AméricaEL MUNDOEN MÉXICOCriminal promoción de miles de migrantes rumbo a EU; ante temor al Covid, son rechazados.

ACNabril 17, 2021

Mientras los migrantes de México y Centroamérica huyen hacia el norte, y mientras Estados Unidos continúa deportando a cientos de migrantes al día, los defensores del lado mexicano de la frontera dicen que son los más afectados por ambas realidades.

En Tijuana, al otro lado de la frontera con San Diego, el padre Pat Murphy culpa a una combinación de las expectativas de asilo mal informadas de los migrantes, el espacio limitado de refugio debido al COVID-19 y las expulsiones del Título 42 de los EE. UU. Por crear una situación sombría.

“Siguen enviando a más y más personas bajo el Título 42, y eso significa que la presión está aquí en México. Estamos completamente abrumados ”, dijo Murphy, director de Casa del Migrante Tijuana, un grupo sin fines de lucro que ayuda a los migrantes.

“La gente está siendo enviada de regreso. Entonces viene la gente ”, dijo.

El Título 42 es una política gubernamental instituida por la administración Trump la primavera pasada y continuada por la administración Biden. Permite a las autoridades estadounidenses expulsar inmediatamente por motivos de salud pública a los migrantes que cruzan la frontera.

En una conversación con Crux , Murphy dijo que entre 200 y 500 personas están siendo enviadas diariamente de regreso bajo la política.

La situación en el terreno en Tijuana, como él la describe, incluye a unas 2,000 personas acampando en un pabellón de cemento afuera de una instalación de inmigración mexicana esperando que se abra el asilo. Los más de 30 refugios para migrantes de la ciudad están llenos, dijo, y todavía hay muchas personas que no están en ningún tipo de refugio.

“Mucha gente está merodeando, esperando hasta que algo cambie”, explicó Murphy.

Esmeralda Siu Márquez, coordinadora ejecutiva de la Coalición Pro Defensa del Migrante ( Coalición Pro Defensa del Migrante ), dijo que los cinco albergues que operan en Tijuana están a capacidad y pidió ayuda directa a los albergues para los gastos operativos.

“Es todo el desafío ya que, a pesar de la pandemia, la movilidad de las personas sigue aumentando y sin las medidas de protección necesarias para prevenir el virus, y muchas de ellas están superpobladas”, dijo Márquez, refiriéndose al campamento que mencionó Murphy y algunas de sus refugios.

La violencia generalizada, la violencia familiar, los desastres naturales, la pobreza extrema, el miedo a perder la vida, la persecución y la falta de empleo son algunas de las razones por las que los migrantes le han dicho a Márquez que huyeron al norte en primer lugar. Más específicamente, Murphy mencionó el peligro de los cárteles.

“Los cárteles cobran un impuesto a cada negocio en ciertas áreas, y la gente dice, ‘Estábamos sobreviviendo, pero están pidiendo el 50 por ciento de nuestra ingesta’”, dijo el padre Murphy a Crux . “O dicen: ‘Nos vamos a llevar a su hija adolescente, o su hijo adolescente necesita entrar con nosotros’”.

“Entonces, la gente toma decisiones de la noche a la mañana y simplemente corre hacia el norte. Desinformados, piensan que será fácil asumir el asilo ”, continuó. “A lo largo de todo este proceso educativo, deben darse cuenta de que el asilo no es tan fácil”.

Murphy también dijo que no se está haciendo nada para controlar que los contrabandistas cobren tarifas exorbitantes, crucen a la gente a Estados Unidos y sigan ganando dinero. Lo mismo ocurre con la trata de personas, que calificó de “gran preocupación”.

Cuando la gente llega a la Casa del Migrante Tijuana, Murphy dice que tienen una oficina de trabajo donde animan a la gente a conseguir un trabajo –dice que hay muchos en Tijuana, en industrias como la construcción– y un apartamento, y luego esperan el proceso de asilo. abrir. Sin embargo, señala que algunas personas están desesperadas y deciden intentar cruzar de todos modos.

Abrir ese proceso de asilo, dijo Murphy, es una de las dos cosas que tiene que hacer el gobierno.

“Primero, busque formas de comenzar a eliminar el Título 42. La otra cosa que deben hacer es reanudar el asilo”, dijo el padre Murphy. “Una vez que la gente sepa, está bien, puedo conseguir citas, seis meses, siete meses, tres meses, entonces creo que se relajarán. No vendrán aquí innecesariamente mientras sientan que tienen una oportunidad “.

“Todo lo que la gente busca es una oportunidad”, dijo.

 

John Lavenburg.

NEW YORK.

CRUXNOW.

17 de abril de 2021.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *