VIDA Y FAMILIABiden repudia los derechos humanos inalienables, pero en cambio promueve el aborto y “derechos” sexuales

ACNabril 28, 2021

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Anthony Blinken, realizó dos movimientos recientes que despertarán las alarmas entre los defensores de la vida y otros conservadores.

Primero, “repudió” el trabajo de la Comisión de Derechos Unalienables de Estados Unidos, fundada por el exsecretario de Estado Mike Pompeo y presidida por la profesora de Harvard Mary Ann Glendon.

Al mismo tiempo, Blinken prometió elevar los “derechos sexuales y reproductivos” en el informe anual de derechos humanos emitido por el Departamento de Estado. Esto también es una revocación de la administración Trump que eliminó el aborto del informe anual porque el aborto no está reconocido como un derecho humano.

Las medidas recibieron elogios de los grupos de abortos y críticas de los conservadores.

“Los derechos de las mujeres, incluidos los derechos sexuales y reproductivos, son derechos humanos”, dijo Blinken, como para cerrar cualquier debate sobre la legitimidad del aborto y las cuestiones LGBT.

El nuevo enfoque de la administración Biden sobre los “derechos sexuales y reproductivos” —un término utilizado por la industria global del aborto y el lobby LGBT a nivel internacional— promete tener un alcance más amplio que el enfoque de los “derechos reproductivos” bajo la administración Obama.

Tradicionalmente, se entendía que los derechos reproductivos se referían a la prevención de la coacción en la planificación familiar y el acceso a la salud maternoinfantil. El nuevo énfasis en los “derechos sexuales” señala la intención de la administración Biden de elevar las controvertidas políticas sociales, incluido el aborto, las cuestiones LGBT y la autonomía sexual de los niños como derechos humanos. Y es coherente con las posiciones adoptadas por la administración Biden en las Naciones Unidas junto con la Unión Europea.

Blinken prometió agregar un enfoque en estos temas en los próximos años y publicar un apéndice sobre derechos sexuales y reproductivos al informe de derechos humanos de 2020 a finales de este año.

Blinken reprendió a la administración Trump por tratar de priorizar los derechos civiles y políticos inalienables que están en línea con la Constitución de Estados Unidos sobre los derechos sociales y económicos, y dijo que no había una “jerarquía” de derechos humanos.

“Todas las personas tienen estos derechos, sin importar dónde nazcan, lo que crean, a quién aman o cualquier otra característica”, enfatizó Blinken.

No llamó a la comisión por su nombre propio. Lo despectivamente lo descartó como “un comité asesor del Departamento de Estado recientemente disuelto”. Describió el trabajo de la comisión como “desequilibrado”. Y restó importancia al trabajo de la comisión como meras “declaraciones” sin hacer referencia al informe histórico de la comisión.

El brazo de cabildeo de la industria global del aborto en Washington DC, un grupo llamado CHANGE, elogió los comentarios de Blinken y lanzó una campaña en las redes sociales para apoyarlo.

Los conservadores expresaron confusión y desaprobación.

En el Consejo de Relaciones Exteriores , el exasesor de la Casa Blanca de Bush y Trump, Elliot Abrams, calificó las caracterizaciones de Blinken de la Comisión de Derechos Inalienables de Estados Unidos como “injustas” e “indignas del Departamento de Estado y del Secretario”. Acusó a Blinken de ceder a la presión política y cuestionó si Blinken incluso había leído el informe de la comisión.

Los miembros de la comisión “disuelta” defendieron su trabajo. Peter Berkowitz de RealClear Politics y Russell A. Berman de National Interest acusaron a Blinken de politizar los derechos humanos.

 

 

Por Stefano Gennarini, JD

WASHINGTON DC.

C-Fam.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *