EuropaFORMACIÓN RELIGIOSAIGLESIA EN MOVIMIENTOAlemania: Al borde del cisma. Sacerdotes y obispos tras el dinero…

ACNmayo 9, 2021

La Iglesia universal está a punto de ser testigo, en la patria de Martín Lutero, de cómo algunos obispos alemanes (aunque no todos) toman un peligroso camino hacia el cisma abierto contra el Papa. En franca rebelión al texto de la Congregación para la Doctrina de la Fe del 15 de marzo de 2021, que negaba que la Iglesia tuviera autoridad para bendecir las «uniones del mismo sexo», varios obispos alemanes planean hacer precisamente eso el 10 de mayo.

En su página web «El amor gana, servicio de bendición para los enamorados» se pide a los participantes que suban sus fotos para expresar su acuerdo con una breve declaración, que comienza así: «No rechazamos una ceremonia de bendición. Lo hacemos en nuestra responsabilidad como pastores» y termina: «No aceptamos que una moral sexual excluyente y anticuada se lleve a cabo sobre las espaldas de las personas y socave nuestro trabajo en la pastoral».

El presidente de la conferencia episcopal alemana, el obispo Georg Batzing, ha condenado este «llamamiento» y lo ha calificado de «no apto como instrumento para manifestaciones políticas eclesiásticas o acciones de protesta». En su opinión, la moral sexual debe discutirse en el contexto del Camino Sinodal, un proceso que la Iglesia católica alemana inició en diciembre de 2019 en respuesta a la crisis de los abusos sexuales.

Actualmente se están examinando cuatro temas: el poder y la separación de poderes en la Iglesia; la sexualidad y la pareja; el sacerdocio; y las mujeres en los ministerios y cargos de la Iglesia. Lamentablemente, muchos de los documentos elaborados hasta ahora no han reforzado la misión evangélica y apostólica de la Iglesia, sino que se limitan a reflejar el mensaje de una sociedad dividida (y divisiva), confusa y secular.

La génesis de este problema puede muy bien ser monetaria. Los impuestos eclesiásticos -pagados voluntariamente y recaudados del impuesto sobre la renta total de los feligreses católicos, entre el 8% y el 9% según la región de Alemania- ascendieron a casi 7.000 millones de dólares en 2020. Los sueldos de obispos y sacerdotes, más de 180.000 euros (más de 215.000 dólares) al año para un obispo y 96.000 euros (unos 115.000 dólares) para un sacerdote, se pagan con el impuesto eclesiástico.

Sin embargo, se calcula que el año pasado 300.000 católicos abandonaron la Iglesia en Alemania. Evitar que el rebaño se vaya no es sólo una misión evangélica, sino una necesidad financiera.

Muchos fieles católicos en Alemania creen que esta acomodación a las demandas seculares es una estratagema para atraer más feligreses. Michael Hesemann, un católico alemán y autor del libro recientemente publicado Jesus of Nazareth: Archaeologists Retracing the Footsteps of Christ, cree que los que realmente asisten a misa no están de acuerdo con el camino sinodal ni con las amenazas cismáticas.

Al igual que los católicos estadounidenses, la mayoría de los católicos alemanes asisten a la misa semanal y diaria por auténtica creencia en el mensaje salvífico de Jesucristo. La gente elige libremente el catolicismo romano específicamente por una estructura litúrgica disciplinada y las claras y sucintas enseñanzas del Magisterio. Como ha dicho George Weigel, «católico lite es igual a católico cero».

Los obispos alemanes deberían mirar a sus homólogos protestantes, que se han rendido ante las enseñanzas liberales. La asistencia a las iglesias protestantes alemanas es probablemente inferior al 3% de la población; la Conferencia Episcopal Alemana estima que la asistencia católica sigue siendo alrededor del 9%. Las cifras varían, pero en el pequeño pueblo donde mi marido y yo asistimos a misa, vemos a varias generaciones llenando los bancos y los estacionamientos de las iglesias protestantes vacíos.

La mayoría de los católicos practicantes en Alemania son, en realidad, extranjeros procedentes de Estados Unidos, Nigeria, Croacia e incluso Francia. Sin embargo, resulta irónico que la patria de Lutero sea ahora más católica que protestante en términos de práctica.

Martín Lutero advirtió hace siglos: «No sólo eres responsable de lo que dices, sino también de lo que no dices». Las bases para un cisma de facto en Alemania ya se han dado. Desde el principio, los obispos que apoyaban y participaban en el Camino Sinodal se pronunciaban por no tener que ajustarse a la doctrina de la Iglesia ni a Roma.

En el 2019, los católicos alemanes se reunieron para discutir temas como un nuevo matrimonio después del divorcio y las uniones entre personas del mismo sexo. Las conversaciones se describieron como tensas y hubo un choque palpable con los que apoyaban al Magisterio. Sin embargo, la mayoría de los que se sientan en los bancos de las iglesias protestan contra una agenda que incluye la ordenación de mujeres, la reescritura del Catecismo, el levantamiento del celibato para los sacerdotes y la bendición de uniones no santas o irregulares.

En lugar de actuar como verdaderos pastores católicos, los prelados alemanes aparentemente creen que pueden guiar a los fieles sin abrazar la verdad de las Escrituras o el Magisterio. Después de todo, ¿qué sabían realmente San Pablo, Santo Tomás de Aquino, San Agustín o el Cardenal Ratzinger sobre la gente de hoy?

El cisma es un gran mal. Como escribió el Papa León XIII: «No hay nada más grave que el sacrilegio, no puede haber una necesidad justa para destruir la unidad de la iglesia». El cisma es la negativa a someterse a la debida autoridad papal o no permanecer en comunión con la Iglesia universal. Todo aquel que sea culpable de un acto externo de cisma queda excomulgado ipso facto.

Otro problema será la actuación del Vaticano ante los actos cismáticos de los obispos que contradicen abiertamente la doctrina de la Iglesia. El obispo Franz Josef Overbeck, ordinario de Essen, ha dicho que sus sacerdotes no se enfrentarán a ninguna disciplina canónica por bendecir uniones de gays y lesbianas. Hasta la fecha, ninguna pareja se ha inscrito para participar en su diócesis. Pero parece poco probable que se dé marcha atrás en esta amenaza.

Las acciones de los obispos, que evitan el arduo trabajo de una auténtica conversión moral y espiritual a cambio de tópicos culturales demasiado simplistas, tendrán consecuencias que irán mucho más allá de sus diócesis.

Cada domingo, los católicos de toda la Iglesia universal se reúnen ante el altar para profesar su creencia «en la Iglesia que es una, santa, católica y apostólica».  El Cuerpo de Cristo, como cualquier cuerpo orgánico, no puede dividirse o fracturarse y permanecer sano. Todas las parroquias y diócesis del mundo necesitan de otras para proclamar eficazmente el mensaje de Jesucristo. La excomunión de franjas de la Iglesia alemana afectará a la Iglesia universal no solo monetariamente, sino espiritualmente. Una herida en una parte del cuerpo es una herida en todo el cuerpo.

 

Por Michele Malia McAloon.

Acerca de la autora:

Michele Malia McAloon es esposa, madre, oficial jubilada del Ejército de los Estados Unidos y abogada canónica que reside en Wiesbaden, Alemania.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *