VIDA Y FAMILIAPervierten el Matrimonio: desechan la procreación como su fin…y alientan “bodas” homosexuales, “bodas” con niños, “bodas” con animales…y “bodas” entre padres e hijos.

ACNabril 24, 2021

La noticia viene de Estados Unidos. Un padre, cuyo nombre, edad y sexo se desconoce, quiere casarse con su hijo o hija mayor de edad. Evidentemente en Estados Unidos, dado que el incesto es un delito, el matrimonio entre padres e hijos también es ilegítimo, que de contraerse sería simplemente nulo. Aquí pues, es que este padre apeló al Tribunal Federal de Manhattan el pasado 1 de abril para que esta legislación, que le impediría casarse con su hijo, fuera declarada ilegítima.

Ha habido algunos precedentes similares. Por ejemplo, en 2008 en Oklahoma una mujer se casó con su hijo, luego se divorció de él y finalmente se casó con su hija. Obviamente, lograron ocultar los lazos de parentesco relacionados con los órganos administrativos. Entonces todo salió a la luz y madre e hija tuvieron serios problemas con la justicia. Otra historia fechada en 2018: Debby y Joe son medios hermanos que tienen un padre en común. Los dos se enamoran y luego se casan. Pero incluso en ese caso la ficción duró poco tiempo y los dos enfrentaron un juicio penal. En cambio, el resultado es diferente para una historia similar que sucedió en 2014: ella y él son medio hermanos con una madre en común. Los dos se casaron y una corte de apelaciones de los Estados Unidos validó el matrimonio. Según los jueces no fue incesto porque la relación entre medio hermanos es como la que existe entre dos primos. Pero quizás el caso más notorio, que, sin embargo, toca mucho la tangente de los recién señalados, es el que concierne a Woody Allen quien se casó con la hija adoptiva de su expareja Mia Farrow, adopción que tuvo lugar cuando Farrow estaba casada con otra persona. Allen se justificó afirmando que solo se habían casado para asegurarse de que la joven novia tuviera un futuro económico sólido cuando él se fuera. rse de que la joven novia tuviera un futuro económico sólido cuando él se fuera.

Volvamos a las noticias dadas al principio. El padre, ante los jueces, defendió así su caso. Inicialmente apeló a la “autonomía en la toma de decisiones”. Siendo el abogado del diablo, tendríamos que hacernos esta pregunta: ¿cómo culpar a este padre? Si la autonomía en la toma de decisiones legitima el asesinato del niño en el útero, ¿por qué no podría también legitimar el matrimonio con él? Si la autodeterminación hace que la eutanasia sea legal, ¿por qué no podría también hacer legal el vínculo matrimonial entre madre e hijo o padre e hija?

A continuación, añade el recurrente: ” A través del vínculo duradero del matrimonio, dos personas, cualquiera que sea la relación que los uniera, pueden encontrar un mayor nivel de expresión, intimidad y espiritualidad “. De este modo, podríamos aclarar más este concepto. Si «el amor es amor y, por tanto, si está mal pensar que el amor de pareja solo puede ser prerrogativa de las parejas heterosexuales, esto puede y debe ser cierto no solo para dos hombres o dos mujeres, sino también para madre e hijo (o hijo) y padre e hija. (o niño). Así como puede haber un amor de pareja entre dos personas del mismo sexo que se expresa carnalmente en una relación homosexual, también puede haber un amor de pareja entre dos personas de la misma familia que se puede expresar en una relación sexual. ¿Quién dice que el cariño entre madre e hijo sólo se puede expresar con el beso en la mejilla, el abrazo y las caricias en el rostro? ¿Dónde está escrito que el intenso amor de los padres no se puede expresar con el lenguaje igualmente intenso de las relaciones sexuales? No solo eso: sino los que dicen que la madre no puede sentir no solo sentimientos maternales, sino también conyugal del niño? Y entonces, si es así, ¿por qué no formalizarlos adecuadamente al casarse?

Todo esto, visto más de cerca, surge, aguas arriba, de la licuefacción de la institución del matrimonio. Hace unas décadas se empezó a decir que lo importante no es el matrimonio, sino los sentimientos que unen a los dos novios. Si lo esencial es la interioridad afectiva, sentimental y emocional, no hace falta decir que las personas homosexuales también pueden experimentar esta interioridad, pidiendo también una formalización de este vínculo afectivo. Pero liberalizado el sentimiento del amor haciéndolo universal – el amor puede ser heterosexual e incluso homosexual porque el amor verdadero no tiene barreras – aquí, fiel a este principio, el concepto de amor también se ha extendido a los animales (de ahí las propuestas del matrimonio interespecies), niños (pedofilia) y familiares de primer y segundo grado. El verdadero amor no tiene por qué conocer límites y pensar en el vínculo emocional entre madre e hijo en términos parentales y no conyugales es precisamente un límite. Otro límite es excluir algunas expresiones físicas adecuadas a este sentimiento interior.

En resumen, el camino que nos llevará a despejar incluso el incesto y el matrimonio entre padres e hijos y entre hermanos es absolutamente coherente con las premisas y absolutamente lógico en su articulación: el amor es sólo mero sentimiento. Todos los sentimientos que se perciben como agradables también son moralmente buenos. Y por lo tanto, si tengo la sensación de que califico como “amor de pareja” para mi hijo, ese sentimiento es verdadero y bueno. Pero si tengo este sentimiento particular que percibo como “conyugal”, no hay razón para negar que madre e hijo se casen. En resumen, quienes consideran el amor como un mero sentimiento y califican todo sentimiento placentero como moralmente bueno, no pueden dejar de aceptar el incesto y el matrimonio de los padres y hermanos.

 

Tommaso Scandroglio.

corrispondenzaromana.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *