CULTURA RELIGIOSAEl ‘espíritu romano’ que necesitamos.

ACNabril 15, 2021

El espíritu romano es lo que se respira solo en Roma, la ciudad sagrada por excelencia, el centro del cristianismo, la patria eterna de todo católico, que puede repetir ” civis romanus sum ” (Cicerón, In Verrem , II, V, 162), reivindicando una ciudadanía espiritual cuyas fronteras geográficas no son las de una ciudad, sino de un Imperio: no el Imperio de los Césares, sino el de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana.

Hubo un tiempo en que los obispos de las diócesis más distantes enviaron a sus seminaristas y sacerdotes a Roma, no solo para estudiar en las mejores facultades teológicas, sino para adquirir esta romanitas espiritual. Por eso Pío XI, dirigiéndose a los profesores y alumnos de la Gregoriana, se expresa así:

« Vuestra presencia nos dice que vuestra aspiración suprema, como la de vuestros pastores que os enviaron aquí, es vuestra formación romana. Que este romanidad que han venido a buscar en que la Roma eterna de la que el gran poeta – no sólo italiano, sino de todo el mundo, porque él es un poeta de la filosofía y la teología cristiana (Dante, ed)– proclamó el Cristo Romano, que sea la dama de tu corazón, así como Cristo es su Señor. Que esta romanidad os posea a vosotros, a vosotros ya vuestra obra, para que volviendo a vuestros países seáis maestros y apóstoles de ella ”(Discurso del 21 de noviembre de 1922).

El “espíritu romano” no se estudia en los libros, sino que se respira en esa atmósfera impalpable que el gran polemista católico Louis Veuillot (1813-1883) llamó “ le parfum de Rome “: un perfume natural y sobrenatural que emana de cada piedra y recuerdo recogido en la franja de tierra donde la Providencia colocó la silla de Pedro. Roma es al mismo tiempo un espacio sagrado y una memoria sagrada, una “patria del alma” como la definió un contemporáneo de Veuillot, el escritor ucraniano Nikolaj Gogol, que vivió en Roma, en via Sistina, entre 1837 y 1846.

Roma es la ciudad que alberga las tumbas de los apóstoles Pedro y Pablo, es la necrópolis subterránea que contiene a miles de cristianos en sus entrañas. Roma es el Coliseo, donde los mártires se enfrentaron a las fieras; es San Giovanni in Lateranoecclesiarum mater et caput, donde se venera el único hueso de San Ignacio salvado por los leones. Roma es el Campidoglio, donde Augusto hizo levantar un altar al Dios verdadero que estaba a punto de nacer de una Virgen y donde se levantó la basílica de la Araceli, en la que descansa el cuerpo de Santa Elena, la emperatriz que encontró las reliquias de la Pasión hoy conservada en la basílica de la Santa Croce en Gerusalemme. Roma son las calles, plazas, casas y palacios, donde Santa Catalina de Siena y Santa Francesca Romana, San Ignacio y San Felipe Neri, San Pablo de la Cruz y San Leonard de Porto Maurizio, San Gaspar del Bufalo y San Vicente Pallotti, San Pío V y San Pío X. En Roma se pueden visitar las habitaciones de Santa Brígida de Suecia en Piazza Farnese, de San José Benedetto Labre en Via dei Serpenti, de San Stanislao Kotska en San Andrea al Quirinale.

Roma ha sufrido plagas de todo orden en su larga historia: fue saqueada por los godos en 410, por los vándalos en 455, por los ostrogodos en 546, por los sarracenos en 846, por los lanzichenecchi en 1527. Los jacobinos la invadieron en 1799 y piamontesa. En 1870, fue ocupada por los nazis en 1943. Roma lleva en su cuerpo las cicatrices de estas profundas heridas, así como otras, como la peste Antonina (180), la peste negra (1348), la epidemia de cólera de 1837 y la influencia española de 1917. Según el historiador estadounidense Kyle Harper ( El destino de Roma, Einaudi, Turín 2019), el colapso del Imperio Romano no fue causado solo por las invasiones bárbaras sino también por las epidemias y trastornos climáticos que caracterizaron el período comprendido entre el siglo II y el VI después de CristoEstas guerras y epidemias, incluso en los siglos siguientes, siempre fueron interpretadas como castigos divinos. Así escribe Ludwig von Pastor que universalmente, entre herejes y católicos, ” un justo castigo del cielo se vio en el terrible Saqueo de Roma en la capital del cristianismo hundida en vicios “Storia dei Papi, Desclée, Roma 1942, vol. IV, 2, pág.582). Pero Roma siempre se puso de pie, purificada y más fuerte, como en la medalla que Pablo IV había acuñado en 1557, dedicada a los gitanos resurgen., después de una terrible hambruna. De Roma podemos decir lo que decimos de la Iglesia: contestari potest, expugnari non potest : siempre combatido, nunca demolido.

Por eso, en los días inquietos que vivimos, y que nos esperan aún más, debemos levantar la mirada hacia la Roma nobilis , cuya luz no se apaga nunca: la Roma noble, que un antiguo canto peregrino saluda como dama del mundo, enrojecida por la sangre de los mártires, blanqueada por los lirios blancos de las vírgenes: ” O Roma nobilis, orbi et domina, Cunctarum urbium excellentissima, Roseo martyrum sanguine rubea, Albi et virginum liliis candida “.

La Roma cristiana recopila y eleva las cualidades naturales de la antigua Roma a un nivel sobrenatural. El espíritu del romano es el del hombre justo y fuerte, que afronta las situaciones más adversas con calma e imperturbabilidad. El romano es el hombre que no se deja sacudir por la furia que lo rodea, es el hombre que permanece intrépido, aunque el universo se desmorone sobre él: ” si fractu inlabatur orbis, impavidum feriant ruinae ” (Horacio, Carme III, 3). El católico que hereda esta tradición, dice Pío XII, no solo se queda de pie en las ruinas, sino que se esfuerza por reconstruir el edificio derribado, utiliza todas sus fuerzas para sembrar el campo devastado (Alocución a la Nobleza Romana del 18 de enero de 1947).

El espíritu romano es un espíritu firme, combativo pero prudenteLa prudencia es el discernimiento correcto sobre el bien y el mal y no concierne al fin último del hombre, que es el objeto de la sabiduría, sino a los medios para lograrloLa prudencia es, por tanto, la sabiduría práctica de la vida y entre las virtudes cardinales es la que ocupa el lugar central y rector. Por eso Santo Tomás la considera la coronación de todas las virtudes moralesSumma Theologiae , II-II, q. 166, 2 ad 1).

La prudencia es la primera virtud que se exige a los gobernantes y entre todos los gobernantes nadie tiene mayor responsabilidad que los que dirigen la Iglesia. Un Papa imprudente, incapaz de gobernar el barco de Pedro, sería la más grave de las desgracias, porque Roma no puede estar sin un Papa que la gobierne y un Papa no puede estar sin el espíritu romano que lo ayude a gobernar la Iglesia. Si esto sucede, la tragedia espiritual es mayor que cualquier desastre natural.

Roma ha conocido todo tipo de desastres, pero los enfrentó como lo hizo San Gregorio Magno, en 590, ante la violenta epidemia de peste que había azotado la ciudadPara apaciguar la ira divina, el Papa recién elegido ordenó una procesión penitencial del clero y el pueblo romano. Cuando la procesión llegó al puente que une la ciudad con el Mausoleo de Adriano, Gregorio vio en lo alto del Castillo a San Michele, quien, en señal del cese del castigo, metió su espada ensangrentada en su vaina, mientras un coro de ángeles cantó: ” Regina Coeli, laetare, Alleluja – Quia quem meruisti to bring, Alleluja – Resurrexit sicut dixit, Alleluja! “. San Gregorio respondió en voz alta: «¡ Ora pro nobis Deum, Alleluja! “.

Así nació la armonía que aún resuena de un extremo al otro del mundo católico. Que este cántico celestial infunda en los corazones católicos una inmensa confianza en María, protectora de la Iglesia, pero también en ese espíritu romano fuerte y equilibrado, que hoy necesitamos más que nunca en estos días terribles.

 

Roberto de Mattei.

ROMA, ITALIA.

corrispondenzaromana.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *