VIDA Y FAMILIAUna abortista es jefe de personal de un hospital católico (Washington).

ACNabril 16, 2021

Los activistas provida en el estado de Washington han descubierto recientemente que una abortista de Planned Parenthood también sirve como jefe de personal en un hospital católico local.

Autumn Lindsey, portavoz estudiantil de Students for Life of America (SFLA) y coordinadora de su campaña local de 40 Días por la Vida en Bellingham, Washington, escribió una declaración el 29 de marzo describiendo su descubrimiento de que la abortista de Planned Parenthood Anna Dowling no sólo está en la nómina del Centro Médico St. Joseph, un hospital católico del sistema médico PeaceHealth, sino que es su jefa de personal.

 

En la declaración de la SFLA, Lindsey informa de cómo su organización se puso en contacto con varios funcionarios del hospital, entre ellos una persona de la pastoral católica, una persona del departamento de recursos humanos y, por último, el jefe de Dowling, Charles Prosper, que es el director general de la región noroeste de PeaceHealth, de la que forma parte el Centro Médico St.

 

Los tres parecían ignorar que el jefe de personal de St. Joseph mataba a niñas y niños prematuros en la Planned Parenthood local, una grave violación de la ley moral objetiva que la Iglesia católica afirma que es un “crimen abominable”.

Michael Hichborn, fundador y presidente del Instituto Lepanto, señaló que las Directivas Éticas y Religiosas sobre los Servicios de Salud Católicos de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos (USCCB) “dejan claro que asociarse con proveedores de abortos es una fuente de grave escándalo (#45).

Tratando de actualizar este principio en 2013, el arzobispo de Seattle en ese momento, Peter Sartain, trató de desvincular aún más a PeaceHealth de Planned Parenthood solicitando que dejaran de prestar servicios de laboratorio al negocio del aborto. Según Hichborn, el arzobispo Sartain “dio marcha atrás cuando se encontró con resistencia”. El resultado neto es que ahora, un abortista de Planned Parenthood es el jefe de personal del hospital”.

“Tener un abortista en el personal ya es bastante malo, pero elevar a uno a ser el jefe de personal es una señal de que el aborto y el control de la natalidad pueden ser proporcionados tranquilamente por el propio hospital”, especuló.

En este sentido, el actual arzobispo Paul D. Etienne “tiene el poder y la autoridad para exigir que el jefe de personal sea despedido, y si no lo hace, podría despojar al hospital de su identidad católica”, concluyó Hichborn.

Para enfatizar aún más el grado de este escándalo, Lindsey informó de cómo una defensora local de la vida llamó recientemente a este mismo Planned Parenthood donde Dowling comete abortos haciéndose pasar por una chica de 14 años, y dijo: “Necesito un aborto… no quiero que mis padres lo sepan, y mi novio es mayor de edad. ¿Qué hago?”.

En respuesta, Lindsey continuó: “La empleada de Planned Parenthood le dijo que no debía revelar esa información en su cita, ya que de lo contrario Planned Parenthood tendría que denunciarlo.”

“El comportamiento mortal e imprudente de Planned Parenthood es una vergüenza para nuestra comunidad, y es chocante que nuestro centro médico católico local… emplee a una de sus abortistas”, continuó. “Anna Dowling está tratando de pasar como una legítima proveedora de atención médica mientras mata niños en el lado de Planned Parenthood”.

Tales asociaciones de abortistas con la atención médica católica han sido puntos de escándalo en el pasado.

Hace diez años, se produjo una polémica cuando se descubrió que el Hospital Mercy de Durango, Colorado, tenía un abortista en su plantilla. En aquel momento, la fundadora de Live Action, Lila Rose, lo calificó de “escándalo y atropello”.

“Ningún hospital debería promover a supuestos médicos que se ganan la vida matando a niños indefensos antes de nacer, y un hospital católico debería saberlo mejor”, dijo.

Otras polémicas de este tipo han surgido en Wisconsin y Alaska a lo largo de los años.

Además de rezar por las enfermeras y los abortistas de Planned Parenthood, Lindsey y SFLA piden un amplio apoyo provida para ponerse en contacto con Prosper y hacer oír su voz sobre este asunto, rellenando un formulario y siguiendo los sencillos pasos que le ayudarán a uno a expresar su preocupación.

Para una comunicación respetuosa, los lectores pueden ponerse en contacto con el hospital y la archidiócesis:

PeaceHealth St. Joseph Medical Center

2901 Squalicum Parkway; Bellingham, WA 98225; 360-734-5400

Arquidiócesis de Seattle

710 9th Avenue; Seattle, WA 98104; 206-382-4560.

 

 

BELLINGHAM, Washington.

religionlavozlibre.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *