993 de la cual el Papa Benedicto XVI se hizo cargo de la investigación, abriéndola en 2011, tras los milagros comprobados.

Prólogo a esas palabras improvisadas fue la emoción de Juan Pablo II en las reuniones con los familiares del juez Antonino Saetta, asesinado con su hijo Stefano en 1988, y con el padre y la madre de la jueza Rosario Livatino. Hoy el juez “infantil” Livatino fue proclamado beato. A menudo, la santidad se paga al alto precio de la vida, la santidad es la constancia de creer siempre que con nuestra vida podemos cambiar el mundo. Esta es la Fe inquebrantable, que nuestra existencia puede conducir a cambios importantes para la humanidad. Que la vida de Rosario Livatino sea un ejemplo y nos dé valor a todos, para que siempre podamos comprometernos a luchar contra el crimen y las injusticias a favor de la legalidad. Dar un mundo mejor a las nuevas generaciones, que nos ven como ejemplos de vida y siempre esperan mucho de nosotros.

Video. Papa Juan Pablo II: “A los responsables les digo que se conviertan, cuando llegue el juicio de Dios”, Agrigento – 9 de mayo de 1993.

El grito de un pastor y un profeta

«¡Quienes llevan en la conciencia tantas víctimas humanas, deben comprender, deben comprender que no se permite que maten a personas inocentes! Dios dijo una vez: “No mates”: ¡el hombre, cualquiera, cualquier aglomeración humana, mafia, no puede cambiar y pisotear este derecho santísimo de Dios! ¡Aquí necesitamos la civilización de la vida! En nombre de este Cristo crucificado y resucitado, de este Cristo que es vida, camino de verdad y de vida, lo digo a los responsables, lo digo a los responsables: ¡convertíos! ¡Una vez que venga el juicio de Dios! ” ( Visita pastoral a Sicilia. Concelebración eucarística en el Valle de los Templos. Homilía de Juan Pablo II. Agrigento, domingo 9 de mayo de 1993 OMS ] ).

La puerta de San Giorgio al Velabro destrozada por la explosión de un coche bomba en julio de 1993 (Foto de Mimmo Frassineti / AGF).

El entonces arzobispo metropolitano de Agrigento, Mons. Carmelo Ferraro dijo a Benedetta Capelli el 2 de mayo de 2018 para Vatican News AQUÍ ] : “Juan Pablo II llegó en un Agrigento devastado por la guerra de la mafia a principios de los 90, hay más de 150 muertos , en un país al menos 40 víctimas a manos del crimen “. “El encuentro con el Papa fue maravilloso y ese grito de conversión de la mafia llegó como un rayo en todo el mundo”. “Fue un grito del corazón que enseguida tuvo un eco amplio, lo notamos en el helipuerto cuando todo el mundo hablaba de él”. “La mafia tergiversó las palabras de Wojtyla y tomó represalias con los ataques contra la Iglesia de San Giorgio al Velabro y la Basílica de San Giovanni in Laterano, pero también con el asesinato de Don Pino Puglisi“.

El grupo de trabajo de la Santa Sede que deberá estudiar la “excomunión de las mafias”

Para honrar la memoria de Rosario Livatino, la primera magistrada bienaventurada en la historia de la Iglesia Católica Romana, que ejerció valientemente su profesión como misión laica, el Dicasterio para el Servicio de Desarrollo Umano Integrale anuncia el nacimiento del Grupo de Trabajo sobre la “excomunión de las mafias”, con el objetivo de estudiar el tema, colaborar con los obispos del mundo, promoviendo y apoyando iniciativas.

El coordinador del grupo es Vittorio V. Alberti, funcionario del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral. El grupo de trabajo sobre la “excomunión de las mafias” estará integrado por Mons. Michele Pennisi, arzobispo de Monreale; El juez Giuseppe Pignatone, presidente del Tribunal Estatal de la Ciudad del Vaticano; Don Luigi Ciotti, presidente de la Asociación Libre; Rosy Bindi, ex presidenta de la Comisión Parlamentaria Antimafia; Don Raffaele Grimaldi, inspector general de los capellanes de las cárceles italianas; Don Marcello Cozzi, maestro de Letrán; y monseñor Ioan Alexandru Pop, funcionario del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos.

El coordinador Vittorio V. Alberti explica a Vatican News: “Queremos que quede claro que no es posible pertenecer a la mafia y ser parte de la Iglesia”.

por Vik van Brantegem.

korazym

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *