COVID-19VIDA Y FAMILIA“Mi padre murió solo, privado de los últimos sacramentos”. Totalitario, negar la asistencia espiritual en hospitales.

ACNabril 18, 2021

Debido a la epidemia de COVID-19, Laurent Frémont (imagen central) nunca pudo despedirse de su padre, que murió en un hospital de Francia en octubre de 2020. Hoy lucha con el colectivo Tenir ta main (Toma la mano) para que las familias puedan ver a los pacientes hospitalizados.

¿Qué le pasó a tu padre?
El pasado mes de octubre, mi padre, Dominique Frémont, de 70 años, fue hospitalizado en la clínica Axium de Aix-en-Provence. Durante los diecisiete días de su hospitalización, no se nos permitió visitarlo. Mi padre murió solo -privado de los últimos sacramentos-, por una septicemia contraída en ese pabellón. Ni siquiera se nos permitió despedirnos por última vez.

En medio de la tercera ola de Covid-19, ¿quién puede garantizar que las familias puedan despedirse de sus seres queridos al final de la vida?
Hay una enorme contradicción entre los grandes discursos y la realidad. El 16 de febrero, Olivier Véran dijo que se debían permitir las visitas. Sin embargo, sobre el terreno, se deja a los directores de los establecimientos decidir libremente sobre el derecho de visita. Sobre todo, una cierta concepción higienista y materialista de la vida justifica, por desgracia, todas las situaciones inhumanas que estamos viviendo.

La semana pasada, algunos diputados apoyaron un proyecto de ley a favor de la eutanasia. ¿No es esto paradójico en un momento en que estamos luchando contra la pandemia?
Esta es la paradoja de una sociedad llamada “progresista”. Dice estar dispuesta a hacer cualquier cosa para salvar vidas, pero al final debilita a los vivos y daña al ser humano… En cualquier momento, incluso en los más trágicos de nuestra historia, hemos honrado a nuestros muertos. Pero hemos llegado a tal negación de la muerte y a tal desprecio de la vida que privamos a las familias del último adiós a sus seres queridos. Creo que un final de vida digno es sobre todo poder morir rodeado de la propia familia.

¿Y con la ayuda de la religión si es posible?
Por supuesto. En algunos hospitales, vemos verdaderas violaciones de conciencia al negar los últimos sacramentos a los moribundos y los ritos mortuorios a los fallecidos. Es totalitario negar la orientación espiritual a un paciente en el ocaso de su vida. Es un considerable paso atrás en la civilización.

¿Cómo ayuda su colectivo a los pacientes y sus familiares?
Lo trágico de esta situación es que los familiares de los pacientes están indefensos ante una gestión arbitraria. Con Tenir ta main, ofrecemos asistencia jurídica y psicológica a las víctimas. Queremos tener un derecho exigible a las visitas de los pacientes. Cuando el derecho de visita, oficialmente reconocido por la ley, sea burlado por la dirección de una institución, los familiares podrán emprender acciones legales urgentes ante un juez para que se abran las puertas del hospital. Nuestro objetivo es volver a situar a las personas en el centro del sistema sanitario y del final de la vida. Este es el mensaje de nuestra canción “Tenir ta main”, cantada por Louis Chedid, que interpela a nuestros líderes.

El gobierno está estudiando la posibilidad de decretar un día de luto nacional por las víctimas de la crisis sanitaria. ¿Qué te parece?

No necesito que el Estado esté de luto. Sólo necesito que el Estado garantice que los vivos de hoy sean tratados con dignidad. La mejor manera de honrar a nuestros muertos sería que los enfermos y moribundos de hoy fueran atendidos con humanidad. Para mí, la prioridad es realmente garantizar que todos los que se vayan en los próximos días puedan hacerlo con dignidad.

 

portaluz.

 famillechretienne.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *