CULTURA RELIGIOSAEuropaLas sotanas vuelven.

ACNabril 27, 2021
La revista francesa Famille Chretienne se hace eco de un curioso fenómeno entre el clero francés: el regreso de las sotanas, una vestimenta cada vez más elegida por los sacerdotes jóvenes.

Convertida en ‘opcional’ en los años sesenta, la sotana que había sido la vestidura universal de los sacerdotes pasó prácticamente a desaparecer de nuestras calles y parroquias casi de la noche a la mañana. Muchos sacerdotes dijeron definitivamente adiós a toda vestimenta que les identificara como clérigos, especialmente en el sector más innovador del clero, mientras que los conservadores optaban por el discreto ‘clergyman’ gris o azul.

La sotana quedó prácticamente para sacerdotes apegados a las viejas formas, un modo de identificar curas adscritos a movimientos ‘tradis’, nostálgicos de tiempos pasados y de edad habitualmente avanzada.

Pero la sotana está protagonizando un sorprendente ‘revival’ entre los jóvenes pastores, muchos de los cuales rechazan la etiqueta y las nostalgias del clero ‘tradicionalista’. Al menos, eso es lo que sucede en Francia, según un reciente reportaje aparecido en la revista Famille Chretienne.

“En las sesiones de formación continua de mi provincia eclesiástica [Ruán], solo dos la llevábamos en 2014”, confiesa a la revista el padre Laurent Gastineau, ordenado hace cuatro años en la diócesis de Séez. “Hoy somos ya una docena, es decir, la mitad de los participantes”.

Anécdotas personales aparte, la firma Arte Houssard, que elabora sotanas a medida, confirma con números la tendencia: un aumento de clientes del 145% entre 1999 y 2016.

“Siempre hemos tenido clientes, principalmente tradicionalistas, a los que se suma la nueva generación de sacerdotes [del Novus Ordo] de hoy que quieren tener una sotana, aunque no la lleven todos los días”, asegura el gerente del negocio.

 

Infovaticana.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *