AsiaLIBERTAD CATÓLICAMultiplican falsas acusaciones de blasfemia contra enfermeras cristianas en Pakistán. ¿Cuál “Fraternidad” islámica?

ACNmayo 8, 2021

En el Mental Government Hospital de Lahore, la superintendente de enfermería Khalida Suleri presentó falsas acusaciones de blasfemia, organizó un grupo de enfermeras musulmanas y ocupó la iglesia que se encuentra dentro del hospital. El padre James Channan OP aclaró los hechos e informó a las autoridades superiores de la policía de Punjab.

En el espacio de cuatro meses se han producido en Pakistán tres episodios de acusaciones falsas de blasfemia contra enfermeras cristianas. Comenzó con la enfermera Tabita de Karachi, luego Mariam Lal y Nehwish Urooj de Faisalabad y ahora ha ocurrido otro incidente en el Mental Government Hospital de Lahore, en el Punjab.

El 29 de abril tres enfermeras cristianas, Sakina Bibi, Jessica Khurram y Treeza Eric, que trabajan en el Mental Government Hospital (en la foto) de Lahroe fueron falsamente acusadas de insultar al Islam. Todo comenzó el 28 de abril cuando una de las enfermeras cristianas compartió con un grupo de WhatsApp del personal médico del hospital un video en el que se hablaba sobre la situación en Pakistán debido a Tehreek-e-Labaik (TLP). El video se convirtió en la fuente de las acusaciones.

La superintendente de enfermería Khalida Suleri organizó un grupo de enfermeras musulmanas y otros paramédicos y se dirigió a la capilla que se encuentra dentro del hospital donde recitaron oraciones islámicas, leyeron Naats y Humds (himnos religiosos islámicos), y organizaron una manifestación contra las enfermeras cristianas y comenzaron a amenazarlas. El local fue asignado a la Iglesia en 2019 cuando el personal de Christian Nurses en el Mental Hospital le pidió a la Secretaría de Salud de Punjab que les permitiera celebrar la Navidad en las instalaciones del hospital para que el personal cristiano y los pacientes pudieran orar. En 2020 se dispuso destinar para capilla un local dentro del hospital.

El hospital tiene 700 empleados, de los cuales 339 son cristianos – entre ellos 105 enfermeras – a los que la administración del hospital les permite dedicar a la oración 30 minutos por semana

Los cristianos de Pakistán han servido a su país en diversos campos, especialmente en educación, enfermería y el ámbito de la caridad. Desde que se fundó Pakistán los cristianos han desempeñado un papel importante en el campo de la enfermería, porque tienen muchos hospitales que han dado un ejemplo extraordinario de humanidad con aquellas personas que nadie quiere cuidar y ni siquiera tocar. Uno de los grandes ejemplos es el Marie Adelaide Leprosy Center de Karachi, dirigido por la Dra. Ruth Pfau, que trabaja en campo del control de la lepra desde 1956.

El Country Coordinator of Human Liberation Commission Pakistan Holland, Nadeem Samuel afirmó que no había encontrado ninguna ofensa contra el Islam en el video, y el Sr. Aslam Pervaiz Sahotra realizó una investigación e interrogó a Sakina y Jessica sobre lo ocurrido. Samuel explicó que algunas enfermeras musulmanas odian a las enfermeras cristianas y estas sufren discriminación mientras realizan su trabajo.

El padre James Channan OP, una figura muy conocida en el diálogo interreligioso, también habló con las enfermeras para dejar en claro lo que había ocurrido realmente e informó de inmediato a las autoridades superiores de la policía de Punjab. Solicitó a las autoridades que brindaran protección a las enfermeras cristianas y pidió a ambas partes que no hicieran más declaraciones o presentaran quejas una contra otra. Los cristianos seguirán usando ese local para la celebración semanal como hasta ahora.

La dirección del hospital concedió un mes de vacaciones a las enfermeras acusadas y aseguró al sacerdote, al activista social y a los funcionarios del gobierno que no se había presentado ninguna denuncia por estos falsos cargos. Gracias a la intervención de funcionarios del gobierno, sacerdotes católicos y activistas sociales, el local asignado en el hospital se puede utilizar nuevamente como capilla. Sin embargo, las enfermeras cristianas de Pakistán que trabajan en diferentes ciudades han decidido tomar medidas para defender su dignidad y su seguridad, manifestando serias reservas sobre estos casos de falsas acusaciones de blasfemia.

La Sra. Rosaline, una de las enfermeras con mayor antigüedad de Karachi, junto con otras enfermeras condenaron este lamentable hecho de ocupar la iglesia y pidieron al gobierno que se pronunciara sobre este tipo de incidentes. Rosaline también insistió en que las enfermeras cristianas han servido al país pacíficamente y nunca han discriminado por motivos de religión. Este tipo de incidentes – dijo – genera malestar entre la gente y destruye la paz del país. Las naciones se destruyen cuando hay violencia contra personas inocentes. Las minorías son responsabilidad de la mayoría; son menos numerosas pero prestan un servicio de excelencia a todos. La enfermería es una profesión reconocida y apreciada en todo el mundo, pero aquí, en nuestro país, las enfermeras cristianas han construido la grandeza de este sector. Y ahora algunas enfermeras están destruyendo el ambiente de paz y están tratando agredir a las enfermeras cristianas para que dejemos el trabajo.

Rosaline también pidió a Imran Khan, Primer Ministro de Pakistán, al Presidente del Tribunal Supremo y a otros funcionarios del gobierno que no ignoren este incidente, que hagan justicia por lo que ha ocurrido en el Mental Hospital de Lahore y brinden protección a las enfermeras cristianas en todo el país.

 

Por Shafique Khokhar.

Lahore, Pakistán.

AsiaNews.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *