FORMACIÓN RELIGIOSAMaría y José nos enseñan cómo responder ante los giros y dolores en la vida.

ACNmayo 2, 2021

A pesar de la opinión popular, a algunas personas les puede sorprender saber que el momento más ocupado en una parroquia no es Navidad o Semana Santa. Ciertamente, estos son períodos agitados, pero la corona de la época de mayor actividad en realidad va al mes de mayo.

En mayo, las parroquias ven el final de los años escolares, junto con muchos otros programas pastorales y de formación parroquial. Hay ceremonias de graduación, misas de la Primera Comunión, procesiones de mayo, celebraciones del Día de la Madre, a veces confirmaciones, y todos los desafíos pastorales que enfrentan las personas y las familias en los giros y vueltas de estos eventos.

El ajetreo de mayo nos recuerda el rostro cambiante de la vida. A veces, tal verificación de la realidad puede confundirnos y molestarnos: los padres se sorprenden (y un poco entristecen) por la rapidez con la que sus hijos están creciendo, los hijos adultos se afligen por el envejecimiento de sus madres (y padres) y la ineludible mortalidad la vida levanta la cabeza, de una manera u otra, y nos recuerda que el tiempo avanza.

Puede recordarnos que las cosas están cambiando, nos guste el cambio o no.

¿Qué debe hacer un creyente en tal situación? ¿Cómo vamos a encontrar la paz en medio de un mundo cambiante?

En su año litúrgico, la Iglesia nos brinda dos respuestas poderosas, a saber, el testimonio y la intercesión de María y José.

El mes de mayo está tradicionalmente dedicado a María, de ahí las Procesiones de Mayo y otras devociones a lo largo del mes. En este mes de numerosos cambios en la vida de las personas y las familias, la Iglesia nos señala a María. En ella encontramos a una persona dedicada a la divina Providencia de Dios. María aceptó todas las cosas. Ella era en palabra y acción una verdadera “sierva del Señor”. Agradecía todo lo que Dios traía a su vida.

La aceptación de María de la Providencia divina no fue un idealismo fuera de lugar, ingenuidad o desdén por su vida. Fue una fe firme en la bondad de Dios. Era una confianza vibrante que el rostro cambiante y las dificultades de la vida eran parte de un plan maravilloso que se estaba desarrollando en medio de un mundo caído. María tenía una certeza absolutamente personal de que todas las cosas se movieron y terminaron para siempre para los que aman a Dios.

Esta forma de vida le dio a María paz, esperanza y alegría. Incluso cuando fue testigo de la oscuridad del mundo, su crueldad y su inquietante caída, supo que Dios tenía a sus hijos en sus manos y que nada podría arrebatárselos.

Con su fe y conocimiento en Dios, María supo encontrar la gracia en los sufrimientos y dolores de la vida, así como en las tareas mundanas y cotidianas de la vida. Esta comprensión ayudó a María a vivir cada acción como un medio de gracia. Como tal, estuvo atenta a sus deberes en la vida y los cumplió con virtud y excelencia.

Esta conciencia nos lleva a San José. El mes de mayo comienza con la fiesta de San José Obrero. La Iglesia nos está ayudando una vez más a abordar el rostro cambiante de la realidad, ya que nos señala, no solo a José, sino a su condición de trabajador.

Si bien se puede decir mucho de José (aunque nunca dijo nada de sí mismo), no debemos descuidar el hecho de que era un trabajador. José trabajó. Veía su trabajo como parte de la vocación que se le había encomendado. Vio gracia y poder en su trabajo.

En lugar de quedar atrapado en una inútil mirada al ombligo, Joseph se centró en la tarea que tenía entre manos. Cuando las cosas se oscurecieron y la vida cambió, se adaptó y trabajó. Mantuvo el rumbo, sabiendo que mientras desempeñaba su papel, Dios jugaría el suyo.

Entonces, tenemos el ejemplo de María y José. A medida que la vida cambia y se nos recuerda la dimensión pasajera de nuestras vidas y del mundo, podemos aprender de ellos e imitar sus ejemplos.

Podemos seguir la vida de María y aceptar los giros y vueltas de la vida. Podemos declararnos siervos de Dios y trabajar para ver su cuidado paternal en todos los aspectos de nuestra vida, incluso en los inquietantes y perturbadores.

Entonces podemos seguir la vida de San José y ponernos manos a la obra. La autorreflexión es buena y tiene su lugar, pero la oración y el desempeño de nuestros deberes en la vida son aún mejores. Nuestro trabajo es sacramental, nos ayuda a encontrarnos con Dios, conocer su presencia y cooperar con él en el cuidado de la humanidad y la creación.

En el mes de mayo, por lo tanto, la Iglesia nos da a María y a José como nuestras respuestas a los giros y dolores del mundo.

 

Padre Jeffrey F. Kirby.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *