AsiaIGLESIA EN MOVIMIENTOLIBERTAD CATÓLICASigue feroz represión contra el culto y sacramentos católicos; obispo arrestado. Pero clubes y centros turísticos, abiertos en China comunista.

ACNabril 12, 2021

La diócesis de Shanghai, obedeciendo las instrucciones del gobierno local respecto a la pandemia, canceló todas las peregrinaciones del mes de mayo. En el seminario, mons. Tadeo Ma Daqin sigue bajo arresto domiciliario. En Sheshan, el parque “Valle de la Felicidad” y el club de golf están abiertos al público. Las iglesias deben acatar estrictas medidas contra el Covid. Sin embargo, para la fiesta de Qingming, los lugares turísticos recibieron a decenas de miles de visitantes.

La diócesis católica de Shanghái anunció que las peregrinaciones al santuario de Nuestra Señora de Sheshan serán canceladas en mayo a causa de la pandemia de Covid-19. Mientras tanto, el parque de atracciones de la colina de Sheshan sigue abierto desde hace tiempo, con afluencia masiva de visitantes, al igual que muchos lugares turísticos del país.

Sheshan es un santuario mariano nacional y en el mes de mayo, las distintas diócesis chinas suelen peregrinar hasta el lugar, subiendo la colina que conduce a la basílica. Los peregrinos se detienen en las capillas intermedias y en las estaciones del Vía Crucis, hasta llegar a la cima, donde se levanta la iglesia, coronada por la estatua de María presentando a su Hijo al mundo.

Según el anuncio de la diócesis, “debido a que la pandemia aún no está controlada en el país y en el extranjero, y siendo que las medidas de prevención siguen vigentes en la nación, para cumplir con las exigencias y las regulaciones del gobierno municipal [de Shanghai] … se ha cancelado la peregrinación anual de mayo a Sheshan”.

El anuncio explica que la basílica de Sheshan, las capillas intermedias y otras zonas están cerradas al público y no habrá peregrinaciones ni actividades religiosas. No se aceptan grupos de peregrinos ni visitas de individuos. Se aconseja a los católicos quedarse en casa y rezar, pidiendo por el fin de la pandemia para poder volver a la vida normal.

Desde el mes de marzo, los lugares de culto en China han reabierto sus puertas gradualmente y en muchas provincias se ha reanudado la práctica religiosa comunitaria. A pesar de que en algunos lugares rigen medidas sanitarias estrictas, numerosas iglesias han reabierto sus puertas y reanudaron la celebración de la misa en presencia de los fieles. En Beijing, Shanghai y otras provincias, se anunció la reapertura con entusiasmo, pero en algunas partes del país continúan las medidas de confinamiento.

En muchas diócesis -por ejemplo, en Zhejiang, Jiangxi y Mongolia Interior- la reapertura coincidió con las celebraciones de la Semana Santa: la misa in Coena Domini, con la ceremonia del lavado de pies; el Vía Crucis; los bautismos de los catecúmenos en Pascua; la distribución de huevos de Pascua.

El anuncio del cierre del santuario nacional de Sheshan no fue bien recibido por muchos católicos. En mayo, especialmente en la fiesta de María Auxiliadora (24 de mayo), el lugar santo atrae a decenas de miles de creyentes y turistas. En 2008, el Papa Benedicto XVI compuso una oración especial a Nuestra Señora de Sheshan para pedir protección para la Iglesia china. A pedido del mismo Papa, desde el 24 de mayo de 2008 se celebra la Jornada Mundial de Oración por la Iglesia en China.

Desde 2012, en el seminario de Sheshan, al pie de la colina, se encuentra detenido el obispo de Shanghai, mons. Tadeo Ma Daqin. El prelado quedó bajo arresto domiciliario por atreverse a renunciar a la Asociación Patriótica inmediatamente después de su ordenación como obispoAunque posteriormente regresó a la Asociación, el gobierno no lo reconoce como obispo de la diócesis y los fieles no han tenido posibilidades de reunirse con él. Su blog no se actualiza desde 2018 y su perfil en Weibo (el Twitter chino) está bloqueado

A causa de la pandemia, desde 2020 las autoridades de Shanghái han cerrado toda la zona próxima a la basílica de Sheshan, así como el observatorio astronómico situado sobre la colina. Sin embargo, otros rincones del paisaje han permanecido abiertos al público.

Para muchos, resulta perturbador que Sheshan solo permita el ingreso de turistas que aportan ganancias. Lo que los fieles solían llamar el “valle de las lágrimas” se ha transformado en un parque de diversiones – “el Valle de la Felicidad”. El lugar cuenta con un aparcamiento para 5.000 vehículos y abrirá sus puertas en mayo. El Golf Club de Sheshan estará abierto para recibir a los turistas ricos. Pero el santuario permanecerá cerrado.

La discriminación contra los católicos y los creyentes de otras religiones fue evidente durante la Semana Santa, que coincidió con la fiesta china de Qingming (4 de abril, la visita a las tumbas de los muertos). Mientras muchas iglesias y templos tuvieron que acatar estrictamente las normas para prevenir la propagación del Covid, numerosos lugares turísticos de China recibieron a decenas de miles de turistas sin respetar las disposiciones (ver fotos 2-4, de Caixin).

 

Por Lu Haitao.

Shanghai.

AsiaNews.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *