COVID-19LIBERTAD CATÓLICAEl COVID también mata la libertad religiosa.

ACNabril 20, 2021
  • Informe bienal de Ayuda a la Iglesia Necesitada, una fundación católica nacida en 1947. Lo impactante es que dos tercios de la población mundial vive en países donde los gobiernos no respetan la libertad de religión o la sociedad la viola, en la mayoría de los casos a en detrimento de las minorías.
  • El continente con el declive más rápido de la libertad de religión es África, debido a la expansión de los movimientos yihadistas.
  • El impacto de la pandemia no debe subestimarse, debido a que los gobiernos, incluso en el mundo libre, han impuesto restricciones desproporcionadas a la práctica religiosa. En la presentación del Informe, Asia Bibi, de Canadá, lanzó un llamado a la defensa de los cristianos de Pakistán de la ley negra sobre la blasfemia.

 

Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACS), la fundación católica establecida en 1947 para apoyar a los fieles perseguidos a través de la oración, la información y la acción, publicó el 20 de abril el habitual informe bienal sobre la libertad religiosa en el mundo. Esta nueva edición, la XV, considera el período de agosto de 2018 a noviembre de 2020 y contiene 196 fichas, una por cada estado soberano.

Los datos recopilados muestran que 5.200 millones de personas , lo que equivale al 67% de la población mundial, viven en países donde hay graves violaciones de la libertad religiosa, a menudo en detrimento de las minorías religiosas. Estos incluyen tres de los países más poblados: China, India y Pakistán. Para negar la libertad religiosa están los gobiernos autoritarios en 43 países (para un total de casi tres mil millones de personas), los grupos y movimientos yihadistas en 26 países (más de 1.200 millones de personas) y los nacionalismos etnoreligiosos en cuatro países (1.600 millones de fieles).

Los países en los que no se respeta en cierta medida la libertad religiosa son 62 , 31,6%. En 36 hay principalmente discriminación e injusticias, en 26 es persecución real. En 30 países, personas murieron en acciones armadas por motivos religiosos. En 42 Estados (21% del total), los fieles en particular que abandonan o cambian de religión corren el riesgo de sufrir el ostracismo familiar y social y sanciones hasta la pena de muerte.

En el Informe de 2021, se agregaron nueve estados a la listade los que más violan la libertad de fe: siete africanos (Burkina Faso, Camerún, Chad, Comoras, República Democrática del Congo, Malí y Mozambique) y dos asiáticos (Malasia y Sri Lanka). De hecho, la situación más preocupante es la del continente africano, donde en 23 de los 54 estados, el 42%, los grupos armados yihadistas amenazan la libertad religiosa y la vida de los fieles. Especialmente en las regiones subsaharianas, los ataques y los ataques se intensificaron durante el período considerado, causando miles de muertos, cientos de miles de refugiados y daños materiales incalculables. “Esta radicalización – explicó el director de ACS Italia Alessandro Monteduro durante la videoconferencia de prensa convocada para la presentación del Informe – no se limita, sin embargo, a África.

En 47 de los 62 estados donde se niega gravemente la libertad religiosa , la situación, a menudo ya crítica, ha empeorado. En Burkina Faso, los civiles asesinados por grupos extremistas islámicos pasaron de 80 en 2016 a alrededor de 1.800 en 2019. En el norte de Mozambique, los yihadistas de al Shabaab ocupan y queman ciudades enteras. Entre los estados que registran alguna mejora, cabe destacar Nigeria y Egipto, en África, Indonesia, Asia, Siria e Irak, en Oriente Medio.

El Informe 2021 introdujo una nueva categoría , la de países “en observación” porque “se han observado nuevos factores alarmantes que emergen, con la posibilidad de provocar un deterioro sustancial de la libertad religiosa. Estos incluyen disposiciones legales contra aspectos de la libertad religiosa, aumento de casos de delitos motivados por prejuicios y violencia ocasional motivada por la religión ”. Hay un total de 24 países “bajo observación”, 11 de los cuales se encuentran en el África subsahariana.

Más allá de las cifras, estas y muchas otras, el Informe recuerdaatención a las tendencias y procesos en curso, a los factores que han contribuido a exacerbar la discriminación, la persecución y la violencia. Covid-19, por ejemplo, ha favorecido a los grupos terroristas, especialmente en África. Sirvió para reclutar nuevos combatientes entre los muchos jóvenes que se quedaron sin trabajo: de hecho, hay que recordar que algunas de las personas que se unen a grupos terroristas no lo hacen por convicción ideológica o religiosa, sino atraídas por el salario y la perspectiva. del botín resultante del saqueo. Además, los grupos armados yihadistas han obtenido una nueva membresía entre los musulmanes que afirman que la pandemia es un castigo de Dios contra los infieles occidentales y que la yihad militar lo hace a uno inmune al virus, además de garantizar un lugar en el cielo. No ultimo,

El Informe también destaca un hecho que sería un error subestimar . Debido al Covid-19 realmente hay muchos gobiernos que han limitado dolorosamente, si no la libertad religiosa, la del culto, imponiendo, entre las medidas de distanciamiento físico y aislamiento, limitaciones desproporcionadas a la práctica religiosa hasta prohibir por completo la celebración de misas y ritos religiosos. – Cristianos, musulmanes, judíos y, en países católicos, acceso a los sacramentos.

Asia Bibi participó en la videoconferencia para la presentación del Informede Canadá donde obtuvo asilo político junto con dos hijas y su esposo. Víctima de la ley de blasfemia en Pakistán, escapando de la pena de muerte, liberada después de diez años de prisión, Asia Bibi intervino para pedir a la comunidad internacional y al gobierno de su país que respeten el derecho a la libertad religiosa, para enmendar la ley de blasfemia que ella llamó “un espada en manos de la mayoría de Pakistán ”, que costó la vida al gobernador de la provincia de Punjab, Salmaan Taseer, y al ministro de Minorías, Shahbaz Batti, ambos víctimas de atentados por criticarla. Asia Bibi también quiso denunciar como una forma extrema de violencia que sufren en Pakistán muchos jóvenes cristianos, menores, secuestrados por musulmanes, que los obligan a convertirse al Islam y casarse con ellos.

 

Por ANNA BONO.

lanuovabq.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *