CULTURA RELIGIOSAYo soy la vid, ustedes son las ramas.- Atados a la vid, a Cristo Jesús, nos alcanzará la gracia.

ACNmayo 2, 2021

Después de llamarse a sí mismo ‘Buen Pastor’, Jesús, hablando de sí mismo, utiliza una segunda imagen tomada del mundo de la agricultura: ‘Yo soy la vid, ustedes los pámpanos’. Jesús se describe a sí mismo como la verdadera “vid” e identifica a su Iglesia como sus pámpanos. Es una imagen muy significativa: la vid es símbolo de bendición, de alegría, de fecundidad; es sobre todo un símbolo de comunión.

Las palabras de Jesús se insertan en el gran discurso de ‘despedida’ en el Cenáculo y el simbolismo de la vid está inspirado en el Antiguo Testamento donde la imagen de la vid designa al pueblo de Israel: el profeta Isaías celebra la fecundidad de esta vid. (Is. 27,2-6) mientras que el profeta Ezequiel destaca las amenazas contra su improductividad (Ez. 15,1-8).

El apóstol Juan hace de la Vid y las Ramas el símbolo de la unión de Jesús con sus discípulos y creyentes; de hecho, la íntima relación entre Jesús y los discípulos se nota como si formara una sola realidad. Y Jesús destaca: ‘sin mí no puedes hacer nada’.

De hecho, todo nuestro ser proviene de Dios, que es creador y padre; el hombre que pretende prescindir de Dios es como el pámpano separado de la vid: la sangre no pasa, el pámpano se seca inmediatamente y sólo sirve para ser quemado en el fuego.

La rama es una rama, una extensión de la vid. Yo soy la vid verdadera, dice Jesús, mi Padre es el arrendatario. En la alegoría, Cristo Jesús pone la referencia justa al Padre, confiándole el primer lugar porque todo el vínculo vivificante de los pámpanos con la vid tiene su primer principio en el Padre, que es también el fin último de la relación: de hecho fuimos creados por el Padre y regresaremos al Padre.

Nuestra estadía en la tierra es provisional: ‘Estad preparados, dijo Jesús, con el cinturón en la cintura y la lámpara encendida en la mano’ porque no somos ciudadanos de la tierra, sino del cielo; creados por Dios con alma espiritual e inmortal, debemos volver a Dios pero después de haber producido frutos de vida eterna. Estos frutos serán válidos si la rama permanece atada; por eso el Padre es el enólogo.

Jesús es el comienzo de la vida en la medida en que proviene del Padre, que tiene la vida en sí mismo. Es el Padre quien cuida las ramas, dándoles un trato diferente según den fruto o no. Pero la rama produce si permanece atada a la vid.

Lo importante es escapar a la idea de dar fruto solo: el pámpano, solo, si no se queda atado a la vid, no produce, se seca, solo sirve para alimentar el fuego; lo que importa es una sola cosa: mantener nuestro vínculo orgánico con Jesús, que es la fuente de la vida. ¡Dios es amor!

Este vínculo se mantiene y resalta solo amando; un amor que no es ideal, sino concreto que se expresa en actos concretos. Amar a Dios en sentido concreto es observar sus mandamientos, que se resumen en el deber de amar con hechos y con espíritu de verdad.

El amor es comparable a la cruz, que se compone de dos dimensiones: una vertical, una dimensión vuelta a Dios y se concreta en la primera tabla de los mandamientos del Decálogo (los tres primeros mandamientos); la dimensión horizontal (amarás al prójimo como a ti mismo) se concreta en la segunda tabla, en los otros siete mandamientos; de hecho, tu prójimo es tu hermano, es un sarmiento de la misma vid, un ser con el que nos volvemos a Dios rezando “Padre nuestro, que estás en los cielos”.

Por tanto, no hay alternativa: ser y permanecer injertados en Cristo Jesús con fe y amor; vivir en plena comunión con los hermanos: entonces y sólo entonces Dios es nuestro Padre. Con el sacramento del Bautismo nosotros, que éramos como olivos serváticos, nos insertamos e injertamos en Cristo para producir frutos de vida eterna.

Entonces, ¿cuál debe ser nuestra tarea? Permaneced atados a la vid, a Cristo Jesús, para que nos alcance la gracia, esta linfa vital que viene de Jesús y produzcamos frutos de vida eterna. Permanecer atado a la vid significa no abandonar los compromisos asumidos con el Bautismo, no irse como el hijo pródigo, sino permanecer en el amor de Dios.

Si es necesario, el Padre poda esta rama para producir más y mejor; pero nuestra respuesta es solo una. Padre, hágase tu voluntad. El hilo de oro que cose todo el pasaje y que Jesús repite seis veces es ‘fruto’: en esto mi Padre es glorificado en que ustedes den mucho fruto.

En el día de la muerte, cuando nuestra vida terrena se ponga, la cuestión última no será si has hecho sacrificios o renuncias, sino qué frutos concretos de amor has obtenido. Como cristiano, ya no eres una planta silvestre, sino un injerto; los frutos del injerto son frutos de fe y amor.

Si empiezas a pensar de acuerdo a ti mismo, actuando de acuerdo a ti, pensando solo de acuerdo a ti, sólo te encontrarás a ti: una criatura pobre, débil y pecadora; contigo solo encontrarás debilidades, mezquindad, locuras e infelicidad. ¿Quieres que Dios sea siempre tu Padre? Nunca rompa su vínculo con Cristo: fe y amor.

 

por don Pietro Pisciotta.

ROMA, Italia.

2 de mayo de 2021.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *