VIDA Y FAMILIAHolanda liquida un número récord de personas enfermas, incluidas las que padecen COVID, vía la eutanasia legalizada.

ACNmayo 7, 2021

Un número récord de casi 7.000 personas se suicidaron en los Países Bajos el año pasado mediante la eutanasia legal, y algunas eligieron la muerte por desesperación después de contraer COVID-19.

Los Comités Regionales de Revisión de la Eutanasia (RTE), que realizan un seguimiento de dichas muertes y monitorean si se cumplen los criterios para determinar quién es elegible, registraron 6,938 muertes el año pasado , lo que representa un aumento de poco más del 9 por ciento en comparación con 2019.

El pico anterior fue de 6.585 muertes en 2017. Las cifras cayeron en 2018 a 6.126 muertes, probablemente debido al enjuiciamiento de médicos de eutanasia en los Países Bajos y Bélgica que no tuvo éxito.

El presidente de RTE, Jeroen Recourt, dijo a Trouw que no le sorprende el número récord de casos de eutanasia.

“Estas cifras son parte de un desarrollo mayor”, dijo. “Cada vez más generaciones ven la eutanasia como una solución para un sufrimiento insoportable”. Añadió que “la idea de que la eutanasia es una opción en caso de sufrimiento desesperado le da (a la gente) mucha paz”.

Un diagnóstico de cáncer fue la razón más común (5,000 casos) para solicitar la eutanasia.

En cuatro de los casos, las personas eligieron la muerte por el sufrimiento causado por el coronavirus.

“Se habían enfermado gravemente debido al virus”, dijo Recourt a Trouw. “Estos ancianos contrajeron neumonía, por ejemplo, pero no querían ir a cuidados intensivos. O terminaron en un centro de rehabilitación muy débiles ”. Recourt dijo que morir de COVID-19 puede ser terrible y que estas personas “querían evitar eso”.

Sin embargo, las estadísticas del coronavirus muestran que la gran mayoría de quienes contraen COVID-19 se recuperan por completo y solo un pequeño porcentaje requiere algún tipo de atención médica.

Los Países Bajos han permitido la eutanasia desde 2002 bajo ciertas condiciones, como cuando el sufrimiento del paciente es insoportable, no hay perspectivas de mejora y el paciente da su consentimiento para morir. La llamada pendiente resbaladiza de quién es elegible para la muerte ha llevado al país a incluir ahora  “dolencias mentales y psicosociales” como “pérdida de función, soledad y pérdida de autonomía” como criterios aceptables para la eutanasia.

En octubre, el gobierno anunció que redactará una ley para permitir que los niños se sometan legalmente al suicidio asistido por un médico con el consentimiento de los padres. El país también está considerando expandir sus criterios de eutanasia para incluir a personas sin problemas médicos pero que están “cansadas de vivir”.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *