VIDA Y FAMILIALas intervenciones para el “cambio de sexo”, son peligrosas; sospechosamente, los medios lo ocultan

ACNabril 19, 2021

Una regla no escrita parece dominar los grandes medios con respecto al tema del transgénero: hay que hablar bien de él. Siempre, sin excepción. Todos los hallazgos, aunque de cierto origen científico, que en cambio cuentan otra historia sobre el “cambio de sexo”, destacando incluso graves criticidades sobre las condiciones de salud de quienes lo padecen, deben ser omitidos y descuidados, si no encubiertos.

En resumen, nada, especialmente con la ley Zan aún por aprobar, debe filtrarse, oscureciendo el dogma del arco iris según el cual todos, independientemente de su identidad biológica, deben ser libres para convertirse en “lo que sienten que son”. Una estratagema mediática que, de hecho, está funcionando.

Sin embargo, silenciados como están, los estudios que arrojan fuertes sombras sobre el “cambio de sexo” continúan publicándose y destacan aspectos críticos alarmantes. En particular, en las últimas semanas han salido al menos dos trabajos que muestran que para quienes nacieron mujeres, “hacerse hombre” (que nunca puede suceder realmente) es un mal negocio. El primero es un estudio publicado en el Journal of Sexual Medicine que, de hecho, consideró a 1.212 pacientes adultos “transmasculinos”; de estos, 129, es decir, algo más del 10%, optaron por someterse a la faloplastia, ciertamente una operación exigente y compleja en el campo de la cirugía reconstructiva genital, pero inevitable para la reasignación de género de sujetos que desean apropiarse plenamente de su “nueva identidad”.

Bueno, después de esta intervención, los resultados no fueron precisamente reconfortantes. De hecho, esos 129 pacientes informaron 281 complicaciones – en promedio, más dos por paciente – que requirieron 142 “revisiones”. Más precisamente, la fístula uretral-cutánea afectó al 40% de los casos, la estenosis uretral al 32% y en un caso de cada cinco también hubo un deterioro de la salud mental. ” Estos hallazgos “, concluyeron los autores de esta investigación, ” confirman los informes anecdóticos de que las tasas de complicaciones después de la reconstrucción genital afirmativa de género son más altas que las que se informan comúnmente en la literatura quirúrgica “.

Incluso James Cantor, psicólogo clínico y sexólogo que sigue de cerca los desarrollos en la literatura sobre estos temas y que, por supuesto, no está a priori en contra de la reasignación sexual, quedó muy impresionado por las conclusiones del estudio: ” Sospeché que las complicaciones de estos se subestimaron las intervenciones, pero no me imaginé que fueran tales ”. Tenga cuidado, porque no ha terminado.

También en el Journal of Sexual Medicine, se ha publicado recientemente otro trabajo sobre un conjunto de casos aún más extenso –309 sujetos transgénero – que ha resaltado cómo entre los hombres trans, que constituían aproximadamente la mitad de la muestra, se registró un aumento significativo. en riesgo cardiovascular por una alteración del metabolismo lipídico inducida por la denominada hormonoterapia afirmativa; este aumento aparentemente no ocurrió en mujeres trans.

Ahora bien, ¿por qué son interesantes estas dos obras? Básicamente por una razón: porque destacan los riesgos para la salud de quienes se someten a los llamados cambio de sexo ”y porque estos riesgos, que están directamente relacionados con los procedimientos quirúrgicos y los tratamientos hormonales, no tienen nada que ver con la transfobia real o presunta que persistiría en la sociedad. De hecho, uno de los grandes mitos relanzados por el movimiento arcoíris en los últimos años es aquel según el cual todas las cuestiones críticas relacionadas con la condición transexual se deben a discriminaciones y prejuicios a combatir, preferentemente, blandiendo el código penal. Sin embargo, las recientes publicaciones científicas de las que acabamos de dar noticia, evidentemente, cuentan otra historia: y hay varias otras, por supuesto, que van en esta dirección.

Todo esto, por lo tanto, alimenta al menos dos dudas: ¿ quién, especialmente las nacidas mujeres, se somete hoy a tratamientos de reasignación de género, en Italia y más allá, está completamente informado de estos riesgos que no los católicos sino la evidencia médica resaltan? Y sobre todo: si lamentablemente se aprueba la citada ley Zan, ¿se seguirá difundiendo el contenido de estos estudios científicos o se inscribirá en el registro de sospechosos por transfobia? En un caso u otro, estos no son asuntos triviales.

 

GIULIANO GUZZO.

lanuovabq.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *