DESTACADOS“Movimiento Ciudadano”, falsa alternativa electoral. ¿Tendrá a Jalisco, Campeche y Nuevo León como botín pactado? Pt. 1

El ex socio abortero socialdemócrata de los panistas, le roba candidatos y votos. Campeche, Jalisco y Nuevo León: ¿botín pactado para el MC?
ACNabril 26, 2021

El empleo de estrategias auténticamente maquiavélicas por parte de fuerzas políticas que buscan controlar el Poder Legislativo mexicano a través de las elecciones que se celebrarán el próximo mes de junio en el país, está empoderando a nivel nacional a un aparente ‘tercero en discordia’: el llamado “Movimiento Ciudadano”, otro de los partidos socialistas o socialdemócratas que utiliza el Viejo Sistema para controlar a la sociedad y le sirven para simular el rejuego democrático mediante un pluripartidismo fake, con puros membretes tripulados por grupos revolucionarios nacidos y operantes desde los años veintes.

El origen de todos esos Partidos “opositores” es el mismo, pero la confrontación electoral simulada y calendarizada entre todos ellos para junio próximo, les permitirá pulverizar y repartirse el llamado ‘voto de castigo’, así como también capturar y conducir, a modo, el descontento ciudadano y con ello legitimar la permanencia “democrática” de La Cuarta Transformación”  en Palacio Nacional y las Cámaras de Diputados y Senadores.

Pero lo más espinoso de la deliberada maniobra revolucionaria de intentar apuntalar a “Movimiento Ciudadano” como la “opción ideal” entre el elector indeciso -dada la deteriorada imagen de las dos grandes coaliciones en pugna-, es que, con un MC sólido, creciente en el número de diputados, MORENA conseguiría “el brazo abortero” que necesita para la legalización generalizada de la mal llamada “interrupción del embarazo” en México. De hecho, no puede pasarse por alto que Movimiento Ciudadano MC es el único partido político que textualmente asume el aborto como “un derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo”. Sus principios son explícitamente abortistas, y hacen comprensible por qué Luis Donaldo Colosio y sus compañeros de bancada del MC en Nuevo León, votaron contra el blindaje a la vida y, consecuentemente, también contra la implantación del llamado PIN parental en dicho estado.

(Los candidatos pro aborto que representan un partido pro aborto, quedan descalificados para recibir el voto de un católico. Quien votare a favor de tal candidato se hace cómplice en el mal moral del aborto y el votante al conocer esto comete un pecado mortal. El Canon 1398 es una norma de derecho canónico de la Iglesia católica que declara que “quien procura el aborto, si éste se produce, incurre en excomunión latae sententiae” (automática, sin juicio eclesiástico, sin necesidad de que ninguna autoridad de la Iglesia lo declare para su caso concreto de manera expresa). La excomunión significa que un católico queda privado de recibir los Sacramentos mientras no le sea levantada la pena: no se puede confesar válidamente, no puede acercarse a comulgar, no se puede casar por la Iglesia, etc. El excomulgado queda también privado de desempeñar cargos en la organización de la Iglesia.)

Lo anterior es importante de destacar, porque incluso los buenos perfiles que vayan como candidatos de Movimiento Ciudadano, no tendrán posibilidades de hacer cambios desde sus bancadas, en los temas de Vida y Familia.

De hecho, el disparo favorable al “Movimiento Ciudadano” (MC) en las encuestas realizadas entre los potenciales electores de importantes estados como Jalisco, Campeche y Nuevo León, no es gratuito ni accidental, sino resultado de la deliberada y planificada adopción del maquiavelismo más puro, tanto por parte del binomio AMLO – MORENA, como de la facción supuestamente “católica” dentro del PAN (Partido Acción Nacional), asociada formal y reiteradamente con partidos de rancio anticlericalismo como el PRI, el PRD y el propio MC.

De hecho, ninguna de las decisiones tomadas con antelación a lo que hoy se vive en México, fue casual, improvisada o producto de la ocurrencia o el estado anímico de una sola persona. Ninguna. Todo lo contrario. Ciertamente, en su momento, tales determinaciones resultaron sorpresivas y hasta inauditas para el gran público, para las masas ahora manipuladas desde las Redes Sociales, pero todas las resoluciones previas que recordaremos a continuación tenían el propósito de ir “calentando” el terreno para alcanzar un objetivo revolucionario que, día a día, se cumple con precisión y facilidad:

1.- La “sugerencia” lanzada por Andrés Manuel López Obrador el 10 de junio de 2020, para que formalmente se implantara en México el sistema Bipartidista, en reemplazo del formalmente pluripartidista que opera en el país desde hace ya casi un siglo.

2.- La aparentemente espontánea “iniciativa” de primero alentar y posteriormente formalizar, cuatro meses después del pedido de AMLO, un solo bloque opositor presuntamente ciudadano y apartidista, denominado “Sí por México”.

3.-  La repentina orden girada a todas las agrupaciones Pro Vida y Pro Familia del país, por parte de los organizadores de “Sí Por México”, para que se abstuvieran de proclamar sus principios, propuestas y reclamos, y en cambio se sometieran a una llamada “Neutralidad Ideológica”, consistente en el silenciamiento, en el abatimiento de  banderas y posturas doctrinales, para “no molestar”, para “no ofender”, para “no herir” a sus nuevos socios pro aborto,  pro LGBTIQ, pro eutanasia…dentro de “Sí por México”.

“Sí por México”: un ‘intento vergonzoso’ de silenciar la defensa de la vida, la familia y la Fe.

4.- La obediente respuesta de los dirigentes de los partidos PAN, PRD y PRI, de constituir un solo frente opositor (“Va Por México”), una “gran” coalición —formalizada el 22 de diciembre de ese mismo año, 2020–, bajo el engañoso argumento de que “sólo unidos” podrían derrotar a MORENA y arrebatarle la mayoría que tiene en las Cámaras de Diputados y Senadores.

(Argumento ciertamente insostenible, pues semanas antes, precisamente, el PRI había arrasado, había ganado de forma arrolladora las elecciones celebradas en los estados mexicanos de Coahuila e Hidalgo…sin necesidad de aliarse con algún otro partido).

5.-  La intempestiva resolución del Partido “Movimiento Ciudadano”, viejo aliado socialdemócrata del PAN y del PRD, de esta vez no sumarse a la coalición “Va Por México”.

6.- La sorprendente aprobación de leyes contra la vida, contra la familia y contra la Iglesia, por parte de diputados de todos los partidos políticos: MORENA, PAN, PRI, PRD, MX, PVEM, PES, PT.

Enemigos frente al gran público, pero aliados inseparables en la aprobación de leyes contra la vida, la familia, la libertad y la Iglesia, en la Cámara de Diputados.

Coludidos con MORENA, todos los partidos aprueban Ley que condena a la Iglesia por “violencia simbólica”. Pt. 3

Todas estas medidas parecen tener, sin embargo, un mismo hilo conductor y la puesta en marcha del más puro maquiavelismo. Ser la expresión más nítida de la praxis absolutamente Liberal. Porque para nadie que haya leído y/o estudiado El Príncipe, puede dejar de reconocer que toda la parafernalia montada para las elecciones de este año en México responde a los cánones establecidos por Nicolás Maquiavelo, empezando por quienes, siguiendo al pie de la letra las recomendaciones expresas del florentino, diseñaron y montaron “Sí Por México”: un instrumento político que hace primar la eficacia por sobre la moral, por sobre la ética, por sobre los principios…al amparo del llamado “voto útil”.

El elemento clave es que los precursores de “Sí Por México” montaron toda su estrategia… maquiavélicamente; es decir, tal y como lo estipuló Nicolás Maquiavelo: haciendo a un lado todo dogma, todo principio, toda moral.

Esta es la razón por la cual, al momento de lanzar la propuesta inicial de “Sí por México”, impusieron a todas las agrupaciones pro Vida, pro Familia y pro Libertad del país, la llamada “NEUTRALIDAD IDEOLÓGICA”. Los empujaron a integrarse en un frente, en una coalición “ciudadana”, pero dejando a un lado la proclama y defensa de sus principios morales. El argumento que utilizaron fue muy simple: dejar a un lado lo que nos divide, y unirnos en lo que materialmente nos interesa. Esto es: sepultar, hacer a un lado las razones de fondo (los principios, la Fe), para priorizar el momentum: Dos Bocas, el Tren Maya, el aeropuerto de Santa Lucía, etc…

Como cualquiera puede fácilmente observar, tal proceder es neta, fielmente maquiavélico, toda vez “católicos” convocantes de “Sí Por México” obligaban a los líderes católicos Pro Vida y Pro Familia a ser “neutros”, indefinidos, anodinos, “laicos”; como diría el Evangelio: “tibios”, “ni fríos ni calientes”. En otras palabras, invitaron a los enjundiosos defensores de la vida y de la familia mexicanos a ser indolentes frente a los enemigos de la Fe. En otras palabras, a actuar maquiavélicamente. ¿Por qué? Veamos…

Porque fue precisamente el florentino, en El Príncipe, quien quebró la integridad del hombre, del político, del interesado en participar en “la cosa pública”, al quitarle la carga de la conciencia moral en su acción en el ámbito social. En efecto, a Nicolás Maquiavelo se le debe la práctica política de la llamada “doble moral”, porque sostuvo que el ejercicio de la actividad política tiene su propia “moral”: la “moral política”. Una moral a conveniencia, sin escrúpulo alguno, sustentada, justificada, en “la razón de Estado”.

De esa manera, Maquiavelo dividió, desgarró internamente a la persona, su integridad, porque “exculpó” todo proceder individual convenenciero, utilitarista, al decretar el desplazamiento de la Moral, de la llamada “moral tradicional” asentada en el Derecho Natural y los Mandamientos de la Ley de Dios. Así, a partir de Maquiavelo, en la concepción moderna del Estado, ya no habrá más Moral que sancione la actuación del que interviene en la política. De ahora en adelante, ciertamente se admitirá la existencia de una “moral religiosa” (intimista, para la casa…), pero en el ejercicio del quehacer público, primará, gobernará, la otra “moral”, la “moral política”, donde se puede de todo, donde dejarán de intervenir los principios universales. Lo únicamente importante será la búsqueda y conservación del Poder, pero sin mezcla, sin injerencia, sin participación de los principios morales universales. La llamada “moral religiosa” dejará de intervenir en los asuntos públicos. Lo que debe colocarse por encima de todo es la búsqueda y conservación del Poder, vía la Neutralidad, al Neutralidad Moral. Por eso, Isaiah Berlin sintetiza a la perfección lo que implantó Nicolás Maquiavelo: “separar las dos moralidades: una es la moral del mundo pagano con sus valores y la otra es la moral cristiana, con sus ideales de cristiandad”. Y es esta separación maquiavélica la que nos “libera” de nuestros “prejuicios” y nos permite “hacernos una” en alianzas y coaliciones, con feministas, con pro aborteros, con promotores de la Agenda LGBTIQ. Porque finalmente, hay que repetirlo, lo único que importa a los maquiavélicos es el Poder, su conservación, y bajo la lógica de Maquiavelo, “si un hombre está interesado en los asuntos públicos, en la seguridad, la independencia y la felicidad sobre la tierra; en un mundo real y no en uno imaginario, el código predicado por la Iglesia, no opera” (Berlin, La originalidad de Maquiavelo. p. 128).

Así, la no injerencia de los principios morales universales en la vida pública, esto es, la “NEUTRALIDAD IDEOLÓGICA”, es el silencio de Dios en el quehacer político, el montaje de un “bien común” secularizado.

A la luz de lo anterior, queda claro que al imponer en todo el país el silencio, el abatimiento de las banderas Pro Vida y pro Familia mediante la “Neutralidad ideológica”, los que impulsaron Sí por México (hoy ‘Va por México’), no sólo indujeron a quebrantar la integridad personal mediante la práctica de “la doble moral” maquiavélica, sino que también infiltraron la discordia entre los auténticos “providas”, mediante el “divide y vencerás” que tanto frutos le dio a Julio César en la antigüedad. Es decir, a través “del canto de las sirenas” (el señuelo de obtener un puesto de elección popular en los comicios de junio próximo), agrietaron el corpus de las agrupaciones, e hicieron que incluso algunos de sus miembros, so pretexto de la “unidad” opositora, participaran en campañas políticas de personajes viejo cuño priista y perredista que promueven el aborto, la eutanasia, las bodas entre personas del mismo sexo y demás. La doble moral, pues. Yo soy pro vida, pero le arrimo votos a los anti vida. Yo soy familia, pero voto por la alianza donde están los pro Agenda LGBTIQ.

Pero eso no es todo. Resulta que el binomio AMLO – MORENA ha aplicado el mismo proceder maquiavélico: ha reforzado a trasmano tanto a Partidos políticos de reciente reconocimiento como a los que llevan poco más de dos décadas de operar. Y su objetivo es también el de dividir para vencer.

Es así que Partidos como “Fuerza Por México”, “Redes Sociales Progresistas” y “Movimiento Ciudadano”, fraccionan, dividen, pulverizan el voto de castigo contra el binomio AMLO – Gobierno y, debido a la persistente campaña de desprestigio contra el llamado PRIAN, ven elevar su nivel de popularidad entre los electores potenciales. El más beneficiado de todos ellos es, hasta el momento, el multicitado “MC”.

Dos ejemplos:

 

JALISCO: DIVISIÓN SEMBRADA POR “MOVIMIENTO CIUDADANO”.

Un claro ejemplo de lo expuesto se presenta, por ejemplo, en el distrito X, del estado de Jalisco.

En dicho Distrito, MC postula intencionalmente, a un empresario, Horacio Fernández, que es Pro Vida y Pro Familia. Y lo impulsa no por defender la vida y la familia, sino para resquebrajar al bloque de agrupaciones y personas que llevan décadas de luchar contra los impulsores del aborto.

Fernández, quien a pesar de su buena fe carece de experiencia legislativa y de respaldo del propio partido que lo postula, es evidente que será sometido por la aplanadora del partido MC, que es de raíz y legalmente, pro aborto.

La postulación de Francisco Ramírez Acuña, (hombre con “tablas” y experiencia tanto legislativa como en el ejercicio de la gobernanza en Jalisco), como era de esperarse, ha terminado por dividir a los Pro Vida y Familia, dado que algunos apoyan al ya mencionado Horacio Fernández. Se fracturó la coalición Sí por México y de ahí nació “Sí por Jalisco”.

El punto central, maquiavélico, ha sido el de utilizar a “Movimiento Ciudadano” para dividir, confrontar y engañar al electorado, sobre todo católico, en estados como Campeche, Jalisco y Nuevo León.

Lo peor de todo para los provida a nivel nacional que han sido seducidos por Movimiento Ciudadano es que en la Declaración de Principios de Movimiento Ciudadano MC en el 7 que habla sobre la “Igualdad y equidad de género”, en el último párrafo se lee:

“De igual manera, es indispensable incluir la participación de las mujeres en los procesos de planeación y toma de decisiones que determinan el desarrollo de sus comunidades y regiones. Así como, garantizar la salud sexual y reproductiva, y el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo”.

 

EN CAMPECHE, OTRO CASO MÁS: ELISEO FERNÁNDEZ MONTÚFAR.

De entre los muchos casos que corroboran la estrategia de empoderar a Movimiento Ciudadano, se puede tomar el de Eliseo Fernández Montufar, precisamente llevado a la presidencia Municipal de Campeche por los dos partidos antes hermanados: el PAN y Movimiento Ciudadano.

De 2004 a 2011 fue director general de la empresa Grupo Empresor, S.A. de C.V. De 2001 a 2013 fue director general de la empresa Grupo Sarfer, S.A. de C.V. Diputado Local 2015-2018 de la LXII Legislatura del Congreso del Estado de Campeche.

Considerado como un empresario egocéntrico, manipulador, autocrático, en palabras de Francisco Portela Chaparro, del Partido Liberal Campechano (PLC), Eliseo Fernández Montúfar “es un karateca que sólo aplica las artes que aprendió para golpear a su familia y a sus adversarios”.

Fernández Montúfar surgió de las filas de Acción Nacional. Por ese partido llegó a la diputación local, en donde, de acuerdo a las versiones recogidas, estableció acuerdos con Alejandro Moreno -Alito- por lo que éste lo impulsó para que se convirtiera en presidente de la Mesa Directiva del Congreso de Campeche.

Fue candidato a la presidencia municipal de San Francisco de Campeche en alianza PAN-MC, con la cual ganó la presidencia municipal.

Como alcalde de Campeche, una de sus primeras acciones fue el despido del personal de confianza del ayuntamiento. No cumplió con sus compromisos de campaña. Sus operadores financieros crearon empresas fantasmas con el propósito de desviar 3 millones de pesos mensuales por servicios ficticios.

Se ha señalado como su prestanombres a Daniel Barrera Puga, actualmente es el delegado del Instituto Nacional de Personas Adultas Mayores -INAPAM- en Campeche.

Barreda Puga es quien llevó a la quiebra al Seguro Popular en 2018, inflando la nómina con amistades, así como creando puestos que representaban gastos excesivos al Régimen Estatal de Protección Social en Salud.

Eliseo Fernández Montúfar ha sido señalado como protector de funcionarios que desfalcaron las direcciones municipales de Campeche. Como alcalde, vendió la nómina de los trabajadores del ayuntamiento de Campeche al Banco Afirme (institución bancaria ligada a Andrés Manuel López Obrador y el Partido MORENA) para hacerse de créditos que pueden servirle para el financiamiento de su campaña a gobernador.

“Movimiento Ciudadano” presenta algunas características que no pueden ser pasadas por alto:

 

 1.- Al igual que el PRD y MORENA, “Movimiento Ciudadano” fue creado por socialdemócratas que militaron largamente en el PRI. Su origen es el mismo. Se nutrieron en los mismos pechos priistas. Las mismas leches que bebieron Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador, nutrieron a Dante Delgado y a Enrique Alfaro (actual gobernador de Jalisco). Todos ellos mamaron la ideología nacional – revolucionaria, y todos ellos renunciaron al PRI, para hacerle la guerra a los liberales. En el caso concreto de “Movimiento Ciudadano”, sus promotores públicos fueron dos veracruzanos: Dante Delgado Rannauro y Luis Maldonado Venegas. Ambos, destacados miembros de la masonería socialdemócrata y ligados tanto a Fernando Gutiérrez Barrios como a Miguel Alemán, también veracruzanos. 

2.- La creación del Partido Convergencia (antecedente del actual “Movimiento Ciudadano”) tuvo el aliento del equipo íntimo del entonces Presidente Ernesto Zedillo -del que formaban parte Esteban Moctezuma Barragán y el ya mencionado Luis Maldonado Venegas-, precisa, curiosa, significativamente meses antes de que pactaran la entrega de Los Pinos a Vicente Fox en el año 2000. No solamente eso: se pudo comprobar legalmente que recursos públicos del erario poblano -operado en aquel entonces por un gobierno priista-, fueron utilizados para financiar campañas de candidatos de Convergencia-Movimiento Ciudadano, al simularse aportaciones a una Institución de Asistencia Privada.

3.- Dante Delgado, incluso, fue uno de los abiertos defensores del también destacado masón José Manuel Mireles Valverde frente a la actitud golpista que el michoacano asumió contra el gobierno de Enrique Peña Nieto, y cuya última esposa se ha convertido en motivo de escándalo en dos momentos significativos:

Mireles, al recibir homenaje masónico.

a. Primero, con motivo de su boda con el propio Mireles. Cuando se casaron, él tenía 60 años de edad, y ella 21. Esto causó hilaridad en las redes sociales.

b. Y recientemente, con motivo de su postulación como candidata de MORENA a una diputación local por ocho municipios del estado de Michoacán.

Los vínculos entre Dante Delgado y los Mireles se han extendido al ámbito partidista, de tal suerte que “Movimiento Ciudadano” también ha postulado a cuando menos a una de las hermanas del ya fallecido y polémico José Manuel.

Queda en claro, pues, que MORENA y MOVIMIENTO CIUDADANO son lo mismo.

Siguen siendo los mismos.

Se intercambian candidatos.

Uno y otro buscan acomodo para “sus fichas”.

Que su enfrentamiento electoral, es una simulación.

4.- Al igual que MORENA y el PRD, CONVERGENCIA-MOVIMIENTO CIUDADANO postuló a Andrés Manuel López Obrador como candidato a la Presidencia de México. Si bien MORENA lo hizo hasta el 2018, tanto en 2006 como en 2012, “Movimiento Ciudadano” (inicialmente llamado “Convergencia”), se alió con el PRD y el PT (Partido del Trabajo) con ese objetivo.

5.- Si bien se han presentado discrepancias entre Andrés Manuel López Obrador (ya como presidente de México) y el gobernador jalisciense Enrique Alfaro, éstas no han sido de fondo y, por el contrario, han contribuido a la tratar de generar la imagen de Movimiento Ciudadano como un partido opositor y alternativo a MORENA; pero la hermandad profunda entre ellos es evidente. En cualquier caso, Alfaro y AMLO han tenido la misma trayectoria: militaron en el PRI, luego pasaron a formar parte del PRD y han marchado, codo con codo, en la búsqueda de cargos públicos por los mismos partidos.

6.- Las confrontaciones entre Alfaro y AMLO finalmente permiten a López Obrador pulverizar el voto de castigo. Y el insistente descrédito hacia lo que se denomina a nivel popular como el PRIAN (coalición VA POR MÉXICO), representa una especie de autocastigo del Partido Acción Nacional, ya que el PAN carga con la mala imagen del PRI, además de que sus reiteradas alianzas con los partidos socialistas o socialdemócratas (PRD y CONVERGENCIA-MOVIMIENTO CIUDADANO), se le han vuelto en contra, ya que ha alentado a la que antes era su clientela electoral cautiva…a perder el miedo a votar en favor de partidos pro abortistas, pro LGBTIQ, como los ya citados PRD y Movimiento Ciudadano. Es decir, el sincretismo de los dirigentes “católicos” panistas ha provocado que sus tradicionales electores cristianos, pierdan también la vergüenza de sufragar por candidatos de partidos contrarios a sus principios.

Así las cosas, tanto el sincretismo ideológico adoptado por los operadores del PAN mediante sus alianzas y coaliciones con socialistas o socialdemócratas, como la estrategia de “Neutralidad ideológica” de los “católicos” que tripulan tanto el PAN como las uniones nacionales de padres de familia y los frentes nacionales por la familia…han terminado por fortalecer a los partidos mexicanos de izquierda, y por restarle solidez a los candidatos honestos y auténticamente pro vida y pro familia que se han postulado a un cargo de elección popular con el afán de por defender con autenticidad los principios y valores cristianos.

Ante tal panorama, resulta obligado preguntar: ¿Hay “gato encerrado” con el MC (Movimiento Ciudadano) para entregarle algunas plazas?

Porque resulta también sospechoso el que algunos de los que en forma justificada criticaron la colocación de una estatua blasfema en plena ciudad de Guadalajara, durante la gestión municipal de Enrique Alfaro, ahora trabajen a su lado, para allegarle votos a “Movimiento Ciudadano”.

¿Dónde están esos miles que marcharon contra Enrique Alfaro en 2017?

Porque no hay que olvidar que muchos de los que, justificadamente, acusaron a Alfaro de atacar los valores religiosos de los mexicanos con una escultura blasfema en la ciudad de Guadalajara, ahora hacen campaña en favor de candidatos del Movimiento Ciudadano en algunas plazas. ¿Ya se les olvidó? ¿Qué ha pasado?

El maquiavelismo empleado por estrategas “católicos”, está rindiendo sus “frutos”. El sincretismo de sus alianzas y coaliciones con los enemigos de la fe, se está regresando como boomerang. La “moral política” de Maquiavelo ha puesto a luchar católicos contra católicos, sólo por el afán de conseguir un cargo público. Y algunos “católicos” no han dudado en adherirse a partidos formal, oficialmente socialdemócratas y aborteros como Movimiento Ciudadano, al que el PAN “católico” estuvo solapando ininterrumpidamente mediante sus alianzas electorales junto el PRD.

 

Es la doble moral maquiavélica. El golpe de pecho en casa, y la fornicación con el enemigo en público.

 

Es el resultado de alianzas y coaliciones con partidos intrínsecamente enemigos de los principios naturales y cristianos. Y el recurso maquiavélico de asociarse con quienes fomentan la Cultura de la Muerte.

Desde el siglo primero, la Iglesia ha afirmado la malicia moral de todo aborto provocado. Esta enseñanza no ha cambiado; permanece invariable. El aborto directo, es decir, querido como un fin o como un medio, es gravemente contrario a la ley moral.

«No matarás el embrión mediante el aborto, no darás muerte al recién nacido» (Didajé, 2, 2; cf. Epistula Pseudo Barnabae, 19, 5; Epistula ad Diognetum 5, 5; Tertuliano, Apologeticum, 9, 8).

Ya en el artículo 2272 señala que “La cooperación formal a un aborto constituye una falta grave. La Iglesia sanciona con pena canónica de excomunión este delito contra la vida humana. “Quien procura el aborto, si éste se produce, incurre en excomunión latae sententiae” (CIC can. 1398), es decir, “de modo que incurre ipso facto en ella quien comete el delito” (CIC can. 1314), en las condiciones previstas por el Derecho (cf CIC can. 1323-1324). Con esto la Iglesia no pretende restringir el ámbito de la misericordia; lo que hace es manifestar la gravedad del crimen cometido, el daño irreparable causado al inocente a quien se da muerte, a sus padres y a toda la sociedad”.

Es decir, que todo partido político que tiene como principio la promoción del asesinato de los hijos en el vientre materno, con el discurso técnico del derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo, por obviedad está excomulgado, y ningún católico debe promover su plataforma política abortista ni votar sus candidatos. No está moralmente permitido votar a favor de todos los candidatos de este partido. Hacerlo constituye una complicidad, ipso facto, del mal moral en disputa. La conciencia correctamente informada supera los límites de cualquier partido político.

Es una cuestión que golpea en el corazón de la persona humana y no puede ser negociada. Y es aquí donde los sentimientos, gustos, preferencias y opiniones deben estar gobernadas por la recta conciencia.

Debe recordarse el artículo 5 sobre EL QUINTO MANDAMIENTO DE NO MATARÁS del Capítulo Segundo, Segunda Sección, Tercera Parte del CATECISMO DE LA IGLESIA que establece en su artículo 2270 que “La vida humana debe ser respetada y protegida de manera absoluta desde el momento de la concepción. Desde el primer momento de su existencia, el ser humano debe ver reconocidos sus derechos de persona, entre los cuales está el derecho inviolable de todo ser inocente a la vida (cf Congregación para la Doctrina de la Fe, Instr. Donum vitae, 1, 1)”.

Por fortuna sí hay candidatos dignos de representar la Vida, la Familia y las libertades, candidatos congruentes.

(CONTINUARÁ)

 

Por: JOSÉ A. PÉREZ STUART
Analista invitado.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *